“El Matador” Mayorga regresa en franco desafío -Alarmado, me pregunto ¿dónde estaba el nicaragüense Ricardo Mayorga el 17 de diciembre, cuando el legendario Bernard Hopkins fue víctima de los puños de Joe Smith, en el Forum, de Inglewood, California? ¿Tenía apagado el televisor?

Las penosas imágenes del “Verdugo” Hopkins cayendo fuera del encordado por los potentes golpes de Smith debían resultar una enseñanza para “El Matador” Mayorga, también de edad avanzada, y lejos de sus mejores años en el boxeo, aunque caprichoso como el norteño intenta regresar después de un prolongado retiro. Pero nadie escarmienta por cabeza ajena. Ni lo hizo Hopkins ni tampoco ahora el centroamericano.

Con 43 años y un anterior combate en agosto de 2015, Mayorga anunció con alegría inusitada que peleará el 1 de abril en Managua, capital de Nicaragua, en duelo previsto en la división súper mediana y frente a un adversario mexicano por definir.

Ante la sorpresa de tirios y troyanos, Mayorga precisó que no tiene que ver con necesidades económicas, sino con la intención de ¿conquistar? otro título mundial. ¿Estará bien de la cabeza?

“Yo no estoy regresando por falta de dinero, yo estoy bien, peleo por honor, quiero demostrarle a mi hijo que puedo ser campeón del mundo”, dijo Mayorga, en rueda de prensa en el Casino Nicaraos, de Managua, que fue organizada por la compañía Búfalo Boxing Promotions.

Con una larga lista de acontecimientos controversiales, que entre otros incluye fumar dentro del cuadrilátero, ser acusado de violación o protagonizar peleas callejeras, la pelea de Mayorga tiene ribetes de contrasentido, porque vuelve a colocar en la balanza el riesgo de una lesión para alguien que nada debe hacer sobre el ensogado.

Mayorga (31-9-1, 25 KOs) fue noqueado en el sexto asalto en su anterior compromiso por el estadounidense Shane “Sugar” Mosley, el 29 de agosto de 2015, en El Forum, de Inglewood, California, donde el nicaragüense pesó 165 libras y su oponente 159.

Exhibiendo pésimas condiciones físicas y ajustándose a lo que la mayoría presagiaba, Mayorga, entonces con 41 años, recibió gran castigo hasta el fatídico sexto episodio, cuando el árbitro Raúl Caíz Jr. decretó el fin de las acciones.

Aunque ya ambos se habían retirado en varias ocasiones, el morboso interés – y el circo mediático que generó el duelo- provenía del enfrentamiento previo entre ambos, efectuado en septiembre de 2008, cuando Mosley aplicó el cloroformo a Mayorga en el duodécimo asalto, en el Home Depot Center, de Carson, California, donde disputaron la faja vacante Internacional de la Asociación Mundial (AMB) en las 154 libras.

Pero si en este momento es un desatino la decisión de Mayorga de colocarse los guantes nuevamente a riesgo de su salud, no está exenta de responsabilidad la promotora Bufalo Boxing Promotions, que lo secunda en el empeño.

“Vamos a dar el apoyo que se merece a Ricardo, porque ha sido una de las más grandes gorias en la historia del boxeo nicaragüense”, dijo el ex doble campeón mundial Rosendo Alvarez, principal directivo de la promotora. “Estuvo involucrado en las peleas más grandes en la historia nuestra, cuando enfrentó a Tito Trinidad, Oscar De La Hoya, Fernando Vargas y Vernon Forrest, cuando éste era el mejor libra por libra del mundo”.

Mayorga conquistó la faja welter de la Asociación Mundial (AMB), al anestesiar en el quinto episodio al guyanés Andrew Lewis, en pelea revancha efectuada el 30 de marzo de 2002, en la ciudad de Reading, Pensilvania.

Habían empatado en el choque previo, por un impacto de cabezas accidental, que obligó a suspender el combate en el segundo asalto, el 28 de julio de 2011, en el Staples Center, de Los Angeles, California.

Tras vencer a Lewis, “El Matador” Mayorga unificó su corona de la AMB con la de la del Consejo Mundial (CMB), que estaba en poder del estadounidense Vernon “La Víbora” Forrest, a quien propinó impactante nocaut en el tercer asalto, el 25 de enero de 2003, en Temecula, California.

“Estoy corriendo de lunes a sábado, estoy corriendo 54 kilómetros por semana”, aseguró Mayorga ante los periodistas, la mayoría con cara de asombro e incredulidad ante lo que escuchaban. “Lo importante es tener oxígeno para volver a pelear”.

¿Ud., querido lector, le cree? Al margen de que sea verdad, Mayorga no debe exponerse a recibir más castigo del que ya acumula su desgastada anatomía.

Ricardo Mayorga y el ex doble campeón mundial Rosendo Alvarez

Facebook Comments