Luis Ortiz exige $ 10 millones y se baja del tren como rival de Anthony Joshua -Por J.J. Álvarez

Faltan escasamente un mes y unos días para el combate del múltiple monarca inglés Anthony Joshua –el 1 de junio en el legendario Madison Square Garden- y todavía no hay un oponente definido, lo que crea un ambiente de incertidumbre, para un duelo que servirá como carta de presentación del gigante británico en Estados Unidos. ¿Quién será su rival?, es una pregunta que corre de boca en boca aún sin respuesta precisa.

Los amantes del boxeo en la Gran Manzana, también miles de ingleses que compraron entradas y boletos aéreos, están entusiasmados con observar a Joshua, súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), así como de la menos reconocida Organización Internacional (OIB), en la máxima categoría. Y si relevante es su visita a la Unión Americana, también lo es que rivalice contra un adversario de la élite para ese duelo en la cosmopolita Ciudad de los Rascacielos.

Pero los últimos días han sido de gran frustración para los organizadores de la cartelera, porque el estadounidense Jarrell “Big Baby” Miller (23-0-1, 20 KOs), que era el oponente de Joshua, dio positivo a las pruebas antidopaje y tuvo que salir de escena, lo que obligó al promotor Eddie Hearn a buscar un sustituto emergente, que ostente un alto “pedigree” para el trascendental compromiso. La búsqueda se mantiene infructuosa, mientras el reloj continúa su indetenible curso.

LUIZ ORTIZ, EL PREFERIDO DE JOSHUA
Hearn, de la compañía Matchroom Boxing, quien guía la carrera promocional de Joshua, escribió en su cuenta de Twiter: “Estamos trabajando con todas las partes involucradas y ofreceremos pronto más detalles. La preparación de ´AJ´ continúa para el 1 de junio en MSG”. De inmediato, un gigantesca nube de especulaciones en torno al relevo de Miller, inundó las redes sociales y también los teléfonos del empresario no dejaron de sonar, pues varios contendientes se ofrecieron a ocupar la plaza vacante del norteño, quien tenía garantizado un cheque cercano a los $ 5 millones, que se incrementaría con las ganancias del PPV (pague-por-ver).

Ante la preocupación sobre el oponente de su representado, Hearn dijo que “sería un buen rival” para Joshua, quien declaró que deseaba como sustituto al veterano zurdo Luis “King Kong” Ortíz, derrotado por el estadounidense Deontay “El Bombadero de Bronce” Wilder, en marzo del pasado año, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el zurdo de la isla del Caribe estuvo a punto de llevarse la victoria en el sexto asalto, pero le faltó el clásico “instinto asesino” que le permitió a Wilder recuperarse y anotarse el triunfo por nocaut técnico en el décimo episodio.

“(Ortíz) fue el primer nombre que me dio (Joshua) cuando lo llamé y le dije que Miller no había pasado las pruebas de drogas”, expresó Hearn, consultado por varios medios. “Ni siquiera estuvo muy sorprendido. Solo me dijo ´de acuerdo, no hay ningún problema, quién es el próximo´. De inmediato, pensé en varios reemplazos posibles y por supuesto, me encantaría que fuera Ortíz, porque sería una pelea ideal y en un escenario ideal”.

Sin embargo, Hearn a continuación casi excluyó a “King Kong” Ortíz (31-1-0, 26 KOs), al precisar que había hablado con los representantes del cubano, radicado en Miami, y ellos le expresaron que no sabían si el púgil podría estar listo para el 1 de junio, lo que contradice las declaraciones de Ortíz, quien ha retado en múltiples ocasiones a Joshua, Wilder y también a Tyson “El Rey Gitano” Fury, solo a la espera de que ocurra la oportunidad de escalar el cuadrilátero contra cualquiera de ellos.

“(Joshua) ama esa pelea (contra Ortíz) porque sería en un escenario ideal”, reconoció Hearn. “Esa sin dudas es una gran pelea, pero mi sensación al conversar con el equipo de Ortíz, es que no dispone de tiempo para estar listo”. Según el promotor británico, ya se vendieron 17 mil boletos, de ellos 10 mil a los fanáticos ingleses, que rebosan entusiasmo por presenciar el pleito de su connacional en la añeja instalación de la Gran Manzana.

