Abismo entre promotoras obstaculiza el Terence Crawford vs Errol Spence Jr. -Por J.J. Álvarez

Con evidente molestia reflejada en su rostro escucha el campeón mundial estadounidense Terence Crawford la pregunta que, como un cansón estribillo, se repite en cada entrevista, y para la cual asegura no tiene respuesta propia: “¿Cuándo enfrentará a Errol Spence Jr?”.

Monarca de la Organización Mundial (OMB) en la categoría welter, “Bud” Crawford (34-0-0, 25 KOs) chocará con el inglés Amir “King” Khan (33-4-0, 20 KOs), el 20 de abril, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde hará la segunda defensa del cinturón, que consiguió al noquear en el noveno asalto, al australiano Jeff “El Abejón” Horn, en junio pasado.

Para la gran mayoría de expertos, el duelo del temido Crawford, de 31 años, ante Khan, de 32, es de puro trámite como lo reflejan las apuestas, inclinadas 16 a 1 por el nacido en Omaha, Nebraska. De ahí que los medios se enfoquen más en el futuro inmediato del norteño, que en su enfrentamiento versus el británico, quien suma dos victorias tras su descalabro en seis rounds versus el pelirrojo mexicano Saúl “Canelo” Alvarez hace tres años, en un ascenso a la división mediana, solo justificado por el ingreso económico que le reportó a sus arcas.

De ahí que el Crawford-Spence Jr. sea comidilla permanente entre los amantes de la disciplina y un cuestionamiento casi obligado hacia los dos guerreros, aunque en ocasiones les cause enojo por la reiteración del tema, del que igualmente se ven involucrados otros prestigiosos púgiles de las 147 libras como el filipino Manny “PacMan” Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) o los estadounidenses Keith “One Time” Thurman (29-0-0, 22 KOs), Shawn “Showtime” Porter (30-2-1, 17 KOs) o Danny “Swift” García (34-2-0, 20 KOs), los tres primeros con títulos del orbe.

“La Verdad” Spence (25-0-0, 21 KOs) ocupa un lugar prominente entre los mejores boxeadores del planeta, y lo ratificó con el triunfo unánime versus el estadounidense Mikey García, quien cometió un gran error de cálculo al ascender dos categorías para vérselas con Spence, monarca welter de la Federación Internacional (FIB) y en ese momento con una racha de 11 victorias consecutivas por la vía del sueño.

Durante rueda de prensa en el Madison Square Garden, previa al pleito con Khan, “El Cazador” Crawford enfatizó que “puedo ponerle un arma en la cabeza (a Spence Jr.), pero aún así no voy a lograr que la pelea se haga realidad. Otros son los responsables que la pelea suceda cuando ellos quieran. Presioné durante años para pelear contra Pacquiao y nunca sucedió. Entonces, no es mi trabajo preocuparme por eso. Solo tengo que hacer las peleas que ponen frente a mí y alimentar a mi familia. Los demás no está a mi alcance”.

La presión del público y el lucrativo negocio que significaría para todos los involucrados, ha conducido a que el avezado promotor Bob Arum, en representación de Crawford, prometiera públicamente comunicarse en forma rápida con Al Haymon –asesor de Spence Jr.- después que se consuma el esperado triunfo de su discípulo ante Khan. Pero ambos promotores no mantienen buenas relaciones, lo que dificulta el entendimiento y cualquier pacto contractual, lo cual se agrava porque Top Rank (TR), la compañía de Arum, tiene acuerdo con la cadena deportiva ESPN, mientras Premier Boxing Champions (PBC), de Haymon tiene compromisos con FOX y Showtime. El abismo entre ambas promotoras es, evidentemente, el obstáculo mayor para que el pleito entre los dos colosos se concrete.

“Solo quiero que la gente me respete por mi talento y las habilidades que tengo”, añadió con vehemencia Crawford. “Y siempre tengo y tendré la voluntad de ir allí al cuadrilátero y pelear contra cualquiera y todos los que estén disponibles. Así es como veo las cosas y no estoy tomando a Khan a la ligera. Es muy buen boxeador y lo considero uno de los mejores de peso welter. Es muy rápido, sabe lo que está haciendo en el ring y no ha perdido en el peso welter. Pero tomé todas las precauciones en nuestros preparativos y estoy totalmente concentrado para la pelea. El resto llegará cuando estemos frente a frente en el ring”.

Cuatro meses después de arrebatar la corona a Horn, “Bud” Crawford anestesió en el último episodio a su coterráneo José Benavidez Jr. , lo que significó la primera defensa de la faja de la OMB. Ahora debe resolver este compromiso con Khan, un veterano con mucha experiencia en el boxeo, que ha sido campeón en esta misma división y nunca ha sido vencido en las 147 libras.

“Soy el mejor boxeador del mundo y puedo boxear sin dificultades tanto en la larga como en la corta distancia”, expresó Crawford en un elogioso análisis de sus habilidades. “Además, tengo muy buen movimiento hacia los lados y soy un zurdo que se siente muy cómodo al cambiar a derecho. A ello hay que añadirle mi velocidad de manos, poder en los puños, que tengo excelente defensa, soy inteligente y me adapto con rapidez al plan táctico de mis oponentes”.

OPTIMISTA KHAN: “CRAWFORD NO HA PELEADO CON ALGUIEN COMO YO”
Cuando el inglés Amir “King” Khan, otrora monarca mundial, escale el cuadrilátero para enfrentar a Crawford, asumirá uno de los mayores retos de su carrera, en un duelo con pocas opciones de salir con el brazo, de acuerdo con el criterio de la mayoría. Sin embargo, el nacido en Bolton, Lancashire ha mostrado un gran optimismo por el resultado ante el fenomenal Crawford, uno de los mejores libra por libra del mundo, junto al ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko.

“Crawford nunca ha peleado con alguien como yo”, dijo Khan con inusitado optimismo, en rueda de prensa. “Tengo poder, velocidad y rapidez de movimientos. Ciertamente, nunca ha tenido que vérselas con un peso welter como yo. He crecido en esta división y no seré uno más en la lista de triunfos de Crawford. Quise esta pelea porque quiero chocar contra los mejores y él será un gran desafío en mi carrera”.

Subcampeón olímpico en Sidney-2004, Khan suma par de triunfos, el más reciente por votación unánime ante el colombiano Samuel Vargas, el 8 de septiembre pasado, en Birmingham, donde el derrotado fue a la lona en par de ocasiones, pero el inglés también recibió cuenta protectora en el segundo episodio. Las boletas de los oficiales mostraron la superioridad del británico a los largo de los 12 asaltos: 119-109, 119-108 y 118-110.

Sobre su arriesgado ascenso de división y posterior fracaso frente a Saúl Alvarez explicó: “Canelo era un hombre mucho más grande que yo, pero este combate es más parejo en términos de peso”, añadió Khan en su relato ante los medios. “Ahora, cuando me enfrente a Crawford, no voy a regalar todo ese peso y confío en mis habilidades para ganar esta pelea. Demostraré que soy un boxeador de élite que no se achica ante ningún rival”.

Facebook Comments