El gemelo Jermall Charlo deja el título y salta a los medianos -Presionado por la báscula, y también por razones sentimentales, el gemelo Jermall Charlo decidió abandonar el título súperwelter de la Federación Internacional (FIB) e incursionar en los medianos, la división inmediata superior.

Al exponer las causas que lo condujeron a tomar la decisión, Charlo (25-0-0, 19 KOs) aseguró en un comunicado que “cada día me cuesta más dar el peso (…) y no me gustaría enfrentarme a mi amigo (el cubano) Erislandy Lara”, súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Internacional (OIB) en las 154 libras.

En la nota publicada por Premier Boxing Champions (PBC), Charlo, de 26 años, resaltó que su objetivo inmediato es “perseguir mayores retos y conquistar también el título mundial en la categoría mediana. La idea de convertirme en doble monarca es un gran objetivo para mí”.

Aunque Jermall no hizo mención a su hermano “Ironman” Jermell (28-0-0, 13 KOs), dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB), ambos han reiterado que nunca se enfrentarían en un combate sobre el cuadrilátero.

En lo que se vislumbra fue su último pleito en los ligeromedianos, Jermall anestesió a su coterráneo y retador obligatorio Julian “JRock” Williams, el 10 de diciembre, en el Galen Center, de Los Angeles, California, donde el vencido fue a la lona en el segundo y dos veces más en el quinto asalto, cuando el árbitro Wayne Hedgpeth detuvo las acciones.

Un hecho inusual ocurrió momentos después de concluir el pleito, pues el público comenzó a abuchear a Charlo, quien había triunfado en forma convincente, sin trampas, gracias a sus habilidades y poder en los puños.

La actitud del “respetable” se debió a que Williams después de recuperarse del nocaut, se había trasladado hacia la esquina de Charlo para felicitarlo, pero éste en un gesto de total arrogancia y falta de deportivismo, rechazó el saludo de su adversario.

Lamentablemente, y en una actitud reprobable desde todo punto de vista, una parte de los espectadores lanzó pomos plásticos de agua y otros objetos al ensogado, al tiempo que se incrementaba la rechifla cuando los altavoces ofrecieron el resultado final, que daba ganador a Charlo por la vía del KO a los 2:06 minutos del quinto round.

“Le dije que no deseaba sus felicitaciones, lo que esperaba era oir una disculpa (por las supuestas declaraciones de Williams)”, dijo molesto Charlo. “No me importa lo que ellos (los fanáticos) digan de mí, yo lo dejé (al rival) sin sentido. Voy a seguir trabajando duro”.

Anteriormente, Charlo había derrotado unánime al estadounidense y ex monarca del orbe Austin “No Dudas” Trout, el 21 de mayo, en el hotel y casino Cosmopolitan, de las Vegas, donde hizo la segunda defensa del cinturón de las 154 libras.

“Habló mucho y me despreció todo este tiempo hasta el día de la pelea”, añadió Charlo al explicar su actitud hacia Williams. “Merezco respeto porque soy el campeón del mundo y de ahí que no acepté sus excusas.

Charlo obtuvo la faja de la FIB al anestesiar en el tercer episodio a su compatriota Cornelius “K9” Bundrage, el 12 de septiembre de 2015, en el Foxwoods Resort, de Mashantucket, Connecticut, donde el derrotado fue a la lona en el 1ro, el 2do y dos veces más en el 3ro, lo que obligó al árbitro Johnny Callas a finalizar el duelo.

Facebook Comments