Si como reza el viejo refrán “A la tercera es la vencida”, el cubano Yunier Dorticós y el letón Mairis Briedis finalmente disputarán el 26 de septiembre, en Munich, Alemania, la final de peso crucero en la Segunda Súper Series, que otorgará al ganador el prestigioso trofeo Muhammed Alí y una cuantiosa bolsa en metálico.

En el combate, con transmisión por la plataforma digital DAZN para Estados Unidos, también estará en juego la corona crucero de la Federación Internacional (F), en poder del caribeño desde junio del pasado año, cuando en semifinales de este mismo torneo, se impuso mediante el cloroformo en el décimo asalto al entonces invicto estadounidense Andrew “La Bestia” Tabiti, en la Arena Riga, más tarde señalada para ser sede de la gran final.

Ganadores por cada lado del organigrama, “El Dr. del Nocaut” Dorticós (24-1-0, 22 KOs) y Briedis (26-1-0, 19 KOs) debieron enfrentarse el 21 de marzo, en la propia Arena Riga, pero la presencia del COVID-19 obligó a retrasar el pleito.

Nuevamente se reprogramó para el 16 de mayo, pero un mes antes, las autoridades de la compañía COMOSA AG, con sede en Inglaterra y que gestiona las actividades comerciales de la novedosa Súper Series (WBSS, en inglés), informaron en un comunicado que era imprescindible posponer el combate, porque se trata de un “evento particularmente de alto riesgo, no solo para los propios boxeadores, sino también para todo el personal local y extranjero involucrado en la organización y realización” de esa velada.

Tras el nuevo anuncio, ambos púgiles mostraron su alegría: “A todos mis fanáticos del mundo, incluidos los de Europa y especialmente a los Munich, estoy súper feliz porque esta pelea se realice en esa ciudad alemana. El ´doctor´está de regreso y listo para recetar otra dosis de dolor (a su oponente), y regresar a Miami con el trofeo Muhammed Alí”, señaló Dorticós en un comunicado.

Por su parte, Briedis igualmente resaltó su satisfacción por tener a la ciudad germana como sede del choque: “Me encanta que sea en Munich, ya que me recuerda que fui allí a entrenar con los hermanos Klitschko y los vuelos siempre eran vía Munich. “Esos son unos buenos recuerdos del tiempo que pasé con ellos”.

Dorticós llega al cierre del certamen después de doblegar unánime en cuartos de final y en cerrado combate al polaco Mateusz “La Roca” Masternak, el 20 de octubre de 2018, en Orlando, Florida. Siete meses más tarde puso a dormir a Tabiti, como mencionamos anteriormente.

Briedis se impuso unánime al armenio-alemán Noel Gevor en su primera presentación en la Súper Serie, duelo disputado el 10 de noviembre de 2018, en la UIC Pavilion, de Chicago, Illinois. En semifinales doblegó por nocaut en el tercer episodio al zurdo polaco Krzysztof “Glowa” Glowacki, en la cartelera donde Dorticós derrotó a Tabiti.

El pleito entre Briedis y Dorticós llega después de muchos meses de enormes controversias y hasta de demandas legales por el triunfo de Briedis en semifinales frente al zurdo polaco Krzysztof “Glowka” Glowacki.

Con el respaldo de un entusiasta público y en una pelea de gran confusión, Briedis, de 35 años, venció por nocaut en el tercer asalto a Glowacki (31-2-0, 19 KOs). Pero el ruido imperante en la sala Riga provocó que el árbitro Robert Byrd no escuchara la campana que significaba el cierre del segundo asalto, lo que derivó en que ambos gladiadores continuaran peleando varios segundos más. Antes del error arbitral, Briedis había conseguido una cuenta protectora sobre Glowacki.

Reiniciado el duelo, el vencedor se fue con todo en busca de su oponente y le pegó en repetidas ocasiones con ambos puños. Entonces sonó el sonido metálico, pero Byrd no lo escuchó y permitió que siguieran las acciones. Al ver en malas condiciones al polaco, decretó el nocaut técnico. De inmediato y ante la confusión generalizada, los auxiliares de Glowacki entraron al tapiz y el reclamaron al juez que el segundo conteo se había producido fuera del tiempo oficial.

Tras consultar con las autoridades debajo del ring y finalizado el minuto de descanso, Byrd llamó a ambos contendientes a pelear en el tercer asalto. Con una seguidilla de golpes de Briedis, el letón obligó al tercer hombre sobre el ring a detener la golpiza y dar por terminado el enfrentamiento.

No obstante, el grupo del polaco hizo una reclamación legal, alegando que el réferi no había visto un codazo de Briedis, que fue el que desencadenó las acciones posteriores y el triunfo del letón. La solicitud obligó entonces a postergar la fecha prevista para el cierre del certamen entre Dorticós y Briedis, señalada en principio para diciembre.

Analizado el video, la autoridades del Consejo Mundial (CMB) le otorgaron la razón al grupo demandante y en consecuencia ordenaron que debía efectuarse un segundo combate Briedis-Glowacki, pero le dieron la opción al letón de continuar en el certamen, siempre y cuando dejara vacante el título de hasta 200 libras de ese organismo, que estaba en su poder.

En respuesta a la disposición del CMB, Briedis eligió abandonar la faja y combatir frente a Dorticós, duelo que le concederá al ganador, una bolsa superior a los $ 2 millones y el reconocimiento Mohammed Alí, de acuerdo con informaciones procedentes de los organizadores del certamen.

Casi de inmediato que Briedis comunicó que abandonaría el título mundial para ir directamente a la final de la Súper Series, el cubano Dorticós le dijo a través de las redes sociales que el pleito no llegará al límite: “La noche del combate sabrás por qué me llaman ´El Doctor del KO´, escribió el isleño en su página de Facebook. “Mejor prepárate para la guerra”.

Dorticós y Briedis también participaron en la primera contienda de la SúperSerie, pero ambos fueron eliminados en semifinales. El isleño sucumbió por nocaut técnico en el duodécimo asalto frente al ruso Murat “El Hierro” Gassiev, mientras Briedis perdió por fallo mayoritario ante el zurdo ucraniano Oleksandr Usyk, a la postre ganador del torneo al imponerse unánime a Gassiev, en el estadio olímpico de Moscú, en 2018.

El boxeador caribeño llegó a Estados Unidos en 2009, junto a otros tres pugilistas cubanos: el bicampeón olímpico Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, Judel Johnson, plata en Atenas; y Yordanis Despaigne, bronce en los Mundiales del 2001 y el 2003.

Ha labrado una carrera sobre la base de su temible pegada, pues de sus 24 victorias, 22 han llegado por nocauts, de estos 17 de forma consecutiva en sus inicios. El único fracaso a manos del ruso Murat “Hierro” Gassiev, en el duodécimo asalto, en la final de la Primer Súper Serie, el 3 de febrero de 2018, en Rusia.

Gassiev perdió por fallo unánime en el combate final versus el ucraniano Oleksandr Usyk.

Facebook Comments