Una de las mayores virtudes de los grandes boxeadores de la historia ha sido la confianza que han tenido en sí mismos, al margen de sus habilidades, pegada, preparación física, defensa y otras cualidades imprescindibles para llegar e incluso mantenerse en la cúspide.

Y esa alta estima la exhibe el mexicano Isaac “Pitbull” Cruz en los días previos a su trascendental pleito contra el talentoso zurdo estadounidense Gervonta “El Tanque” Davis, con quien cruzará guantes el domingo 5 de diciembre, en el Staples Center, de Los Ángeles, y transmisión por la cadena Showtime, además del imprescindible Pago-Por-Ver (PPV).

Oriundo de la delegación Magdalena Contreras, en la Ciudad de México, Cruz, de 23 años, ha recibido innumerables elogios por la fortaleza de sus impactos y no faltan los que lo comparan con Mike Tyson por la potencia y explosividad de sus golpes, ofensiva sin piedad y brutal ataque.

De acuerdo con su trayectoria, tanto amateur como profesional, Cruz posee dos puños que hacen gran daño a los rivales, principalmente con el gancho de izquierda, que meticulosamente coloca en la anatomía de los que enfrenta.

Al comentar sobre el pleito versus Davis, Cruz en una conferencia virtual dijo que “será una gran pelea y estoy listo para sorprender al mundo y convertirme en la próxima estrella en el panteón de campeones mexicanos del boxeo. Estoy listo para ofrecer un gran espectáculo. Hubo una amplia gama de sentimientos cuando supe que tenía esta pelea, pero sobre todo, me motivó mucho para estar listo para esta oportunidad”.

Cruz suma 17 victorias y un empate en las últimas 18 peleas. En la más reciente se impuso por unanimidad en 10 asaltos al ex campeón mundial Francisco “El Bandido” Vargas, el 19 de junio pasado, en Houston, Texas.

“El siempre va hacia adelante y yo también”, añadió en el tele encuentro con los periodistas. “Es como cuando dos autos avanzan uno hacia el otro y al final chocarán. Esa es la forma en que puedo describirlo”.

Ubicado en el segundo puesto de la clasificación de peso ligero de la Federación Internacional (FIB), octavo en el de la Asociación Mundial (AMB), noveno en la Organización Mundial (OMB) y undécimo en el Consejo Mundial (CMB), Cruz solo ha perdido un pleito en las filas rentadas.

Fue en el sexto ascenso al cuadrilátero, en revés unánime en ocho asalto ante su coterráneo Luis Miguel “Magu Lobo” Montano, el 6 de febrero de 2016, en la Arena Coliseo de Ciudad México, la capital azteca.

“No estoy confiado de ninguna manera, pero Gervonta no ha peleado con nadie con mi estilo y con mis características”, precisó Cruz. “Estamos trabajando muy duro para asegurarnos de que mi estilo funcione lo mejor posible “.

Pero Cruz debe ser consciente que no se enfrenta a un púgil más. Davis es un zurdo que lo aventaja en alcance y estatura. Y, además, golpea con la potencia de un miura, es excelente boxeador, con buena y velocidad vertiginosa en sus desplazamientos.

Junto a ello, Davis ha aplicado el cloroformo a 24 oponentes, a 16 de ellos en forma consecutiva, desde que hace ocho años venció en forma unánime (los tres jueces votaron 60-52) al mexicano Iván Meráz (64-60-3, 41 KOs), en la ciudad de Biloxi, Mississippi.

Al comentar sobre el venidero pleito, Davis expresó que respeta a Cruz por haber dado un paso al frente, pero “todos saben que siempre subo al cuadrilátero buscando el nocaut y es exactamente lo que haré en esta pelea”.

Para su anterior combate, Davis saltó dos divisiones, de 130 a 140 libras, Y venció por nocaut en el décimo asalto al combativo mexicano Mario “El Azteca” Barrios, al que arrebató la faja regular de la Asociación Mundial (AMB) en la división ligera, el 26 de junio, en la State Farm Arena, de Atlanta, Georgia. El triunfo lo convirtió en monarca en tres divisiones, antes en pluma (126) y súperpluma (130).

Cuatro años atrás, el 14 de enero de 2017, Davis, entonces con 22 años y tres meses, se convirtió en el estadounidense más joven en tener una faja mundial, al aplicar el cloroformo en el séptimo asalto, al puertorriqueño José “El Francotirador” Pedraza, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el boricua hacía la cuarta exposición del centro de las 130 libras.

Sin embargo, siete meses después el norteño perdió el título por incumplir con la báscula, un día antes de enfrentar al costarricense Francisco Fonseca, a quien noqueó en el octavo round, el 26 de agosto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Como prueba de la potencia de sus puños, el zurdo Davis obtuvo otro cinturón mundial, el de súper campeón de la AMB, que se encontraba en poder del argentino Jesús “El Jinete” Cuéllar, al que derrotó por nocaut técnico en el tercer episodio, el 21 de abril de 2018, en el Barclays Center. Durante la pelea, el sudamericano besó la lona en el segundo y par de veces en el tercero, cuando el árbitro Benjy Estevez finalizó las acciones.

El pasado año y gracias a sus habilidades y fortaleza en sus impactos, Davis se alzó con la faja de peso ligero (135 libras) de la AMB, al anestesiar en seis asaltos al mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz, el 21 de octubre del pasado año, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, donde solamente marcó 129 libras y media en la báscula el día previo.

El pleito entre Davis, de 27 años y nacido en Baltimore, Maryland, y Cruz hubo que concretarlo después que Rolando “Rolly” Romero (14-0-0, 12 KOs) fue retirado de la cartelera, y se encuentra en investigación policial luego de recibir una acusación de agresión sexual por Izabel Zambrano, quien alega que el incidente ocurrió aproximadamente dos años atrás.

Facebook Comments