Jesse Hart amenaza a Sullivan Barrera: “Te voy a destruir” -Por J.J. Álvarez

Quizás sea motivo de una excesiva confianza, o una injustificada subestimación al rival, o consecuencia de un análisis erróneo, pero de cualquier forma el estadounidense Jesse Hart está convencido que será el “sepulturero” de la carrera del cubano Sullivan Barrera, al que enfrentará el sábado 15 de junio, en la Grand Garden Arena, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde serán respaldo del duelo entre el inglés Tyson Fury y el alemán Tom Schwarz.

Con 29 años y oriundo de Filadelfia, “Hard Work” Hart (25-2-0, 21 KOs) basa parte de su apreciación en la edad de Barrera, quien cumplió 37 años en febrero y según las palabras del norteño lució avejentado y carente de los atributos que exhibió en pleitos anteriores, en la victoria unánime ante Sean Monaghan, en noviembre pasado, en Brooklyn, Nueva York.

“El ´viejo´Sullivan habría aplastado a un tipo como ´Seani´Monaghan”, dijo Hart en conferencia televisiva. “En cuanto a habilidades está en una pequeña pendiente y para ser honesto, creo que se encuentra en el borde (final) de su carrera. Esta será una pelea decisiva para Barrera y ojalá pueda ofrecer un buen combate. Pero de todas formas, voy a destruir a Barrera. Quiero destruir a Barrera y que digan ´Jessie´ lo castigó y envió al retiro”.

Por obra del azar se dio el enfrentamiento Hart-Barrera, pues ambos se preparaban para rivales distintos El caribeño con sede en Miami tenía previsto debutar el 8 de junio ante el también norteño Michael Seals como parte de un reciente contrato firmado con Top Rank, en tanto Hart se las vería siete días más tarde con el colombiano Eleider Alvarez. Pero el destino obligó a cambiar todos los planes…

Ocurrió que “La Tormenta” Alvarez, recién destronado en pelea revancha por el ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, en febrero, sufrió una lesión en los entrenamientos y Hart se quedó sin adversario. Entonces, los organizadores contactaron a Barrera como posible sustituto de Alvarez, aunque el nacido en Cuba daba los toques a su preparación para Seals (22-2-0, 17 KOs), igualmente en respaldo del pleito entre el invicto campeón mundial mexicano Oscar Valdéz (25-0-0, 20 KOs) y su coterráneo Jason “El Alacrancito” Sánchez (14-0-0, 7 KOs), también incorporado por obra y gracia del azar, ya que Erick Ituarte -el elegido por Valdéz para una defensa voluntaria de la corona pluma de la Organización Mundial (OMB)-, no recibió la aprobación para discutir el título, porque no aparece entre los 15 primeros del ranking de ese organismo.

Así las cosas y casi por arte de magia, llegó a la mesa de Barrera y sus representantes un urgente contrato para cruzar guantes contra Hart, con una bolsa superior a la que recibiría ante Seals e igualmente con mayor respaldo mediático, al efectuarse en la Ciudad del Pecado, donde la presencia del gigante Fury (empató con Deontay Wilder en diciembre pasado por la corona pesada del Consejo Mundial) le dará un toque distintivo a la cartelera. Por supuesto, firmaron el documento a pesar del riesgo.

Aunque Hart hará su debut en la división semipesada, es un púgil con mayores atributos boxísticos que Seals. Es escurridizo, tiene poder en su pegada y posee superior velocidad en puños y piernas, así como mejores movimientos que Seals, por lo que el cubano está obligado a realizar algunos cambios en la preparación con vistas a ajustarse las características de su nuevo oponente.

“Pude haber tomado la pelea más fácil, pero tomé la más difícil, porque quiero enfrentarme a los mejores”, escribió Barrera en ese momento, en su cuenta de Twitter. “Nos vemos el 15 de junio”.

Ubicado en segundo lugar de la clasificación de la Asociación Mundial (AMB), sexto en el Consejo Mundial (CMB) y en la Organización Mundial (OMB), y undécimo en la Federación Internacional (FIB) de las 175 libras, Barrera sucumbió por la vía del cloroformo en el en el duodécimo asalto frente a Dmitry Bivol, ocho meses antes de doblegar a Monaghan. El fracaso, en el legendario Madison Square Garden, lo privó de alcanzar la corona semipesada (175 libras) de la Asociación Mundial (AMB).

