“Boo Boo” Andrade enfrenta a “Striczu” Sulecki con Canelo en el horizonte -Por J.J. Álvarez

Desde que el estadounidense Demetrius Andrade alcanzó la corona vacante mediana de la Organización Mundial (OMB), al derrotar unánime al namibio Walter Kautondowka en octubre del pasado año, no ha detenido las ráfagas verbales con el propósito de enfrentar al astro mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, también monarca de las 160 libras. Tres meses más tarde, “Boo Boo” anestesió al ruso Artur “El Glotón” Akavov, en el Madison Square Garden, de Nueva York, y como era de esperar incrementó el reto hacia el peleador azteca.

Pero los vericuetos del boxeo que están marcados por poderosos intereses económicos, mantienen como intermitente destello en el horizonte el pleito del invicto “Boo Boo” Andrade (27-0-0, 17 KOs) ante el pelirrojo de Guadalajara, quien tras su victoria unánime ante el norteño Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, en mayo, ha expresado que regresará al cuadrilátero en septiembre, sin definir el adversario para ese pleito.

Aunque Andrade, de 31 años y nacido en Providence, Rhode Island, aparece en el grupo de los posibles rivales de Canelo, la vida obligó al norteño a regresar al ring en aras de evitar el óxido por el alejamiento de la acción, e igualmente para cumplir con las apremiantes necesidades económicas.

Y mientras aguarda por la gran oportunidad ante Alvarez, o quizás ante el kazajo Gennady Golovkin, o frente a su coterráneo Jacobs, que son sus principales objetivos, Andrade aceptó una defensa voluntaria de la faja ante el polaco Maciej “Striczu” Sulecki (28-1-0, 11 KOs) –ubicado en tercer puesto de la clasificación, detrás de “GGG”- en pelea señalada el 29 de junio, en el Donkin Donuts Center, de su ciudad natal, Providence.

Ahora bajo la tutela del promotor británico Edward “Eddie” Hearn, principal directivo de la compañía Matchroom Sport, Andrade considera que en el pasado tuvo un deficiente respaldo promocional y eso influyó en los escasos combates que tuvo a lo largo de varios años, tras conquistar la faja vacante súperwelter de la OMB ante el armenio Vanes “Pesadilla” Martirosyan, el 9 de noviembre de 2013, en Corpus Christi, Texas, donde el europeo lo envió a la lona en el asalto inicial, pero al final del pleito Andrade recibió el favor de dos de los jueces, en tanto el otro se inclinó por su rival.

A partir del reñido triunfo versus Martirosyan, el ahora monarca de la OMB quedó en un limbo competitivo, ya que tuvo un combate en los siguientes tres años (2014, 2015 y 2016), dos en 2017 y los más recientes versus Kautondokwa, el 20 de octubre del pasado año, en el TD Garden, de Boston, y ante el ruso Artur “El Glotón” Akavov, al que aplicó el cloroformo el 18 de enero, en el Madison Square Garden, donde Andrade hizo la primera defensa de la faja de las 160 libras.

“Se siente muy bien pelear tan pronto, pues solía hacerlo cada ocho meses o una vez al año”, dijo Andrade a varios periodistas. “Ahora Eddie me mantiene activo, porque sabe que seré mejor, en la medida que tenga más combates. Esta es la diferencia entre los que guían bien nuestras carreras y quienes no lo hacen correctamente”.

Andrade conquistó otro cinturón de las 154 libras, el de la Asociación Mundial (AMB), al doblegar, también por fallo alterno, al ecuatoriano, nacionalizado alemán y radicado en Estados Unidos, Jack “El Dorado” Culcay, el 11 de marzo de 2017, en Alemania

“Maciej es un tipo duro, uno de los 10 mejores de la división y solo ha perdido con Danny (Jacobs), quien fue un digno rival de Golovkin y de Canelo”, dijo Andrade, en rueda de prensa. “Como soy el lobo más malo del mundo, Canelo y Golovkin me evitan. Pero tengo fe, estoy haciendo lo correcto y como no me rindo, sé que llegará mi momento. Entonces demostraré que soy el mejor de las 160 libras”.

Andrade criticó a Golovkin por cruzar guantes con el entonces invicto canadiense Steve Rolls 19-1-0, 10 KOs, prácticamente un desconocido supermediano, sin una trayectoria relevante. Superior en experiencia y calidad, el kazajo anestesió a Rolls en el cuarto episodio, el 8 de junio, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

“Yo peleo contra oponentes de calidad, a diferencia de GGG que lo hizo con Rolls, un tipo que se encontraba en el puesto 81 del mundo”, afirmó Andrade. “Voy a seguir combatiendo contra rivales difíciles para lograr que Canelo y Golovkin se vean obligados a aceptar el duelo contra mí. Ellos han sido selectivos, porque el boxeo es un negocio. No estoy molesto por eso, porque llegará mi hora”.

El monarca de la OMB señaló que tuvo una exitosa trayectoria amateur e igualmente entre los profesionales, pero muchas personas no han visto su talento, porque careció de un sobresaliente trabajo promocional, como ha hecho Golden Boy Promotions con Canelo o el respaldo recibido por Golovkin, que no son, en su criterio, los mejores talentos, sino los más populares. Andrade los llama “peleadores de premio” e intenta ingresar en ese grupo que obtiene ganancias millonarias.

MACIEJ SULECKI: “ANDRADE NUNCA HA PELEADO CON ALGUIEN COMO YO”
Con 30 años y nacido en Varsovia, la capital polaca, “Sctriczu” suma dos victorias, después del revés unánime ante Jacobs, en abril del pasado año en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el europeo besó la lona en el último asalto. En la pelea más reciente, Sulecki se impuso unánime al estadounidense, descendiente de puertorriqueños, Gabriel “El Rey” Rosado, en marzo último, en Filadelfia, donde el ganador se adueñó de la corona vacante Internacional de la OMB en las 160 libras. En una guerra de bombazos, Rosado fue a la lona en el 1ro y el 8vo, en tanto Sulecki también cayó al tapiz en el 9no en par de ocasiones. Dos de los jueces votaron favorable al europeo 95-91 y el otro 95-93.

“Andrade nunca ha peleado con alguien como yo”, dijo Sulecki a un grupo de reporteros. “Y estoy convencido que Jacobs es mucho mejor que Andrade, al que considero uno de los más débiles de la categoría. Por supuesto, le arrancaré el título ante su público en Rhode Island para demostrar lo que digo”.

Facebook Comments