“El Rey Salomón” Guzmán despide el año -Mientras el entrenador puertorriqueño Héctor Bermúdez afirma que el dominio técnico es la principal cualidad de su discípulo, el campeón mundial de República Dominicana Jonathan Guzmán, los 22 rivales consecutivos que han caído por la vía del sueño aseguran que tiene puños de acero.

Ahora el “Rey Salomón” Guzmán (22-0-0, 22 KOs) despide el año frente al nipón Yukinori Oguni (18-1-1, 7 KOs), quien intentará despojarlo del máximo cinturón de la Federación Internacional (FIB) en las 122 libras, en pleito previsto en la Shimazu Arena, de la ciudad de Kyoto, ubicada en la parte central de la isla de Honshu

Para el quisqueyano Guzmán será la segunda incursión a territorio japonés, pues en julio último derrotó por nocaut al local Shingo Wake, en la Edion Arena, de Osaka, donde disputaron la faja vacante de la FIB.

En esa ocasión, Guzmán, de 27 años, propinó cuatro caídas a Wake durante el combate, hasta que el árbitro estadounidense Wayne Hedgpeth decidió acabar las acciones, a los 2:16 minutos del undécimo asalto.

Después se supo que la potencia demoledora de los puños de Guzmán, quien de hecho se convirtió en el sexto monarca mundial de su país en la división, había provocado la fractura de tres costillas y la mandíbula de Wake.

Pero la alegría se trocó en tristeza infinita cuando Guzmán llegó a su natal República Dominicana, donde detectó que en el aeropuerto le habían robado los 70 mil dólares que había ganado durante la pelea.

“Me robaron mi dinero en el aeropuerto”, dijo entonces Guzmán y a continuación explicó que llevaba en una mano un maletín con el cinturón mundial y en la otra, la maleta manual donde se encontraba el dinero, que guardaba en una caja de regalo. “Luego de salir del aeropuerto, al revisar la maleta, me di cuenta que la caja estaba, pero el dinero no”.

Ahora Guzmán asegura que tras hacer una base de entrenamiento en Boston, Estados Unidos, se encuentra en excelente forma competitiva y totalmente enfocado en la primera defensa del título.

Refirió que será un pleito muy fuerte y exigente ante un rival también en gran condición física, que a su favor tendrá el respaldo total del público y está ansioso por conquistar la faja de las 122 libras.

“Pero me siento muy positivo y seguro que Dios mediante voy a terminar la pelea en cualquier momento”, dijo a la revista Ring Magazine. “Creo que Oguni es un púgil de buena defensa y excelentes movimientos, que dará lo mejor de sí no solo para ofrecer un buen espectáculo, sino para ganar la pelea”.

Oguni, 28 años, acumula ocho victorias y un empate en sus últimos nueve pleitos, desde que cayó por la vía del sueño precisamente ante Wake, el 10 de marzo de 2013, en Kobe, donde disputaron el cetro de Asia-Pacífico en los súper gallos

Facebook Comments