Varias fuentes aseguran que el cubano Sullivan Barrera enfrentará en junio al talentoso púgil mexicano Gilberto Ramírez, en un pleito que podría catapultar al caribeño hacia los primeros puestos de la clasificación ligero pesada, pero también indicarle que llegó el momento de colgar los guantes definitivamente.

Según cercanos a las negociaciones, Barrera (22-3-0, 14 KOs) enfrentará al invicto “Zurdo” Ramírez (41-0-0, 27 KOs), ex monarca súper mediano de la Organización Mundial (OMB), y actualmente en los escalones 3ro. y 5to. del Consejo Mundial (CMB) y de la OMB, respectivamente, en las 175 libras.

De acuerdo con lo revelado, Barrera, séptimo en el listado del CMB, y Ramírez podrían cruzar guantes en alguna de dos fechas tentativas: el 5 o el 12 de junio, con buenas posibilidades que el pleito se efectúe en Miami o en Las Vegas y transmisión exclusiva por la plataforma digital DAZN.

“La pelea no va a ser fácil para Sullivan, porque Ramírez es joven, fuerte y buen boxeador”, apuntó una fuente, en declaraciones al diario El Nuevo Herald, de Miami.

“Pero Sullivan quiere pelear a toda costa y nunca se ha detenido a mirar si este oponente le conviene más que el otro. Siempre ha demostrado su interés de chocar con los mejores”.

Nacido en la oriental provincia de Guantánamo y radicado desde 2009 en Miami, Barrera, de 39 años, sufrió su más reciente descalabro ante el estadounidense Jesse “Trabajo Fuerte” Hart (26-3-0, 21 KOs), el 15 de junio de 2019, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Coincidentemente, Hart había sido derrotado por Ramírez seis meses antes, en un fiero combate revancha, celebrado en Corpus Christi, Texas, donde dos jueces se inclinaron por el mexicano con puntuaciones idénticas de 115-113 y el otro otorgó 114 unidades a cada contendiente. Para el ganador fue la quinta defensa exitosa de la faja súper mediana de la OMB.

En el primer enfrentamiento, efectuado en septiembre de 2017, Ramírez se llevó también la victoria por unanimidad, en el Convention Center, de Tucson, Arizona. En esa ocasión, “Zurdo” Ramírez expuso por segunda vez el fajín de la OMB.

Con casi dos años sin escalar el cuadrilátero, Barrera tendrá que imponerse, además de a la juventud y pegada de Ramírez, igualmente al óxido que provoca el alejamiento temporal del ring. Encima de ello, en septiembre de 2019, tres meses después del revés ante Hart tuvo que someterse a una intervención quirúrgica para reparar una fractura del ligamento en el hombro derecho.

Las molestias habían comenzado durante su anterior fracaso versus el kirguizio, asentado en Rusia, Dmitry Bivol, el 3 de marzo de 2018, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el europeo hizo la primera defensa del cinturón semipesado de la Asociación Mundial (AMB).

Luis Barrera, manejador de Barrera, dijo entonces en conversación con medios de Miami que “ahora que Sullivan está completamente sano, reanudará la búsqueda por el cinturón mundial”, una aspiración que se frustró en el duelo con Bivol.

En abril del pasado año 2020, todo parecía listo para que Barrera rivalizara con el ex campeón mundial ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, pero la aparición del COVID-19 echó por tierra el acuerdo. Nuevamente los representantes de ambos púgiles sostuvieron negociaciones en noviembre y acordaron que el pleito se efectuaría el 30 de enero de este año, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California, pero un cambio inesperado de sede hacia Rusia, fue rechazado por el campamento de Barrera.

Ramírez, de 29 años y nacido en Mazatlán, Sinaloa, viene de anestesiar en el décimo episodio al estadounidense Alfonso “El Tigre” López, el 18 de diciembre del pasado año, en Galveston, Texas, donde conquistó la faja de la Federación de Boxeo de Norteamérica (NABF, por sus siglas en inglés), durante la segunda presentación del azteca en las 175 libras. Antes de ese pleito, López (32-4-0, 25 KOs) tenía una racha de 10 victorias consecutivas.

En 2016, Ramírez, entonces con 29 años, se convirtió en el primer peleador mexicano con un título mundial en la categoría súper mediana, tras derrotar en forma convincente al entonces campeón defensor, el británico Arthur “El Rey Arturo” Abraham. Los tres oficiales anotaron idéntica puntuación: 120-106, con lo cual el talentoso peleador azteca se apropió de la faja de la OMB, que después defendió con éxito en cinco ocasiones.

El próximo combate de Ramírez versus Barrera será el primero para el mexicano bajo el estandarte de la compañía Golden Boy Promotions (GBP), con la que espera enfrentar a alguno de los monarcas de la división semipesada, léase el ruso Artur Beterbiev, (16-0-0, 16 KOs), el estadounidense Joe Smith Jr. (27-3-0, 21 KOs) o el kirguizio Dmitry Bivol (17-0-0, 11 KOs), poseedores de las fajas del CMB-FIB (Beterbiev), la de la OMB (Smith Jr.) y la de súper campeón de la AMB (Bivol).

Obviando el enfrentamiento con Barrera, un veterano púgil que ocupa el séptimo puesto en el listado del CMB, Ramírez señaló que resultó muy difícil mantenerse activo debido a las restricciones derivadas del COVID-19, pero que ya es momento de seguir adelante y su gran objetivo es primero conquistar un título del orbe y después unificar con los otros campeones de las 175 libras.

“Quiero todos los títulos”, enfatizó Ramírez. “Quiero el de Bivol y los de Beterbiev. Lo siento por ellos, pero el Zurdo Ramítez está en la división semipesada y voy a conquistarlo todo”.

No descartó tampoco un posible pleito frente a Kovalev, quien no ha tenido acción competitiva desde que sucumbió por nocaut en el undécimo asalto ante el astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, en noviembre de 2019, donde el pelirrojo azteca le arrebató la faja de la OMB, en las 175 libras.

Ramírez precisó que “esa es otra de las peleas que la gente quiere ver. Me sentiría honrado de pelear con él. Tiene un buen historial, lo he seguido, pero tienes que entrenar para vencer a tus ídolos. Quiero ser (monarca) mundial. Campeón para mi familia, para mis hijos que me hacen levantar cada día”.

Facebook Comments