Es difícil, en infinidad de ocasiones, cometer el mismo error y obtener resultados diferentes. Podría ser la moraleja que no tuvo en cuenta el argentino Brian Castaño al aceptar enfrentarse por segunda vez al gemelo estadounidense Jermell Charlo, en duelo de unificación, en febrero de 2022, en Houston, Texas.

Quizás por exceso de confianza o porque está convencido de que el pleito anterior debió finalizar en victoria para él, “El Boxi” Castaño (17-0-2, 12 KOs) aceptó nuevamente ir a la cueva del león (Houston), lugar de nacimiento de su rival y con notable influencia en los jueces, como se demostró en el primer pleito, donde dos votaciones estuvieron alejadas a lo sucedido dentro del cuadrilátero.

En julio pasado, Castaño, monarca de la Organización Mundial (OMB) y “El Hombre de Hierro” Charlo (34-1-1, 18 KOs), campeón en tres organismos, el Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), cruzaron guantes en un intento de unificar las cuatro coronas, en el AT&T Center, de San Antonio, Texas.

El intenso respaldo del público al boxeador local influyó, como ocurre con demasiada frecuencia, en las boletas de la terna arbitral, de acuerdo con la mayoría de analistas que observaron el intenso combate, favorable al sudamericano en la mayoría de impactos (173 por 151) y, sobre todo, en los golpes de poder: 164 por 98.

A pesar de ello, el puertorriqueño Nelson Vázquez (117-111) vio ganar ampliamente al norteamericano, en tanto el estadounidense Tim Cheatham dio empate a 114, mientras Steve Weisfeld, también norteamericano, se inclinó por Castaño con boleta de 114-113.

Esperar un cambio de mentalidad en los oficiales, aunque ahora serán otros, es para Castaño como jugar a la ruleta rusa, cuando en la revancha están en disputa nuevamente los cuatro cinturones más importantes de la categoría.

Después del pleito, que hizo méritos para estar entre los candidatos a Mejor Pelea del Año, Castaño mostró su disconformidad con la decisión, un criterio que ha sostenido a lo largo de estos meses.

“Fue un duro combate”, expresó Castaño, de 32 años y nacido en la localidad de Isidro Casanova, en la provincia de Buenos Aires, la capital argentina. “Siento que fui robado. Eso es lo que siento con ese resultado”.

El enfrentamiento entre Charlo y Castaño tendrá ribetes históricos para el ganador, pues nunca antes algún boxeador de las 154 libras fue el rey indiscutido de la categoría.

Ahora, solo dos meses más tarde, Charlo (34-1-0, 18 KOs) y Castaño (17-0-1, 12 KOs) buscarán también adueñarse de los cuatro títulos de los súper welters, un acontecimiento con ribetes históricos, pues nunca antes algún boxeador fue el rey indiscutido de las 154 libras.

Como prueba de lo excepcional que resulta que un solo boxeador posea los cuatro títulos, basta decir que desde 1988, que se oficializó la OMB como organismo rector, sólo diez púgiles -seis hombres y cuatro mujeres- han tenido en su poder las cuatro fajas de mayor prestigio.

En la relación masculina aparecen tres estadounidenses: Bernard “El Extraterrestre” Hopkins, Jermain “Malas Intenciones” Taylor y el invicto zurdo Terence “El Cazador” Crawford, los dos primeros en la división mediana y el último en la súper ligera. Junto a ellos están el ucraniano Oleksandr “El Gato” Usyk, en los cruceros, el escocés Josh Taylor, el tercero que lo hace en las 140 libras, y el más reciente, el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, en las 168 libras..

El grupo femenino lo integran la colombo-noruega Cecilia “La Primera Dama” Braekhus (welter, 2014), la estadounidense Jessica “CasKILLA” McCaskill (derrotó dos veces a Braekhus en 2020), la irlandesa Katie Taylor  (ligero, 2020) y la también norteamericana Claressa “T-Rex” Shields, quien ha logrado la gigantesca hazaña en dos categorías: mediana (2019) y súperwelter (2020).

Hace pocos días, el 6 de noviembre, Canelo (57-1-2, 39 KOs) se convirtió en rey de los súpermedianos, tras aplicar el cloroformo en el undécimo asalto, al entonces invicto estadounidense Caleb “Manos Dulces” Plant (21-1-0, 12 KOs), en la sala Grand Garden, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Castaño obtuvo el cinturón de la Organización Mundial (OMB), el pasado 13 de febrero, cuando se impuso por decisión arbitral al zurdo brasileño Patrick Teixeira (31-2-0, 22 KOs), en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California.

Tres años antes, el 10 de marzo de 2018, “Ray Sugar”, como también se conoce a Castaño, se apropió de la faja de la AMB en las 154 libras, al noquear en un duodécimo asalto al local Cedric “Titi” Vitu, el 10 de marzo de 2018, en Francia, donde el argentino detuvo la racha de 11 victorias del peleador local.

El único fracaso de Charlo lo sufrió por unanimidad a expensas de su coterráneo Tony “El Súper Malo” Harrison, el 22 de diciembre de 2018, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el derrotado hizo la cuarta defensa de la corona del Consejo Mundial (CMB).

Un año después, el 21 de diciembre de 2019, Charlo recuperó la faja, al aplicar el cloroformo a Harrison en el undécimo episodio, en Ontario, California, donde antes derribó a su rival en el segundo.

Facebook Comments