Daniel Jacobs, el “Miracle Man“, entró en el combate de esta noche contra Sergiy Derevyanchenko en el Teatro Hulu en Madison Square Garden con un récord de 34-2, pero se observó debidamente que había peleado contra oponentes de Europa del Este que estaban invictos cuando peleó contra ellos. Sus dos derrotas fueron causadas por un ruso (Dmitry Pirog) y un kazajo (Gennady Golovkin) y su último combate contra el polaco Maciej Sulecki fue más difícil de lo previsto.

Entra Derevyanchenko, cuya marca de 12-0 enmascaró el hecho de que tenía gran cantidad de experiencia. Antes de convertirse en profesional, el ucraniano de 32 años con sede en Brooklyn, y olímpico en 2008, compiló una marca de 23-1 en la Serie Mundial de boxeo semiprofesional mientras representaba a equipos en Italia y Kazajistán. Y conocía bien a Jacobs. De hecho, compartieron el mismo entrenador, Andre Rozier, quien trabajó en el rincón de Jacobs esta noche, compitiendo contra su jefe asistente, Gary Stark, quien se encargó de Derevyanchenko.

Esta también sería una pelea difícil para Jacobs, mucho más difícil que su pelea con Sulecki, pero prevaleció, ganando una decisión dividida para hacerse cargo del título vacante de peso medio de la FIB que fue despojado de Gennady Golovkin antes de la revancha de Golovkin contra Canelo Alvarez. Dos jueces anotaron la pelea 115-112 para Jacobs con la otra, Julie Lederman, presentando un conteo de 114-113 para Derevyanchenko.

Jacobs tomó una ventaja temprana cuando derribó a Derevyanchenko con derechazo en la ronda de apertura. El ucraniano estaba en un momento difícil, pero se anotó una ronda de 10-8 para el “Miracle Man”. En las rondas subsiguientes, Derevyanchenko fue el agresor, pero Jacobs, que con frecuencia cambiaba de una postura ortodoxa a una zurda, consiguió los golpes más limpios y nítidos. La última mitad de la ronda final estuvo marcada por un largo y furioso intercambio, para satisfacción de la multitud. Una revancha sería una venta fácil, pero Jacobs tiene un ojo en un combate de unificación con Canelo.

Machado-Evans

En el semi-windup, Alberto Machado (21-0, 17 KOs) de Puerto Rico derribó a Yuandale Evans noqueandolo tres veces (incluyendo un conteo de 8) antes de que la pelea se detuviera en el minuto 2:25 de la primera ronda. Machado, un zurdo convertido entrenado por Freddie Roach, estaba haciendo la segunda defensa del título que ganó con un paro en la octava ronda de Jezreel Corrales. Co-promovido por Miguel Cotto y Golden Boy, Machado terminó todo con un gancho derecho pulverizante de tal severidad que el árbitro suspendió el combate sin la formalidad de un conteo.

Evans, de 29 años, cuya carrera se ha visto afectada por largos períodos de inactividad, sufrió su segunda derrota en 22 aperturas. En ambas derrotas, no pudo sobrevivir a la primera ronda.

Hardy-Vincent

En el primer partido de HBO pay-per-view, Heather Hardy se mantuvo invicta con una decisión unánime de 10 asaltos sobre Shelley Vincent. Los puntajes fueron generosos 99-91 y 97-93 dos veces.

Esta fue una revancha. En agosto del 2016, las damas robaron el show en una pelea televisada a nivel nacional en Coney Island que presentaba a Errol Spence en una defensa del título mundial. En ese partido, Hardy, ahora 22-0, ensilló a Vincent, ahora 23-2, con su primera derrota.

La secuela no fue tan sabrosa, pero fue otra pelea entretenida. Hardy, de 36 años, hizo su mejor trabajo temprano y tarde, pero Vincent, de 39 años, fue otra vez difícil de romper. No hubo caídas, pero Hardy sufrió un pequeño corte sobre su ojo derecho en la tercera ronda y un corte por encima de su ojo izquierdo en la ronda numero siete de un cabezazo accidental.

jacobs

Foto por: Ed Mulholland / HBO

*Traducido para Arne K. Lang en tss.ib.tv

 

Facebook Comments