Jarrett Hurd noqueó a Tony Harrison y obtuvo corona FIB – Imponiendo la potencia de sus puños a la velocidad del adversario, el estadounidense Jarret Hurd noqueó en el noveno asalto a su coterráneo Tony Harrison, el 25 de febrero, en la Legacy Arena, de Birminghan, Alabama, donde el ganador obtuvo la corona vacante súperwelter de la Federación Internacional (FIB).

La pelea entre “El Rápido” Hurd (20-0-0, 14 KOs), ubicado tercero en la clasificación, y Harrison (24-2-0, 20 KOs) fue de respaldo de la cartelera en la que el también norteño Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder (38-0-0, 37 KOs) aniquiló en el quinto episodio a su compatriota, hijo de madre mexicana, Gerald “El Gallo Negro” Washington (18-1-0, 12 KOs).

Una potente derecha de Hurd al rostro de Harrison definió el duelo, que un rato antes dominaba el derrotado, gracias a su mejor movilidad, pero que fue víctima del poderío de los puños del nuevo monarca de las 154 libras, título que estuvo en juego al abandonarlo el gemelo Jermall “Hitman” Charlo (25-0-0, 19 KOs), ahora insertado en la división mediana.

El impacto de Hurd hizo caer a Harrison de espaldas a la lona. Se levantó y escuchó el conteo reglamentario del árbitro Jim Korb, pero acto seguido cuando el oficial le preguntó si estaba en condiciones de continuar, la respuesta fue que expulsó el protector de boca, lo que interpretó el tercer hombre sobre el ring que era un signo de rendición y puso punto final al choque.

Marcando puntos con ambas manos y desplazándose con rapidez fuera de la zona de impactos, Hurd obtuvo apreciable ventaja en la boleta de los jueces en los primeros seis asaltos.

Pero al cierre de los compases del séptimo round, Hurd clavó un gancho de mano derecha, que hizo tambalear a Harrison. De ahí en adelante cambió el curso de las acciones, pues se incrementó el ataque del ganador, en tanto el vencido no se recuperó del impacto.

En el minuto intermedio del octavo, Hurd volvió a entrar fuerte con su mano derecha, lo que disminuyó la resistencia que ya quedaba en Harrison, que entonces se movía con extrema lentitud y era presa del cansancio. Y a los 2:24 minutos del noveno llegó el decisivo derechazo que concluyó el combate, aunque en ese instante parecía que Harrison había tomado un segundo aire.

Nacido en Accokeek, un área designada para los censos de población en el estado de Maryland, Hurd había conseguido cinco nocauts consecutivos y siete en los últimos ocho combates. En la más reciente reyerta había liquidado en el sexto asalto al rumano-canadiense Iounut “Jo Jo” Dan, el 12 de noviembre pasado, en el Llacouras Center, de Filadelfia.

Antes de sus tres victorias, Harrison, quien es oriundo de Detroit, Michigan, había sucumbido por la vía rápida en el noveno asalto ante su coterráneo Willie “El Grande” Nelson, el 11 de julio, en el USF Sundome, de Tampa, Florida, que el anterior fracaso en su trayectoria en el campo rentado.

Facebook Comments