Con el objetivo de promocionar sus carreras, la gran mayoría de los púgiles constantemente lanzan insultos a los rivales, igualmente a los que ocupan una posición relevante dentro de su división e incluso a aquellos que ostentan las coronas mundiales. Pero hay excepciones…

En ese casi exclusivo grupo se encuentra el campeón mundial estadounidense José Carlos Ramírez (26-0-0, 17 KOs), a quien puede considerarse un “rara avis” en el mundillo del boxeo, por mantenerse alejado de los dimes y diretes que caracterizan a sus colegas, lo que ha sido para este descendiente de mexicanos, un factor adverso en la comercialización de su carrera, a pesar de sus indiscutibles triunfos sobre el cuadrilátero.

Conocido por el pseudónimo de “El Jaguar”, Ramírez tendrá un difícil compromiso este 22 de mayo ante el escocés Josh “El Tornado de Tartán” Taylor (17-0-0, 13 KOs), en un duelo que convertirá al ganador en dueño de los cuatro títulos de la división súperligera: CMB, AMB, FIB y OMB.

Ramírez, nacido hace 28 años, en Avenal, California, evidenció su humildad y modestia durante una rueda de prensa, en la que también participó Taylor, en El Teatro del Virgin Hotel, de Las Vegas. Allí no hubo ofensas recíprocas durante el encuentro, pero tras apagarse las cámaras de filmación y retirarse los medios, el europeo lanzó diatribas al norteño.

“(Taylor) es un tipo falso”, dijo Ramírez, al referirse a las críticas que le hizo el zurdo escocés momentos después del encuentro con los periodistas. “Eso es lo bueno de mí: soy real frente a las cámaras y también cuando no estoy cara a cara con mi oponente”.

Al comentar sobre las palabras del europeo, Ramírez señaló que si Taylor “está dispuesto a faltarle el respeto a un chico que ha llegado tan lejos, estoy seguro que le faltará el respeto a cualquier otro”.

Hace nueve meses, en su anterior ascenso al cuadrilátero, Ramírez se impuso por fallo mayoritario al ucraniano Viktor “El Hombre de Hielo” Postol (31-3-0, 12 KOs), en La Burbuja, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Las votaciones fueron de 115-113, 116-112 y 114-114.

Aunque mantuvo imbatido su récord profesional y la faja de la OMB, Ramírez no tuvo un gran desempeño y sufrió más de lo previsto para doblegar por fallo mayoritario a Postol, en choque efectuado el 29 de agosto, en el Centro de Conferencias, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

“Algunos periodistas y fanáticos británicos me han dicho que Taylor es un tipo terrible”, afirmó Ramírez, quien ha sobresalido en su vida personal por su apoyo a resolver las necesidades de la comunidad donde nació, “Yo no lo supe hasta ahora. Y verdaderamente no me desconcierta, pero pude percatarme que es un hipócrita”.

Ramírez conquistó la faja de las 140 libras del CMB en marzo de 2018, cuando dispuso unánime del estadounidense Amir “El Joven Maestro” Iman (22-3-0, 19 KOs), en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York. Al siguiente año obtuvo la de la OMB, al noquear en el sexto asalto a su compatriota norteño Maurice “Mighty Mo” Hooker (27-2-3, 18 KOs), el 27 de julio de 2019,en Arlington, Texas.

“Es una gran oportunidad y me siento muy bendecido”, dijo Ramírez, cuando faltan pocos días para el histórico combate, que convertirá al vencedor en el primer mexicano o escocés con cuatro fajas en una misma división. “Siento que es un gran honor estar donde estoy y tengo mucha inspiración. Esta pelea traerá mucho orgullo a mi familia, a mi gente y a mi país. Es algo que le dará gloria a los que represento y casi puedo saborearlo (el triunfo)”.

TAYLOR: “ESCOCIA Y YO ENTRAREMOS EN LA HISTORIA”

Taylor, de 24 años y nacido en Edimburgo, se apropió del cetro súper ligero de la FIB al imponerse unánime al bielorruso, radicado en Miami, Iván “La Bestia” Baranchyk (20-2-0, 13 KOs), el 18 de mayo de 2019, en Glasgow, Escocia, donde el visitante fue a la lona en par de ocasiones en el sexto y Taylor tuvo que someterse a un segundo pesaje, pues en el primer intento sobrepasó en dos onzas las 140 libras.

Cinco meses más tarde, Taylor recibió cerrado fallo mayoritario versus el zurdo estadounidense Regis “Rougarou” Prograis, en Londres, al que arrebató el título de súper campeón de la AMB.

“Realmente tengo muchos deseos que llegue el momento de subir al cuadrilátero”, afirmó Taylor. “Será una gran pelea y un logro enorme para mí si conquisto esta victoria, como estoy seguro ocurrirá. Entonces Escocia y yo entraremos en la historia”.

El peleador escocés reconoció que Ramírez tiene idéntico incentivo, pues si triunfo se convertirá en el primer peleador mexicano-estadounidense con cuatro cinturones: “él también desea tener ese bocado entre los dientes”, expresó Taylor en sentido figurado.

Afirmó que Ramírez es un púgil muy fuerte, que no da respiro y abruma con el ataque a sus oponentes. “Sé que lo deja todo sobre el cuadrilátero y le doy el respeto que se merece, pero considero que lo hago todo mejor que él. En todas sus peleas hace las mismas cosas, los mismos patrones y los mismos movimientos. Estoy realmente confiado en la victoria. No creo que haga algo nuevo”.

“Siempre creí que sería campeón mundial, un sueño que tuve desde que comencé en el boxeo”, dijo Taylor a la BBC. “Pero, imaginar que estaría luchando por convertirme en campeón mundial indiscutible, probablemente no lo pensé”.

En su más reciente ascenso a los encordados, Taylor, quien combate de guardia zurda, anestesió en el primer episodio al tailandés Apinun Khongsong, en Londres. Antes del pleito, el asiático se encontraba imbatido con 13 nocauts en 16 combates, pero todos frente a rivales de poca monta.

“Cuando piensas en peleas por títulos mundiales, siempre tienes en mente a las súper estrellas de este deporte”, añadió el púgil escocés. “Y ahora Josh Taylor participará en una pelea de esta magnitud y en busca de todos los títulos. Creo que llegó el momento de pellizcarme para darme cuenta que no estoy soñando”.

Facebook Comments