Los riesgos de Manny Pacquiao al enfrentar a Keith Thurman -Por J.J. Álvarez

Es difícil poner en duda la ética de trabajo del filipino Manny Pacquiao. Su trayectoria de ¡24 años! combatiendo como profesional y los múltiples títulos mundiales, lo convierten en una leyenda viviente y en un seguro Salón de la Fama del boxeo cuando decida colgar los guantes definitivamente. Pero el zurdo “PacMan”, actual senador de Filipinas, tiene sus límites físicos como cualquier ser humano. Y a ellos debe prestarle total atención para evitar un lamentable y potencialmente irreversible accidente.

Cercano su próximo enfrentamiento, por estos días se comenta si el zurdo tagalo, de 40 años, cumplidos el 17 de diciembre, no estaría arriesgando demasiado su salud al enfrentar al invicto estadounidense Keith “One Time” Thurman, 10 años más joven, dueño del título de súper campeón mundial en la división welter y en plena cresta de la ola en cuanto a rendimiento y resultados se refiere.

Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) y Thurman (29-0-0, 22 KOs) chocarán el 20 de julio, en la sala Grand Garden, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, en una velada que se transmitirá por Pay-per-view (pague-por- ver) y tendrá como pleito de respaldo, el de los invictos estadounidenses Caleb “Manos Dulces” Plant (18-0-0, 10 KOs), monarca súpermediano de la Federación Internacional (FIB), y el retador Mike Lee (21-0-0, 11 KOs).

Después de cinco semanas de preparación en su natal Filipinas, Pacquiao llegó el pasado fin de semana a Los Angeles, California, donde casi de inmediato se trasladó al gimnasio Wild Card Boxing para iniciar la segunda etapa del entrenamiento bajo las órdenes del experimentado técnico Freddie Roach, dueño de la instalación.

Las voces de alarma y preocupación por la salud de Pacquiao incluyen al veterano promotor Bob Arum, máxima figura de la compañía Top Rank, quien durante largo tiempo guió la carrera del tagalo. Hace dos años, el púgil asiático se desvinculó de Arum y firmó con Premier Boxing Champions, en poder del enigmático Al Haymon.

“Amo a Pacquiao”, dijo Arum a un grupo de periodistas durante la cartelera en la que inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury anestesió en el segundo asalto al alemán Tom Schwarz, el 15 de junio, en la propia sede donde cruzarán guantes Pacquiao y Thurman. “Tengo una linda historia con Pacquiao y lo estoy apoyando. Pero hay que darse cuenta de que casi tiene 41 años y cuando un boxeador ha estado tanto tiempo (recibiendo golpes) no debería seguir combatiendo”.

Arum argumentó que según estudios médicos, cuando los seres humanos envejecemos ocurre un debilitamiento en la masa encefálica, por lo que el cráneo de un púgil más joven puede absorber los impactos con menor incidencia negativa en su cerebro. En ese sentido, mencionó los casos de Zab Judah y Adonis Stevenson, quienes “son ejemplos perfectos de lo peligroso que resulta continuar boxeando después de cumplidos los cuarenta años”.

Ex campeón del orbe súperligero de la Federación Internacional (FIB), Judah, de 41 años, sufrió una hemorragia cerebral tras caer por nocaut técnico en el undécimo episodio frente al también norteamericano Cletus “El Martillo Hebreo” Seldin, el pasado 7 de junio, en Verona, Nueva York, donde disputaban la vacante de la Asociación de Boxeo de Norteamérica (NABA), en las 140 libras. El derrotado permaneció en un hospital durante varios días, pero ya fue dado de alta.

Por su parte, el haitiano-canadiense “Supermán” Stevenson, igualmente con 41 años, entró al cuadrilátero el 1 de diciembre pasado entre vítores y aplausos, y portando sonriente su corona mundial de la 175 libras, pero bajó del ring en una camilla del Centre Videotron, de la ciudad canadiense de Quebec, donde fue noqueado en el undécimo asalto por el ucraniano Oleksandr Gvozdyk, en pelea que significaba la décima defensa del título semipesado.

Dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB) desde 2013, el reinado de Stevenson, de 41 años, se mantuvo durante 5 años, 5 meses y 23 días, desde que lo alcanzó por espectacular nocaut en el primer asalto, ante el también zurdo estadounidense Chad “El Malo” Dawson, el 8 de junio de 2013, en el Bell Centre, de Montreal. Con una lesión cerebral de alto riesgo, el caribeño radicado en Montreal estuvo más de dos meses inconsciente y al borde de la muerte en un nosocomio de Quebec. Ahora sigue un largo proceso de rehabilitación para regresar a la normalidad, aunque todavía no se ha podido determinar si tendrá secuelas por el resto de su vida.

PACQUIAO LE RESPONDE A ARUM
Al conocer los comentarios de su ex promotor, Pacquiao respondió vía telefónica al diario The Manila Times: “Estoy realmente agradecido [por el consejo de Arum] pero depende del boxeador en cómo se cuida su cuerpo y cómo entrena. La preparación debería ser suficiente, incluso si tiene 40 años o más. Además, Dios siempre está ahí para protegerme y no hay nada de qué preocuparse. Dios es bueno todo el tiempo”.

De cualquier forma, indiscutiblemente que Thurman es el oponente de mayor nivel cualitativo para Pacquiao, desde aquel memorable duelo, señalado por los fanáticos como un fraude boxístico, frente a Floyd “Money” Mayweather, en mayo de 2015, donde el norteño se llevó el triunfo unánime, en una confrontación que generó más de $ 600 millones en ingresos totales y vendió más de 4,6 millones de PPV, cifras que lo convierten en el combate más lucrativo de la historia.

Aunque con posterioridad Pacquiao y sus asesores buscaron infructuosamente la revancha con “Money” Mayweather, se vieron obligados a hurgar entre los rivales de mayor nivel disponible y lo encontraron en Thurman, vencedor por votación mayoritaria ante Josesito López en enero pasado, después de una ausencia temporal por lesiones de casi dos años.

A pesar de ello, en algunas casas de apuestas Thurman aparece ligeramente favorito para doblegar a Pacquiao, monarca del orbe en seis divisiones (mosca, súpergallo, súperpluma, ligero, welter y súperwelter) y considerado uno de los mejores púgiles de la historia. En 2010 fue reconocido como “Boxeador de la Década” por el Consejo Mundial (CMB).

“Creo que Thurman es uno de los mejores libra por libra del mundo”, dijo Pacquiao a Yahoo Sports, poco después de firmar ambos el contrato que garantiza el pleito. “Es por eso que deseo pelear con él. En su trayectoria se observa que ha derrotado a Robert Guerrero y Danny García, dos ex campeones mundiales y también a Shawn Porter, actual monarca del Consejo Mundial (CMB). Siempre busqué los mayores desafíos y Thurman es uno de ellos. Además, es el mejor de las 147 libras disponible en este momento. He visto los videos de sus peleas y es innegable que traerá su excitante estilo al cuadrilátero. Eso es lo que desean los fanáticos, que peleen los mejores”.

Algunos especialistas señalan que ambos tienen iguales posibilidades de victoria. Otros se inclinan por Thurman, alegando que además de estar en la cima de su carrera, aventaja al filipino en estatura y juventud, y posee innegables habilidades, que Pacquiao tendrá que contrarrestar, presentándose en óptimas condiciones físicas.

Pero Pacquiao, todo un ejemplo para las presentes y futuras generaciones, se resiste a pronunciar la palabra “retiro” e intenta demostrar que la edad solo es una pesada carga cuando ya no existe amor por la disciplina, ni compromiso con el entrenamiento, ni ética de trabajo. Ojalá tenga razón y las preocupaciones de Arum sean solo infundados comentarios, que no sean preciso recordar el 20 de julio.

Facebook Comments