Aunque la mayoría estima que el ucraniano Vasily Lomachenko debe salir con el brazo en alto, un buen número de especialistas también le otorga buenas posibilidades de vencer al estadounidense Teófimo López, el 17 de octubre, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

En ese pleito de unificación, reconocido con toda justeza uno de los más atractivos de este año, “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) expondrá los títulos de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), en tanto “El Brooklyn” López (15-0-0, 12 KOs), someterá el de la Federación Internacional (FIB), todos en las 135 libras.

Los amantes del boxeo recibieron una grata noticia en días recientes, cuando la promotora Top Rank decidió ofrecer la imagen televisiva en forma gratuita a través de la cadena ESPN, aunque en principio se había informado que sería por el sistema de Pague-Por-Ver (PPV).

A la trascendental velada, entre estos dos colosos, para muchos expertos los máximos exponentes de la división ligera, podrán asistir alrededor de 250 personas, incluidos patrocinadores y directivos, así como un grupo considerable de fanáticos.

Hace solo un día, Lomachenko y López se vieron las caras en el mismo escenario donde pelearán el venidero sábado, durante la última rueda de prensa, que dirigió Joe Tessitore, periodista de ESPN y transcurrió con mucha ecuanimidad por parte de uno y otro púgil, a diferencia de los constantes e incisivos ataques verbales que se lanzaron a lo largo de muchos meses.

El anterior encuentro cara a cara de Lomachenko y López había ocurrido el 14 de diciembre del pasado año, cuando López se hizo del fajín mundial, al aplicar el cloroformo en el segundo asalto al ghanés Richard “RC” Commey, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Esa noche, el zurdo Lomachenko, de 32 años, subió al escenario y le dio la bienvenida a López, de 23, al exclusivo grupo de campeones mundiales: “!Bienvenido al club. Nos vemos en abril!”.

Entonces, Lomachenko reconoció que López tiene mucha pegada y es un boxeador inteligente, pero él es un rival diferente, con mucha más experiencia que el africano, que fue a la lona en solo dos asaltos.

Ahora en el encuentro dirigido por Tessitore en La Burbuja, Lomachenko consideró que López había impactado a Commey con un “golpe de suerte”. Y añadió: “Fue un intercambio muy rápido. Simplemente ambos lanzaron sus puños y López llegó primero con su derecha”.

La opinión de Lomachenko provocó una respuesta contundente del nacido en Nueva York, hijo de padres hondureños, en lo que fue el único momento de tensión entre ambos gladiadores.

“Supongo que voy a aterrizar muchos golpes de suerte el sábado”, afirmó López. “Debe saber que con mi mano derecha estoy listo para todo. Pero también puedo lastimarlo con mi izquierda. Creo en mis habilidades”.

¿QUIEN GANARA, LOMACHENKO O LOPEZ?

López tiene ventajas en alcance y altura, pero Lomachenko, quien posee una vertiginoso movimiento de piernas, seguramente se mantendrá entrando y saliendo al área de fuego, evitando en los posible el peligro que significa la poderosa mano derecha del norteño, que lo ha conducido al triunfo en seis de sus últimos siete combates, con la excepción de su victoria unánime ante el japonés Masayoshi Nkatani en julio del pasado año, en Oxon Hill, Maryland.

Lomachenko ahora tendrá ante sí a un joven que ha insistido hasta el cansancio por enfrentarlo y sin dudas el mayor peligro desde que cruzó guantes con el venezolano ex campeón mundial Jorge “El Chico de Oro” Linares, al que derrotó antes del límite en el décimo episodio, en mayo de 2018.

Tanto para Lomachenko, considerado entre los mejores libra por libra (P4P), como para López, quien se encuentra en un etapa de esplendor, será una dura prueba de fuego, que al ganador lo convertirá en la principal figura de las 135 libras. Será un duelo de grandes expectativas y difícil para uno y otro.

El ucraniano ha demostrado mucha consistencia y estabilidad manejando el ritmo de las peleas. Igualmente su versatilidad limita el plan táctico de sus adversarios, aunque obviamente no exhibe la pegada demoledora del norteño.

López demuestra enorme confianza en sus habilidades, es explosivo y con vertiginosos movimientos laterales, que le permiten encajar sus puños en la anatomía rival.

El triunfo recaerá en el que logre imponer su plan táctico y demuestre mejor preparación física. Aunque existen múltiples aristas a tener en cuenta, ya que se inclinan hacia cada lado, nuestro favorito: Lomachenko.

Facebook Comments