Con 39 años y una exitosa carrera, amateur y profesional, el zurdo cubano Erislandy Lara lejos de amilanarse por la edad, rebosa optimismo de cara al futuro. Haciendo válido ese pseudónimo que lo identifica durante su paso por el boxeo rentado (el “Sueño Americano”), Lara está aferrado al concepto que mientras tenga una ilusión en su corazón y la busque con tenacidad, su vida tendrá sentido.

Esa gran ilusión de Lara tiene como meta convertirse en uno de los “monstruos” del boxeo cubano de todos los tiempos, que se concretará si al fin de su trayectoria en este exigente deporte, es exaltado al Salón de la Fama del Boxeo Internacional, con sede en Canastota, Nueva York, donde su nombre estaría junto al de otros cinco extraordinarios púgiles de su país: Gerardo González (Kid Gavilán), José Nápoles (Mantequilla), Luis Manuel Rodríguez, Ultiminio Ramos (Sugar) y Eligio Sardiñas (Kid Chocolate).

Estimulado por alcanzar esa ambiciosa meta, el zurdo cubano Erislandy Lara por estos días demuestra mucho entusiasmo por el cercano debut en la división mediana, en la que enfrentará al estadounidense Thomas LaManna, el 1 de mayo, en el Dignity Health Sports Park, de Carson, California, donde estará en disputa el título vacante de la Asociación Mundial (AMB).

“Quiero ser un miembro del Salón de la Fama y uno de los mejores cubanos que jamás lo haya logrado”, dijo Lara a Play-Off Magazine. “Aunque quiero los combates más grandes posibles, primero debo ganar esta pelea frente a Thomas LaManna. Y después para que mi legado sea visto de esa manera, tengo que pelear contra los mejores (de la categoría)”.

El cinturón de AMB en las 160 libras quedó disponible cuando el japonés Ryota Murata (16-2-0, 13 KOs), que era el monarca regular fue ascendido a “súper campeón”, en tanto el inglés Chris Eubank Jr (29-2-0, 22 KOs), posee el título interino y chocará con su coterráneo Marcus Morrison (23-3-0, 16 KOs), también el 1 de mayo, pero en territorio británico.

Reconocido como uno de los púgiles con mejor técnica en las 154 libras (dejó la faja mundial de la AMB para probar suerte en los medianos), Lara tendrá un exigente camino en esta nueva categoría, en la que también reinan el kazajo Gennady “GGG” Golovkin y los estadounidenses Jermall “El Sicario” Charlo y Demetrius “Boo Boo” Andrade, dueños de las fajas de la Federación Internacional (FIB), del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB), respectivamente, y el astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez fue reconocido “Campeón Emérito” por el CMB.

En ese escabroso sendero para Lara, también aparece el jovencito e invicto mexicano Jaime Munguía (36-0-0, 29 KOs), quien ocupa la primera plaza en las clasificaciones del CMB y la OMB, el 4to en la FIB y el 6to en la AMB.

De cualquier manera, Lara está optimista de que su edad no es obstáculo y que se encuentra en magnífico estado de forma para continuar brillando en el boxeo, aunque es consciente que no le espera un camino de rosas, sino adversarios de elevada talento y resultados.

“Estoy muy emocionado de hacer mi debut en este 2021 y en una gran plataforma en vivo como lo es la cadena FOX”, dijo Lara, tras confirmarse el duelo. “Thomas LaManna es un peso mediano con mucha experiencia y me estoy tomando muy en serio esta pelea, como siempre hago”. 

Lara, que reside en Houston, Texas, señaló que desde hace varias semanas se encuentra en Las Vegas, donde efectúa las sesiones de entrenamiento bajo la asesoría del también cubano Ismael Salas. “En esta etapa de mi carrera, estoy en mayor acción, peleo por dentro y dejo volar mis manos. Voy a hacer una declaración en el ring, con un resultado por nocaut”.

En su anterior presentación, el 29 de agosto del pasado año, Lara, nacido en la oriental provincia de Guantánamo, se impuso unánime al estadounidense Greg “El Villano” Vendetti (22-4-1, 12 KOs), en el Microsoft Theater, de Los Ángeles, California, donde hizo la primera defensa del cetro de la AMB en peso súper welter (154).  

Poseedor de un estilo altamente eficiente en la defensa y con precisión milimétrica en la riposta, Lara estuvo cuatro años con la faja de la AMB. La obtuvo por fallo unánime ante Ishe Smith, en diciembre de 2014 y la perdió por cerrada decisión dividida ante el también norteño Jarrett Hurd, duelo que se llevó el reconocimiento de “Pelea del Año”, en 2018.

En ocasiones es criticado por su forma de pelear elusiva, aguardando el ataque de sus rivales para efectuar el contragolpeo. Lara se enfrascó en una guerra con Hurd, que a la postre se llevó la victoria, gracias a una caída del isleño en el asalto del adiós.

Las puntuaciones reflejan lo acontecido sobre el ring después de 12 intensos episodios: 114-113 (2) para Hurd y la otra por idénticos números para Lara, quien a partir de ahí suma dos triunfos y un empate con el argentino Brian “El Boxi” Castaño (17-0-1, 12 KOs), en marzo de 2019.

En el más reciente enfrentamiento, “Cornflake” (que no es ninguna “Palomita de Maíz”) LaManna, de 29 años y nacido en Nueva Jersey, anestesió en el quinto asalto al mexicano Juan de Jesús “El Aguado” Angulo, en Agua Prieta, Sonora, México, donde estuvo en disputa la faja vacante FEDECentro de la Asociación Mundial (AMB).

“Ha pasado mucho tiempo (desde el inicio en el boxeo) y ahora finalmente tengo la oportunidad de alcanzar el sueño de ser campeón mundial”, dijo LaManna, al referirse al enfrentamiento versus Lara. “He puesto mi corazón, mi sangre y mi alma en este deporte. La gente puede descartarme si quiere, pero al final del día no tengo dudas de que voy a ganar. Llegó mi hora”.

LaManna suma par de triunfos, pero antes sufrió también dos reveses, ambos el pasado año. En enero, el mexicano Jorge “Demonio” Costa (30-4-0, 27 KOs) le aplicó el cloroformo en el quinto capítulo en el Liacouras Center, de Filadelfia. Y siete meses más tarde, sucumbió por unanimidad ante el también estadounidense Brian “La Bala” Mendoza (19-1-0, 13 KOs), en el Microsoft Theater, de Los Ángeles.

Facebook Comments