Andy Ruíz: “También derrotaré a Anthony Joshua en la revancha” -Por J.J. Álvarez

En menos de 20 minutos, la vida de Andy Ruíz dio un vuelco gigantesco el 1 de junio. Esa noche se convirtió en el primer campeón mundial mexicano de los pesos completos al derrotar en forma sorprendente al favorito inglés Anthony Joshua, entonces dueño de las fajas de súpercampeon de la Asociación Mundial (AMB), de la Federación Internacional (FIB) y de la Organización Mundial (OMB), así como la menos reconocida de la Organización Internacional (OIB).

Con un ataque incisivo y demoledor desde los primeros asaltos, Ruíz (33-1-0, 22 KOs) echó por tierra el favoritismo del británico “AJ” Joshua (22-1-0, 21 KOs), al anestesiarlo cuando habían transcurridos 1:43 minutos del séptimo episodio, después de derribarlo par de veces en el tercer episodio y otras dos más en el séptimo, lo que obligó al árbitro Michael Griffin a concluir las acciones.

En lo adelante, el nacido hace 29 años en Valle Imperial, California e hijo de padres mexicanos, ha vivido un sueño que cada día añade nuevas alegrías, que incluyó una visita al presidente de México Luis Manuel López Obrador. Y hace pocas horas, la Organización Mundial (OMB) le entregó a Ruíz, un cinturón especial, que lo acredita como el primer monarca mundial azteca de la historia en la categoría de los mastodontes.

“Si alguien merecía ser el primer campeón mundial mexicano de los pesados, esa persona eres tú por la calidad de ser humano que posees”, dijo Francisco “Paco” Valcárcel, presidente de la OMB, durante el reconocimiento a Ruíz, en el hotel Verdanza, de Isla Verde, Puerto Rico. “Andy es una persona maravillosa y si lo conoces, rápidamente le tienes cariño. Conozco mucho de su historia, de la cual hemos formado parte en varias ocasiones”.

Emocionado y todavía flotando en una burbuja de inmensa satisfacción, Ruíz agradeció el gesto del organismo y a su vez dijo que desde que tenía seis años había soñado con ser campeón del mundo y a diferencia de lo que algunos piensan, ha batallado mucho, dedicado infinidad de horas al gimnasio, en una trayectoria de constantes sacrificios para alcanzar la felicidad que hoy vive.

“Mi vida ha cambiado drásticamente desde la pelea”, dijo Ruíz a los presentes. “Ahora mi nombre permanecerá en la historia del boxeo como el primer mexicano con el título mundial en la división pesada. Me siento muy bien por todo lo que está sucediendo. Pero no deseo que solo sean esos minutos de fama. Entrenaré con deseo y dedicación para derrotar a Joshua también en la revancha”.

RUIZ ACEPTO EL RETO CON MENOS DE SEIS SEMANAS DE PREPARACION
Sin dudas hay que elogiar el triunfo de Ruíz, muy inferior en alcance y estatura. Igualmente, que el mexicano-estadounidense aceptó el reto con menos de seis semanas de preparación, al ocupar la vacante del estadounidense Jarrell “Big Baby” Miller, quien dio positivo a sustancias prohibidas. No menos relevante es la pésima actuación de Joshua, quien merece la mayor de las críticas, porque careció de agresividad y de determinación frente a un rival al que la gran mayoría consideraba no sobrepasaría del sexto asalto. Y no fue solo “una mala noche” como confesó el inglés ante las cámaras. Quedó a deber en forma absoluta frente al conocedor público de la Gran Manzana, que en respuesta al desempeño lo “premió con fuertes abucheos en varios asaltos del combate.

La victoria de Ruíz Jr. reafirmó que en el boxeo los combates no se ganan en los vaticinios, sino dentro del cuadrilátero, donde los contendientes tienen que demostrar que además de condiciones para esta viril y exigente disciplina, deben poseer una sólida convicción que les permita salvar cualquier obstáculo por difícil que sea. Ruíz Jr. no era favorito (las apuestas favorecían a Joshua por 25-1), pero supo inclinar la balanza dando lo mejor de sí, sin importarle el riesgo que tomaba, ni las remotas posibilidades que tenía de salir con el brazo en alto. Y ahí radican sus grandes méritos por el resultado.

“Hombre, solo quiero agradecer a Dios por darme esta victoria”, dijo Ruiz con una gran sonrisa y sin señas visibles por los golpes de su adversario. “Sin él, esto no hubiera sido posible. Y me siento muy bien, hombre. Esto es lo que he estado soñando. Por eso he estado trabajando duro y no puedo creer que solo haya hecho realidad mis sueños”.

COMIENZA A “COCINARSE” LA REVANCHA
Como establecen muchos contratos, el duelo entre Joshua y Ruíz también incluía una cláusula, en la cual el retador está obligado a ofrecer la revancha inmediata si, como ocurrió, salía con el brazo en alto. Y tras la debacle, los representantes del británico buscaron con rapidez comenzar las negociaciones para el segundo duelo, que se vaticina se efectuará entre noviembre y diciembre, sin una fecha fija, ni tampoco la sede del épico combate.

El documento previo firmado por ambas partes, le concede a Joshua la decisión absoluta de elegir dónde se llevará a cabo la revancha, con preferencia seguramente para Inglaterra y Gales, donde el púgil inglés se ha convertido en la mayor atracción de taquillas y ha llevado decenas de miles de fanáticos en sus pleitos en el estadio Wembley y en el del Principado de Cardiff. Baste recordar que en septiembre pasado, alrededor de ocho millares de espectadores presenciaron el nocaut de Joshua al ruso Alexander Povetkin, en la instalación de Londres, donde igualmente el descendiente de nigerianos anestesió en el undécimo episodio al ucraniano Wladimir Klitschko en abril de 2017, entonces frente a una multitud récord de 90 mil aficionados.

Pero como el duelo está previsto entre el 16 de noviembre y el 14 de diciembre, las gélidas temperaturas en Londres serían un obstáculo para que se efectúe al aire libre en el Wembley Stadium. Entonces el Estadio de Cardiff tendría mayores posibilidades de acoger esa revancha, teniendo en cuenta que tiene un techo retráctil, que protegerá en buena medida a los asistentes del frío clima otoñal. Dos veces ha peleado Joshua en Gales, la primera cuando noqueó en el décimo round a Carlos Takam, en octubre de 2017 frente a 75 mil espectadores y la otra en marzo de 2018, en un triunfo ante el invicto Joseph Parker, con 78 mil fanáticos en los graderíos, asistencia que ahora es el récord para en una instalación interior para una pelea de boxeo.

Eddie Hearn, de la promotora Matchroom, empresa que guía la carrera de Joshua, reconoció que por razones egoístas le encantaría que el pleito se efectuara en el Reino Unido de Gran Bretaña, pero reconoce que por su posición como principal proveedor de DAZN -que financió la pelea previa y lo hará en la siguiente- Estados Unidos es la mejor opción para los suscriptores de la plataforma. Además, es consciente que Joshua desea regresar al Madison Square Garden, para limpiar su imagen, esa que cayó en un barranco al ser noqueado por el flamante campeón Ruíz.

Facebook Comments