Hopkins vuelve al ring a desafiar el peligro -Que se conozca, el veterano púgil estadounidense Bernard Hopkins nunca ha practicado deportes extremos. No es paracaidista. Ni piloto de Fórmula-1. Tampoco alpinista. O de motocross. Igualmente nunca ha surfeado sobre grandes olas. Ni se ha lanzado carente de un tanque de oxígeno a las profundidades del océano. No. Su única afición durante casi tres décadas ha sido el boxeo.

Pero a pocos meses de cumplir 51 años, “El Alien” Hopkins es adictivo al peligro como aquellos arriesgados “deportistas”, que buscan desplazar la adrenalina a grandes velocidades y ponen al límite las contracciones del músculo cardiáco, sin preocuparse por las consecuencias.

Aunque por su extraordinaria trayectoria, Hopkins ya tiene un lugar seguro entre los inmortales de la disciplina, el veterano boxeador estadounidense ha decidido efectuar un combate antes de colgar los guantes definitivamente. ¿Su rival?: Joe Smith Jr. ¿Fecha?: 17 de diciembre. ¿Lugar?: El Foro, de Inglewood, California.

“Queremos que esto sea la fiesta del retiro de Bernard Hopkins”, dijo Oscar De La Hoya, director ejecutivo de Golden Boy Promotions, a la cadena ESPN. “Será una semana de actividades para celebrar su gran carrera”.

Sin dudas, una sólida carrera que se resume en 55 triunfos, 32 antes del límite, con siete reveses y varios títulos de la divisiones mediana y semipesada, así como el histórico reconocimiento al peleador más longevo con una faja mundial.

Vale señalar que en septiembre de 2001, Hopkins le arrebató el invicto al puertorriqueño Félix “Tito” Trinidad, a quien noqueó en el duodécimo asalto, lo que significó que Hopkins aglutinara tres fajas de las 160 libras simultáneamente.

Tres años después y con otras cuatro victorias más, “El Verdugo” Hopkins (pseudónimo que utilizaba por aquella época), demolió en el noveno asalto al propio De La Hoya, el 18 de septiembre, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde se hizo rey de la división, al conquistar el cinturón de la OMB que poseía el llamado “Golden Boy”.

La racha de triunfos de Hopkins perduró por 26 combates, en los que obtuvo 24 éxitos, un empate y una pelea sin resultado (NC) en 1998. Fue el norteño Jermain Taylor el que logró el milagro de detener la racha, al doblegar por fallo dividido a Hopkins, el 16 de julio de 2005, en el MGM Grand, de la Ciudad de los Rascacielos.

Pero para que no quedaron dudas sobre el resultado, Taylor venció unánime a Hopkins en la revancha, que le permitió retener tres de las fajas (AMB, CMB y OMB) de las 160 libras, pues no estuvo en disputa la de la FIB.

Ahora Hopkins regresa, después de dos años sin escalar el cuadrilátero, desde que lo venció unánime el ruso Sergey Kovalev, el 8 de noviembre de 2014, en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey, donde el europeo añadió los títulos de la AMB y de la FIB del norteño, al de la OMB que ostentaba, todos en la categoría semipesada (175 libras).

Pero a Hopkins no le preocupan la edad, el tiempo que ha permanecido alejado de la actividad competitiva, ni mucho menos las críticas referidas a un posible trauma cerebral, después de tantos años recibiendo castigo, aunque ha sido un peleador de excelente defensa, que neutralizó en múltiples peleas la pegada de sus rivales.

“Muchas personas insisten en analizar mi edad, la trayectoria y los títulos”, dijo Hopkins con vehemencia al diario USA Today. “Pero yo estoy enfocado en una sola cosa: noquear a Joe Smith”.

Nacido el 25 de febrero de 1989, cuatro meses después del debut y primer revés profesional de Hopkins, Smith Jr. (22-1-0, 18 KOs) suma 16 victorias, desde que sucumbió por la vía del sueño en el cuarto asalto ante Eddie “El Trueno” Caminero, el 7 de agosto de 2010, en Brooklyn, Nueva York. A partir de ahí, Caminero ha sufrido seis reveses en línea, cinco de ellos antes del límite.

“El ´Alien´se retiró, pero al ´Verdugo´ le falta un combate más”, añadió Hopkins al influyente rotativo estadounidense. “Y Joe Smithr Jr. conocerá el duro camino que le espera por lo bien que me he preparado para mi pleito de despedida”.

A los 46 años, cuatro meses y seis días de nacido, exactamente el 21 de mayo de 2011, Hopkins se convirtió en el campeón mundial más viejo del boxeo, tras imponerse unánime al canadiense Jean Pascal en el Bell Centre de Montreal. Su récord lo llevó hasta los 48 años, 9 meses y 11 días al derrotar al alemán Karo Murat, en el Boardwalk Hall de Atlantic City, New Jersey.      

Para algunos, el regreso de Hopkins es una locura. Pero el nacido el 21 de enero de 1965, en Filadelfia, disfruta con la decisión, haciendo caso omiso que podría tener nefastas consecuencias para su salud, tanto en el presente como en el futuro.

“El Verdugo” Hopkins está de vuelta. Ojalá no haya que lamentarlo.

Facebook Comments