Demetrius “Boo Boo” Andrade optimista de su futuro Por J. J. Álvarez

Desde su triunfo ante el namibio Walter Kautondkwa, que le reportó la corona vacante mediana de la Organización Mundial (OMB), el zurdo estadounidense Demetrius Andrade no ha detenido su vínculo con el gimnasio, ni tampoco ha parado de hablar, ya sea retando a otros púgiles de la división o elogiando su actual nivel.

Imbatido en 26 combates, 16 antes del límite “Boo Boo” Andrade, nacido hace 30 años en la ciudad de Providencia, Rhode Island, se autoproclama como “el hombre más malo que hay” en el boxeo y está dispuesto a demostrar que es el mejor de las 160 libras, aunque los otros púgiles de la elite no lo tienen en cuenta para cruzar guantes, principalmente porque ha sido víctima de una pobre promoción.

Y mientras aguarda por la gran oportunidad ante el mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, o ante el kazajo Gennady Golovkin, o los estadounidenses Jermall Charlo o Daniel Jacobs, Andrade expondrá la faja, por primera vez, ante el ruso Artur Akavov, el 18 de enero, en el teatro Hulu, del emblemático Madison Square Garden, Nueva York.

Ahora bajo la tutela del joven promotor británico Edward “Eddie” Hearn, principal directivo de la compañía Matchroom Sport, Andrade considera que en el pasado tuvo un deficiente respaldo promocional y eso influyó en los escasos combates que tuvo a lo largo de varios años, tras conquistar la faja vacante súperwelter de la OMB ante el armenio Vanes “Pesadilla” Martirosyan, el 9 de noviembre de 2013, en Corpus Christi, Texas, donde el europeo lo envió a la lona en el asalto inicial, pero al final del pleito Andrade recibió el favor de dos de los jueces, en tanto el otro se inclinó por su rival.

A partir del reñido triunfo versus Martirosyan, el ahora monarca de la OMB quedó en un limbo competitivo, ya que tuvo un combate en los siguientes tres años (2014, 2015 y 2016), dos en 2017 y el más reciente ante Kautondokwa, el 20 de octubre del pasado año, en el TD Garden, de Boston.

“Se siente muy bien pelear tan pronto, pues solía hacerlo cada ocho meses o una vez al año”, dijo Andrade a varios periodistas. “Ahora Eddie me mantiene activo, porque sabe que seré mejor, en la medida que tenga más combates. Esta es la diferencia entre los que guían bien nuestras carreras y quienes no lo hacen correctamente”.

Andrade conquistó otro cinturón de las 154 libras, el de la Asociación Mundial (AMB), al doblegar, también por fallo alterno, al ecuatoriano, nacionalizado alemán y radicado en Estados Unidos, en Alemania, Jack “El Dorado” Culcay, el 11 de marzo de 2017, en Alemania.

Al referirse a su venidero oponente, Andrade afirmó que “puede que la gente no sepa mucho sobre Akavov, pero este tipo se fue al extranjero y convirtió en un infierno absoluto la pelea contra el ingles Billy Joe Saunders”, el 3 de diciembre de 2016, en la ciudad escocesa de Paisly. “La mayoría pensó que Akavov había ganado la pelea”.

Andrade y Saunders debían chocar el 20 de octubre pasado, pero el inglés se vio obligado a dejar vacante el título mediano de la OMB, al dar positivo a una sustancia prohibida. Para cubrir la ausencia, se autorizó a Kautondokwa a luchar por la corona ante Andrade.

“Sé que tengo una tarea extremadamente difícil por delante”, enfatizó Andrade. “Pero de eso se trata este deporte. Mi intención es enfrentar a los mejores hombres, porque quiero todos los cinturones”, añadió Andrade, quien hace una defensa opcional del cinturón de las 160 libras, pues Akavov no figura entre los 10 primeros de la clasificación de la AMB, en la categoría.

Después del fracaso ante Saunders, “El Glotón”Akavov (19-2-0, 8 KOs) ha sumado tres victorias consecutivas, la última frente al argentino Gonzalo “El Mago” Gastón, un jovencito de 21 años, el 12 de mayo pasado, en Riga, capital de Letonia, donde ambos buscaron el cinturón vacante Internacional de la OMB, en la categoría mediana.

Akavov recibió la oportunidad de enfrentar a Saunders al ubicarse en la cima del ranking de la OMB, entidad que declaró obligatorio el duelo entre ambos. En principio ambos debieron chocar el 22 de octubre, pero una lesión muscular del campeón obligó a trasladar la reyerta para el 26 de noviembre. Dificultades el visado de Akavov para ingresar en Gran Bretaña, retardaron una semana el compromiso, que finalmente se efectuó el 3 de diciembre, en la ciudad escocesa de Paisly.

Durante los primeros seis asaltos, el combate estuvo muy cerrado, pero Saunders tuvo un mejor cierre en los asaltos de campeonato, lo que propició que los tres oficiales le otorgaron la victoria por 116-112, 116-113 y 115-113. El propio Saunders lamentó su “pobre” y “terrible” desenvolvimiento ante Akavov, a quien una buena parte de los que presenciaron el duelo consideraron debió recibir el veredicto favorable. De acuerdo con la empresa CompuBox, Saunders registró 82 golpes de 579 lanzados, en tanto Akavov impactó uno menos en 624 ocasiones que soltó sus puños.

Facebook Comments