Josh Warrington quiere a Oscar Valdéz o Leo Santa Cruz -Por J.J. Álvarez

Suenan los tambores de la guerra en la división pluma. Y son los propios campeones de la categoría los que se lanzan retos con el propósito de unificar los títulos y definir quién es el mejor púgil de las 126 libras. El selecto grupo que integran los mexicanos Oscar Valdéz y Leo Santa Cruz, los británicos Gary Russell Jr. y Josh Warrington, y el chino Can Xu, todos dueños de algún cinturón ecuménico en la actualidad, aprovechan cualquier intercambio con los medios para ratificar su deseo de cruzar guantes frente a alguno de los otros.

Hace pocos días el invicto mexicano Oscar Váldez, dueño del fajín de la Organización Mundial (OMB) afirmó que deseaba enfrentar al también imbatido Warrington (28-0-0, 6 KOs), propietario del cetro de la Federación Internacional (FIB), o al azteca “Terremoto” Santa Cruz (36-1-1, 19 KOs), quien ostenta el título de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB). La declaración de Valdéz ocurrió momentos después de doblegar por unanimidad a su connacional Jason “El Alacrancito” Sánchez, el pasado sábado, en el Centro de Convenciones de Reno, Nevada.

Horas más tarde, “El Guerrero de Leeds” Warrington enfiló los cañones hacia Valdéz y hacia Santa Cruz, aunque es consciente que primero debe resolver el obstáculo inmediato que representa el catarí Kid Galahad (26-0-0, 15 KOs), con el que chocará el 15 de junio, en la First Direct Arena, en la ciudad de Leeds, donde el visitante entrará en la clásica cueva del león, con un público que convertirá en manicomio la arena, en respaldo a su adversario.

Para Warrington, de 28 años, será la segunda defensa de la faja de la FIB, que arrebató por fallo dividido al también inglés Lee “El Relámpago” Selby, en mayo del pasado año, cuando el derrotado exponía el título por quinta ocasión. Dos de los jueces respaldaron a Warrington con boletas de 116-112 y 115-113, en tanto el otro dio a Selby esa última puntuación.

“Mi obligación inmediata es derrotar a Galahad, pero después añoro enfrentarme a Valdéz o Santa Cruz con miras a unificar los títulos que ellos poseen”, dijo Warrington ante varios periodistas. “Ese es el objetivo que me he propuesto ahora que soy campeón. En el caso particular de Santa Cruz ocupa el número 1 de la clasificación de la revista El Ring y yo estoy en la segunda plaza. Me encantaría tener el cinturón de la prestigiosa revista”.

Siete meses después de imponerse a Selby, en diciembre de 2018, Warrington hizo la primera defensa exitosa de la corona ante el irlandés Carl “El Chacal” Frampton, al que se impuso por fallo unánime (dos oficiales votaron 116-112 y el otro 116-113), en Belfast, capital de Irlanda del Norte.

“Vencer a Barry (el nombre verdadero de Kid Galahad) que es el retador obligatorio, me acercará más a un pleito de unificación”, añadió Warrington. “Me emociona pensar en una pelea ante Valdéz o Santa Cruz y estoy seguro será una aventura explosiva como la que sostuve con Selby o después con Frampton. Sé que son grandes campeones, pero de eso se trata el boxeo, darle a los fanáticos peleas emocionantes de las que puedan hablar durante mucho tiempo”.

Warrington precisó que hizo una excelente preparación y se encuentra en óptimas condiciones físicas y mentales para salir con el brazo en alto ante Galahad. “Estoy totalmente enfocado en esta pelea y di lo mejor de mí durante el campo de entrenamiento, tal como hice en los combates previos cuando buscaba el título mundial o en la defensa posterior. Lo más importante es que el hambre sigue ahí y sé lo que hay que hacer para continuar cosechando éxitos. No soy ningún estúpido y estoy convencido que Galahad hará lo imposible por destronarme. De ahí que tengo que hacer el mayor esfuerzo y no confiarme durante el combate”.

GALAHAD: “SI ME SUBESTIMA PAGARA LAS CONSECUENCIAS”
Flotan en el aire los dos triunfos de Warrington ante Galahad cuando ambos transitaban por las filas amateurs. Pero el retador considera que es un error tener en cuenta aquellos resultados, pues en esa etapa era extremadamente joven y ambos se enfrentaron con reglas diferentes a las que rigen en el profesionalismo.

“Cuando peleamos siendo los dos aficionados, yo tenía 18 años”, dijo Galahad a un diario británico. “Eran tres asaltos de dos minutos por lo que cualquiera puede ser el ganador. “El formato profesional es muy diferente. Es similar a la proyección en el ajedrez, que requiere un plan táctico y estratégico a 12 asaltos. Ahora la situación es bien distinta y él sabe que si me subestima, pagará las consecuencias”.

Actualmente con 29 años y residente en Sheffield, Abdul Barry Awad (el nombre con el que fue inscrito Galahad cuando nació en Qatar), venció en su combate anterior por puntos en ocho asaltos a Brayan Mairena, en la ciudad inglesa de Sheffield.

“No me preocupa el público y el ambiente que encontraré en su ciudad natal”, explicó Galahad. “Fui a Boston para pelear con el africano Toka Kahn Clary y me abuchearon, pero le gané porque estuve muy concentrado en mi objetivo. Tampoco Warrington podrá hacer lo que hizo ante Frampton y Selby. He entrenado durante 16 años de mi vida para llegar a este punto. Soy joven, no tengo problemas con el peso y estoy listo para arrebatarle la corona. Si ahora no me respeta, lo tendrá que hacer después de la pelea”.

Facebook Comments