Keith Thurman: “¡Voy a enviar a Manny Pacquiao al retiro!” -Por J.J. Álvarez

El estadounidense Keith Thurman está convencido que derrotará al legendario astro filipino Manny Pacquiao cuando se enfrenten el 20 de julio, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Y su optimismo –o su carencia de humildad- lo ha conducido por un sendero de irrespeto hacia la trayectoria del tagalo, actual monarca welter de la Asociación Mundial (AMB) y con seis títulos en divisiones diferentes a partir de su debut en las filas rentadas. Palabras, muchas palabras, que tendrá que demostrar ante uno de los mejores púgiles de las últimas décadas.

Desde que se firmó el contrato semanas atrás, “One Time” Thurman (29-0-0, 22 KOs) ha insistido en que “PacMan” Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) debido a sus cercanos 41 años, está en el ocaso de su carrera y que él será el encargado de mostrarle el camino para que cuelgue los guantes de una vez por todas. Tal ha sido el descrédito de Thurman a Pacquiao –casi siempre sonriente ante las diatribas de sus oponentes- que el asiático ha respondido con visible molestia.

“Solo creo que el reloj de arena está casi terminado”, dijo Thurman ante un grupo de periodistas en Los Ángeles, California. “A él no le queda mucho y yo seré el encargado de enviarlo al retiro. Manny expresó que le gusta jugar baloncesto, pues que se vaya a jugar baloncesto, porque en el boxeo ya no tiene nada que hacer. Reconozco que ha sido inspiración de muchas personas a través del mundo y todos lo respetan, pero yo con idéntico respeto expreso que voy a noquearlo para finalizar su carrera”.

Thurman, de 30 años y nacido en Clearwater, Florida, estuvo dos años alejado del cuadrilátero, después de imponerse por fallo dividido al también estadounidense Danny “Swift” García, en marzo de 2017, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde disputaron los cinturones welter del Consejo Mundial (CMB) y el de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), que ahora estará en juego frente a Pacquiao.

De vuelta al ring, tras someterse a una cirugía en el codo y sufrir además una lesión en la mano, Thurman, obtuvo decisión mayoritaria ante Josesito López –lo derribó en el segundo asalto-, en enero último en la misma sede de la Gran Manzana en la que había vencido a García. Dos de los jueces respaldaron a Thurman con boletas de 117-109 y 115-111, en tanto el otro repartió 113 puntos para cada contendiente.

“Manny es un peleador de clase mundial, pero voy a destruir su leyenda y comenzar la mía”, añadió Thurman en la rueda de prensa. “Pacquiao no podrá resistir porque soy el más joven, rápido y hambriento boxeador que él ha enfrentado jamás en el cuadrilátero. Seguramente ni se acuerda lo que se siente cuando se enfrenta a un verdadero campeón. Pero puedo asegurar que el 20 de julio será el espectáculo de Keith Thurman. Pacquiao no está listo para alguien que se encuentra en la cima de la división. Voy a buscar el nocaut y veremos si él puede sobrevivir”.

PACQUIAO MUY MOTIVADO PARA CHOCAR CONTRA THURMAN
Después de cinco semanas de preparación en su natal Filipinas, Pacquiao ha estado entrenándose en el gimnasio Wild Card Boxing, propiedad de su principal estratega, Freddie Roach, quien ha afirmado que el tagalo está en excelentes condiciones físicas y altamente comprometido con la preparación para darle a Thurman una lección que nunca olvidará.

Y por estos días sorprende el malestar que los insultos de Thurman han provocado en “PacMan”, quien a lo largo de 24 años en el boxeo ha dado innumerables muestras de caballerosidad y que jamás ha ofendido a sus rivales, igualmente alejado de los penosos dimes y diretes que utilizan la mayoría de los boxeadores como una forma de promover sus combates. Pero todo en la vida tiene su límite.

“Creo que Thurman es uno de los mejores libra por libra del mundo”, dijo Pacquiao ante los medios de California. “Es por eso que deseo pelear con él. En su trayectoria se observa que ha derrotado a Robert Guerrero y Danny García, dos ex campeones mundiales y también a Shawn Porter, actual monarca del Consejo Mundial (CMB). Siempre busqué tener los mayores desafíos y Thurman es uno de ellos. Además, es el mejor de las 147 libras disponible en este momento. He visto los videos de sus peleas y es innegable que traerá su excitante estilo al cuadrilátero. Eso es lo que desean los fanáticos, que peleen los mejores”.

Indiscutiblemente, Thurman es el oponente de mayor nivel cualitativo para Pacquiao, desde aquel memorable duelo, señalado por los fanáticos como un fraude boxístico, frente a Floyd “Money” Mayweather, en mayo de 2015, donde el norteño se llevó el triunfo unánime, en una confrontación que generó más de $ 600 millones en ingresos totales y vendió más de 4,6 millones de PPV, cifras que lo convierten en el combate más lucrativo de la historia.

Tras el fracaso ante Mayweather Jr. en mayo de 2015, el tagalo alcanzó par de éxitos y con posterioridad sufrió otro percance ante el local Jeff “El Avispón” Horn, en julio de 2017, en Brisbane, Australia, donde una buena cantidad de observadores estimaron que el fallo resultó injusto, sin olvidar que Pacquiao recibió innumerables críticas de sus propios simpatizantes, que alegaron no se preparó convenientemente porque estuvo alejado de las exigencias del gimnasio. Aún así, el criterio mayoritario es que debió recibir votación favorable ante Horn.

Doce meses después, en los que hubo cierta incertidumbre por declaraciones de Pacquiao en el sentido que colgaría los guantes y se lanzaría a la carrera presidencial en Filipinas, nuevamente regresó al encordado con sólido triunfo por nocaut técnico en siete asaltos, ante el argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, en julio de 2018, en Kuala Lumpur, Malasia. El resultado fue más alentador, tras un largo período de nueve años sin anestesiar a sus oponentes. Y en enero último, Pacquiao ofreció otra magnífica demostración ante el estadounidense Adrien “El Problema” Broner, al que doblegó por unanimidad en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Dos oficiales entregaron boletas de 116-112 y el otro de 117-111.

Al referirse al favoritismo que dan a Thurman algunas casas de apuestas, el zurdo filipino señaló que “no me molesta en modo alguno que las apuestas se inclinen por mi rival. Eso me da más concentración en el entrenamiento y reconozco que he sido demasiado confiado en algunas peleas. Pero esta vez es diferente. Thurman es un buen boxeador y buscaré complacer a los fanáticos con mi actuación, porque no soy de los que hablo en exceso. Yo hablo sobre el ring. Voy a mostrar que soy un guerrero y le mostraré a Thurman cómo es estar frente a mí en un cuadrilátero. Le haré comer sus palabras”.

Facebook Comments