Francés Oubaali da paliza a filipino Villanueva y clama por hermanos Inoue -Por J.J. Álvarez

El zurdo francés Nordine Oubaali, ahora campeón mundial de la división gallo, es un excelente boxeador. Lo demostró durante su paso por las filas amateurs y también en el profesionalismo, principalmente en sus dos últimos combates en los que ganó en forma convincente ante el estadounidense Rau´see Warren y frente al filipino Arthur Villanueva. Pero debe tener cuidado con lo que pide. Porque sus deseos pueden convertirse en una espina en la garganta imposible de digerir.

Con un desempeño a gran altura, Oubaali (16-0-0, 12 KOs) derrotó por abandono en el sexto asalto a “El Matador” Villanueva (32-4-1, 18 KOs), el 6 de julio, en la Arena Barys, en la ciudad de Nur-Sultan (antes Astana), en la provincia de Kazajastán, donde el monarca hizo la primera defensa de la faja galla del Consejo Mundial (CMB).

Seis meses antes, Oubaali se adueñó del cinturón vacante, al imponerse unánime al escurridizo estadounidense Rau´shee Warren, ex titular de las 118 libras, correspondiente a la Asociación Mundial (AMB), en la sala Grand Garden, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Entonces los tres jueces se inclinaron por el europeo con boletas de 117-111, 116-112 y 115-113.

Ahora el descendiente de marroquíes, nacido hace 32 años en la comuna Lens, del departamento Pas-de-Calais, en el norte de Francia, propinó una paliza al tagalo durante los seis episodios que duró la reyerta. Con velocidad de piernas, un repetido jab de su mano derecha, y potencia en ambos puños, Oubaali comandó los intercambios de principio a fin hasta que la esquina del asiático señaló que discípulo había recibido suficiente castigo y no saldría a combatir en el séptimo.

En la entrada previa, Oubaali, quien estremeció la anatomía de Villanueva en varias ocasiones, envió al retador a la lona con par de ganchos, derecho e izquierdo, en el único derribo de la pelea. Tras la cuenta del árbitro José Guadalupe García, el galo intensificó el ataque, pero la campana salvó a Villanueva de la debacle. Entonces los manejadores del filipino le notificaron al tercer hombre sobre el ring que no habría más acción.

“Mi primer título es del Consejo Mundial (CMB), dijo Oubaali en sus declaraciones al concluir la pelea. “Ahora deseo todos los cinturones (de las 118 libras). El próximo combate quiero que sea con Takuma (Inoue)”. El invicto japonés (13-0-0, 3 KOs) tiene 23 años, posee la corona Interina de la propia organización y es el hermano menor de Naoya “El Monstruo” Inoue (18-0-0, 16 KOs), quien se enfrentará en la final de la Súper Serie Mundial (WBSS) al filipino-estadounidense Nonito “El Flash” Donaire (40-5-0, 26 KOs), en fecha y sede pendientes de definir.

Aunque el ganador del duelo Inoue-Donaire será reconocido como el mejor púgil de la categoría gallo, Oubaali gritó en pleno cuadrilátero: “Soy el número uno del mundo”, afirmación que a pesar de sus habilidades y pegada, está lejos de la realidad, porque “El Monstruo” Inoue figura en la exclusiva lista de los mejores libra por libra del mundo, y Donaire es un experimentado púgil con varios títulos ecuménicos, que ahora regresó a la división.

Décimo tercer hijo de una abundante prole de 18 hermanos, Oubaali conquistó el título francés de los 48 kilos en 2006. Un año después cayó en semifinales ante el favorito chino Zou Shiming en el campeonato mundial amateur, nuevamente su victimario en un cerrado pleito (votación de 3-3, que los jueces decidieron a favor del local) durante los Juegos Olímpicos de 2008, en China.

En la siguiente cita cuatrienal, en Londres-2012, Oubaali obtuvo dos victorias ante Ajmal Faisal y frente al norteño Warren, pero cayó en cuartos de final ante el irlandés Michael Conlan. Dos años más tarde saltó al profesionalismo.

“Espero enfrentar a Naoya Inoue pronto”, añadió Oubaali en sus comentarios en Kazajastán. “Primero haré una defensa voluntaria (mencionó a Takuma Inoue), entonces expondré la faja ante el retador obligatorio y después quisiera enfrentarme a (Naoya) Inoue. Eso será muy bueno para mí, porque él sin dudas está entre los mejores”.

Oubaali reconoció la calidad del asiático y que tuvo una buena actuación en su pleito anterior al puertorriqueño Emmanuel Rodríguez, al que noqueó en el segundo asalto, el 18 de mayo, en la SSE Hydro Arena, de Glasgow, Escocia, donde disputaron una de las semifinales de la Súper Serie. No obstante, afirmó que Rodríguez es un buen boxeador, pero no tiene la pegada de Inoue.

“Contra Inoue hay que ser muy táctico”, expresó Oubaali. “Aunque tiene fuerza en sus puños, su táctica de combate no es difícil de interpretar. Warren es mucho más difícil, porque resulta elusivo y resbaladizo”.

Sin dudas, Oubaali es un buen boxeador. Pero Inoue es un extraclase que sumas 8 nocauts consecutivos y 13 en sus últimos 14 ascensos al ring. Si el nipón sale airoso ante Donaire quizás escuche el clamor del francés en aras de la unificación. Y entonces Oubaali tendrá la oportunidad de respaldar con hechos sus palabras: “No importa lo que digan de (Naoya) Inoue. Soy el mejor del mundo en los gallos”.

Facebook Comments