En las últimas horas y ya en la Ciudad del Pecado, Hart, quien parte como favorito por 2-1 en las apuestas, recalcó las palabras que en sentido figurado había dicho días atrás: “Quiero poner el clavo en el ataúd de Barrera. Andre Ward lo puso en el féretro y Bivol lo cerró. Yo le pondré el ajuste definitivo y lo haré desaparecer del boxeo”, señaló en referencia a los dos reveses del púgil isleño, radicado en Miami.

Antes de caer versus Bivol, Barrera sumaba cuatro victorias sucesivas, después de sufrir el primer fracaso de su carrera ante el estadounidense, ya retirado, “El Hijo de Dios” Ward, que le dio una clase magistral de boxeo, además de enviarlo a la lona en tercer asalto. Los tres jueces en la Oracle Arena, de Oakland, California, dieron el fallo al norteño con boletas de 119-109, 117-109 y 117-108. Ward detuvo la racha de 17 éxitos en línea del caribeño desde 2009, año en el que había abandona su país y se asentó en el sur de Florida.

JESSE HART DESEA DESPUES A OLEKSANDR GVOZDYK
Derrotado solamente dos veces en el pugilismo de paga, ambas en pleitos de muchos intercambios con el campeón mundial mexicano Gilberto “Zurdo” Ramírez en 2017 y 2018, cuando disputaron la faja súper mediana de la Organización Mundial (OMB), Hart decidió ahora ascender a las 175 libras porque considera que existen mejores oportunidades para él en la categoría. De hecho, la promotora Top Rank, que guía su carrera promocional, trabaja también con Artur Beterbiev, Oleksandr Gvozdyk y Sergey Kovalev, campeones de la Federación Internacional (FIB), el Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB), respectivamente.

“Le propusimos la pelea a Barrera después de la lesión de Alvarez, porque me dijeron que (Barrera) es el tipo que me lleva directamente a Gvozdyk”, afirmó Hart. “Eso fue lo que expresé a los máximos directivos de Top Rank: pónganme con los rivales que puedan conducirme Gvozdyk. Ese es el tipo para el que estoy concentrado. Me gusta su conjunto de habilidades y todos los otros campeones son irrelevantes para mí”.

Hart reconoció que si como tiene previsto vence a Barrera, necesitará una segunda pelea en los semipesados antes de enfrentarse a Gvozdyk, porque necesita hacer ajustes en esta nueva división de 175 libras. “Mi poder es indiscutible y de seguro se incrementará, pero quiero analizar mis movimientos ante Barrera y valorar si todavía puedo lanzar la misma cantidad de golpes que cuando estaba en los súpermedianos (168).

BARRERA: “FUERA DEL AGUA SE NADA BIEN”
“Él (Hart) puede decir lo que quiera”, expresó Barrera al diario El Nuevo Herald, en referencia a los comentarios de su rival. “Como dicen, fuera del agua se nada bien. Ahora falta ver si puede cumplir todo esa habladuría, pues no debe olvidar que no pudo noquear durante 10 asaltos a un hombre con un solo brazo (Gilberto Ramírez se lesionó en el segundo asalto), porque el otro lo tenía lesionado y sin posibilidad de utilizarlo”. Ramírez se llevó la victoria por fallo mayoritario en ese pleito revancha, efectuado en diciembre pasado, en Corpus Christi, Texas, donde retuvo la corona de la OMB.

Barrera señaló que junto a su entrenador Derik Santos se ha preparado muy bien para este compromiso y que con el propósito de no dejar cabos sueltos, ambos han estudiado las características de Hart, haciendo los ajustes necesarios para impedir que realice su estilo de pelea, fundamentalmente siendo muy agresivo e intentando llevar la pelea en la corta distancia.

“No tengo el título mundial que anhelo, pero estoy entre los mejores de la división”, precisó Barrra al diario del sur de Florida. “Estuve cinco largos años fuera del boxeo antes de llegar a Estados Unidos y mírame dónde estoy. Soy dedicado y cuando eres bueno, Dios te ayuda. Esto es lo mejor que sé hacer y voy en busca de mi objetivo, que es convertirme en campeón y para ello tengo que derrotar a Hart”.

Facebook Comments