ORTIZ EXIGIO $ 10 MILLONES
Aunque solo existen versiones -algunas públicas y otras mediante allegados- de Hearn y de los representantes de Ortíz, varias fuentes señalan que Ortíz rechazó una oferta de $ 5 millones de Hearn, cifra superior a la que recibiría Miller por contrato, además de un incremento sustancial proveniente del PPV por la transmisión en Sky Sports, en el Reino Unido.

De acuerdo con cercanos a “King Kong”, el equipo del gigante cubano se mantiene firme que solo aceptará $ 10 millones para enfrentar a Joshua, pues solo dispone de cinco semanas para enfrentar al campeón, en una sala histórica como es el Madison Square Garden. Jorge Carmenate, promotor de Ortíz, fue categórico en sus palabras a BoxingScene.com: “Sé la magnitud de esta pelea y no íba a permitir que Hearn me acorralara, especialmente cuando necesitan de Luis” Y acto seguido preguntó: “¿A quién más van a encontrar para pelear y a quién el público quiere pagar para por ver?”.

Carmenate expresó su disgusto después de cinco días de negociaciones, alegando que se había cansado de las bajas cifras monetarias ofrecidas por Hearn, al que llamó “mentiroso, que se aprovecha de las situaciones. Ya he terminado con su juego. Mi peleador es uno de los tres mejores de los pesos completos y hay que tratarlo como tal”, dijo el promotor del cubano con gran enojo.

En sus comentarios, Carmenate dejó entrever que es muy posible una revancha de Ortíz frente al estadounidense Deontay Wilder en septiembre, después que el norteño choque con su coterráneo Dominic “El Problema” Breazeale (201-1-0, 18 KOs), el 18 de mayo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde efectuaría la 9na defensa de la faja del Consejo Mundial (CMB). “Con Al Haymon (promotor de Wilder) nunca tengo problemas de dinero”, afirmó Carmenate. “Él sabe cómo tratar en forma justa a la gente”.

El propio Ortíz ha repetido que se encuentra listo para el segundo enfrentamiento contra Wilder, pero igual lo haría con Joshua o el británico Tyson “El Rey Gitano” Fury, porque quiere enfrentar a los mejores y ofrecerle a los fanáticos las peleas que desean. “El King Kong está aquí esperando al que quiera combatir con él. Todo lo demás son cuentos, enfatizó Ortíz”.

En su más reciente enfrentamiento, Ortíz se impuso unánime al rumano-alemán Christina Hammer (antes Cristian Ciocan), el 2 de marzo, en el Barclays Center, donde el cubano mayoreó las acciones todo el tiempo. Dos de los jueces otorgaron boletas de 99-91 y el otro concedió los 10 asaltos a Ortíz (100-90). Ese fue la tercera victoria consecutiva después del descalabro ante Wilder. Las dos anteriores por nocaut en el segundo asalto frente al rumano Razvan Cojanu, en julio de 2018 e igualmente por la vía del cloroformo en el 10mo ante el estadounidense Travis Kauffman, en diciembre pasado, en el Staples Center, de los Angeles, California, donde el norteño fue a la lona en el 6to y el 8vo, antes de ser derribado definitivamente en el 10mo.

HEARN Y ORTIZ AMBOS CONTRA LA PARED
Como sopla el viento, Hearn parece inclinado a no ceder a las exigencias de Carmenate y a elegir entre los estadounidenses Michael “El Generoso” Hunter (16-1-0, 11 KOs) y Andy “El Destructor” Ruíz (32-1-0, 21 KOs). De ser así, la imagen del promotor seguro se deteriorará, porque la gran mayoría quiere ver el Joshua-Ortíz. Algunos expertos han señalado que la movida de Hearn de ofrecer menos dinero que el que merece el cubano, es con el propósito de no exponer a Joshua ante el potente pegador de la isla caribeña, porque no confía totalmente en su promovido.

Pero Ortíz ya con 40 años, también está literalmente contra la pared al rechazar $ 5 millones, que era por mucho la mayor bolsa de su carrera profesional. Y si no consigue la revancha frente a Wilder es poco probable que vuelva a recibir un contrato con ganancias similares, porque son Joshua y Wilder los únicos capaces de mover enormes sumas de dinero entre los mastodontes. Dada la edad del cubano, Carmenate hizo un movimiento arriesgado, que puede tener consecuencias negativas en el plano económico. Por lo pronto, queda esperar por la decisión de Hearn, para ver si se inclina por Hunter o Ruíz –u otro peso pesado de menos renombre-, o hace una contra-oferta más generosa a Ortíz.

Facebook Comments