Aunque hace poco tiempo el ucraniano Vasyl Lomachenko tuvo un fuerte tropiezo en su carrera, al sucumbir frente al estadounidense Teófimo López en octubre del pasado año, recuperó parte de su prestigio al anestesiar al japonés Masayoshi Nakatani, en junio último, ambos pleitos en Las Vegas.

Doble campeón mundial amateur y también con par de coronas en las filas rentadas, “Hi-Tech” Lomachenko (15-2-0, 11 KOs) intenta regresar a la clasificación de los mejores púgiles libra por libra (P4P), pero en ese propósito tendrá que pasar por encima del africano Richard Commey, ex monarca en la división de 135 libras.

Al igual que “Loma”, como igualmente se conoce al ucraniano, asentado en Oxnard, California, “RC” Commey (30-3-0, 27 KOs) fue víctima de los puños de “El Brooklyn” López, quien anestesió al ghanés en el segundo asalto, en diciembre de 2019, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde la corona cambió de propietario, en la segunda defensa del africano.

Al referirse a la legendaria instalación de la Gran Manzana, Lomachenko recordó que allí han tenido lugar grandes momentos en su trayectoria profesional: “Siempre es especial cuando peleo en el Madison Square Garden, que ha sido sede de legendarias batallas del boxeo”, afirmó.

En cuanto a su rival, Lomachenko dijo que el ghanés, asentado en el Bronx, de la “capital del mundo”, es un rival que no subestimo, espero que se presente en sus mejores condiciones y me he preparado para lo que traiga este 11 de diciembre”.

El zurdo Lomachenko parte como gran favorito, pero Commey lo aventaja en casi seis pulgadas en la extensión de sus brazos, por lo que el europeo tendrá que combatir en la corta distancia para contrarrestar el alcance de los puños de su oponente.

“Después del fracaso ante López, mi propósito es convertirme en campeón mundial por segunda ocasión”, dijo Commey. “Y esta pelea contra Lomachenko me acercará un paso más a ese objetivo”.

En su más reciente ascenso al ring, Commey aplicó el cloroformo en el sexto episodio al dominicano Jackson “El Fénix” Marinez, en la llamada “Burbuja” del lujoso hotel y casino MGM Grand, de la Ciudad del Pecado.

“Sé que la mayoría de la gente considera que tengo pocas oportunidades de derrotar a Lomachenko, pero le demostraré a todos que están equivocados y haré que Ghana se sienta orgullosa de mí una vez más”, afirmó Commey.

Por su parte, Lomachenko expresó que lo sorprendió el triunfo de George Kambosos Jr. ante Teófimo López, el 27 de noviembre, en el Madison Square Garden, donde el australiano, tras fallo dividido, se apropió de las fajas de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y las de la Federación Internacional (FIB) y de la Organización Mundial (OMB), en las 135 libras.

En cuanto al ganador, Lomachenko, que ocupa el primer lugar en las clasificaciones del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB), reconoció que su objetivo ahora es capturar algunos de los cinturones de la división ligera.

“Esa es mi motivación”, dijo Lomachenko a Sky Sports. “Por supuesto, quiero la pelea contra Kambosos Jr., pero antes debo resolver el combate contra Commey. Mi enfoque total está en esta pelea del 11 de diciembre. Después de esa pelea, podré hablar sobre mi futuro. Si salgo vencedor, como espero, veremos entonces si ocurre la pelea con Kambosos”.

Commey, que ocupa el cuarto puesto en el ranking de la Organización Mundial (OMB) y el quinto en el de la Federación Internacional (FIB) y en el del Consejo Mundial (CMB). conquistó el título ligero de la FIB, al detener en solo dos asaltos al ruso Isa Chaniev, en febrero de 2019, en Frisco, Texas.

Facebook Comments