Deontay Wilder pide paciencia a sus seguidores – Mesurado y analítico -a diferencia de casi todos los mastodontes de la división pesada-, el gigante estadounidense Deontay Wilder ofrece respuestas acordes con la estrategia establecida por su equipo, que intenta continuar solidificando su legado en el campo profesional, sin tomar riesgos innecesarios tras recuperarse de una intervención quirúrgica.

Monarca del Consejo Mundial (CMB) y con 36 anestesiados en 37 combates, “El Bombardero de Bronce” Wilder recibió infinidad de de críticas al pactar con el polaco Andrzej Wawrzyk para un pleito señalado el 25 de febrero, en la Legacy Arena, de Birmingham, Alabama, donde efectuaría la quinta defensa del cinturón de la máxima categoría en el pugilismo.

El compromiso se vino abajo cuando pocos días antes de subir al cuadrilátero, Wawrzyk dio positivo a estanozolol y fue eliminado de la cartelera, aunque los representantes de Wilder se movieron con rapidez y encontraron un sustituto en el también norteño e imbatido Gerald “El Gallo Negro” Washington (18-0-1, 12 KOs).

Lejos de amainar, los comentarios adversos se incrementaron en contra de Wilder por elegir a otro rival que carece de una trayectoria destacada en la disciplina y sin merecimientos para luchar por una corona del orbe.

“Le pido a mi público que tenga un poco de paciencia”, dijo Wilder ante un grupo de periodistas. “Hace seis meses tuve que someterme a una cirugía para reparar fracturas en mi mano derecha y también por un desgarro en el bíceps. Las (buenas) peleas vendrán porque no le tengo miedo a nadie, ni tampoco huiré de nadie”.

Wilder, de 31 años y 2,01 metros de estatura, anestesió en el octavo asalto al también norteño Chris “La Pesadilla” Arreola, el 16 de julio pasado, en la misma instalación donde enfrentará a Washington, durante la cuarta defensa del título del CMB.

“Elegimos a Wawrzyk y ahora a Washington porque solo un hombre loco regresaría a la acción competitiva frente a un asesino (un peleador de la elite) después de una lesión”, añadió Wilder. “Eso es estúpido. Y todos sabemos que el boxeo es un negocio primero. No importa lo que quieran ver los fanáticos, ya que este deporte comenzó y sigue siendo un negocio. El que no lo entienda está lejos de la realidad y no tendrá un buen futuro”.

Nacido en Tuscalosa, Alabama, Wilder ha expresado su deseo de unificar cinturones con Joseph Parker (22-0-0, 18 KOs), monarca de la Organización Mundial (OMB), quien enfrentará al inglés Hughie Fury (20-0-0, 10 KOs), el 1 de abril, en Auckland, Nueva Zelanda.

También aseguró que si Fury sale con el brazo en alto podría ocupar el puesto de Parker, añadiendo a la ecuación que él (Wilder) derrote a Washington.

Pero como parte de su objetivos, Wilder tampoco descarta rivalizar contra el vencedor entre el inglés Anthony “Femy” Joshua (18-0-0, 18 KOs) y el ex múltiple campeón ucraniano Wladimir “El Dr. Martillo de Hierro” Klitschko (64-4-0, 53 KOs), quienes el 29 de abril disputarán en Londres la faja pesada de la Federación Internacional (FIB), que posee el británico.

En su análisis, Wilder elogió al grupo que guía sus pasos, porque “tengo un equipo establecido en el que confío plenamente, porque me ha ayudado a establecerme. Y mientras todos estemos en la misma dirección y buscando los mismos objetivos, no importa lo que otros puedan pensar o sentir respecto a la forma que hacemos las cosas”.

Hijo de afronorteamericano y madre de ascendencia mexicana, Washington, quien vive en Vallejo, California, viene de imponerse por nocaut en el cuarto episodio al veterano de 46 años Ray Austin, durante el cartel efectuado el 16 de julio en la Legacy Arena, donde Wilder apabulló a Arreola.

“Cometió un gran error al elegirme como rival y va a tener una sorpresa, al igual que todos los boxeadores que me enfrentan”, dijo Washington al sitio BoxingScene.com. “(El resultado) será muy humillante para él. Tengo ganas de ir a su patio trasero y conseguir una victoria como lo hice la última vez que estuve ahí. Es mi primera oportunidad de luchar por un título mundial y no la voy a desaprovechar ”.

Durante su juventud, Washington jugó tenis y sirvió como mecánico de helicópteros en la Armada de Estados Unidos de 2000 a 2004. Después se enroló en el fútbol americano y participó con el equipo de la Universidad del sur de California. Posteriormente firmó profesional y tuvo esporádicas actuaciones en los entrenamientos con los Seattle Seahawks y los New York Buffalo Bills. En 2012 inició su carrera en el deporte de los puños.

Facebook Comments