Al astro zurdo ucraniano, Vasily Lomachenko, monarca de peso ligero, le llueven los retadores, a diferencia de otros púgiles, que sus representantes se ven obligados a realizar infinitos malabares de negociación para encontrar oponentes. Pero, ¡cuidado!, que el ofrecimiento al “monstruo” Lomachenko se puede convertir en realidad y tener malas consecuencias.

Súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), también de la Organización Mundial (OMB) y reconocido como “Campeón Franquicia” del Consejo Mundial (CMB), “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) es el principal objetivo de figuras relevantes de las 135 libras y también de otras que rondan esa categoría, sobre todo de los que compiten en los súperpluma (130).

Sea por el simple hecho de buscar publicidad a expensas del ucraniano, o con la intención de encontrar un adversario que garantice una elevada bolsa, la lista de adversarios que intentar cruzar guantes con Lomachenko incluye a los estadounidenses Teófimo “El Brooklyn” López (15-0-0, 12 KO), Devin “El Sueño” Haney (24-0-0, 15 KOs) y Gervonta “El Tanque” Davis (23-0-0, 22 KOs), tres talentosos jovencitos con brillante futuro, que de conseguir su objetivo chocarán con un zurdo, igualmente con grandes habilidades, y reconocido entre los mejores libra por libra (P4P) en la actualidad.

A la cabeza del grupo marcha López, descendiente de hondureños y dueño del título de la Federación Internacional (FIB), quien se apropió de la corona el pasado 14 de diciembre, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde aplicó el cloroformo en el segundo asalto, al ghanés Richard “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs).

Los negociadores de Lomachenko y de López estaban cerca de definir los términos del contrato, cuando surgió la pandemia provocada por el COVID-19 y ahora aguardan por el cese de la epidemia para concretar el pacto.

Pero López –también su padre del mismo nombre- han lanzado campanas al vuelo, asegurando que el ucraniano no posee el dominio técnico que muchos le atribuyen e incluso el combate no llegará hasta el límite de los 12 asaltos-

“Aunque estoy seguro será una buena pelea, (Lomachenko) no llegará al final”, dijo López Jr. en conversación con varios periodistas. “Desde mi punto de vista, no veo que él sea técnico. Quizás lo sea en algunos momentos, pero luego en otros es más agresivo, con espíritu de matón”.

López Sr. quien es el entrenador principal de Teófimo, fue mucho más allá al asegurar que “Lomachenko es un campeón de mentira, que no se ha enfrentado a nadie de la calidad que tiene mi hijo”.

En declaraciones al Nuevo Herald, de Miami, López Sr. enfatizó que “vamos a matar a Lomachenko y lo vamos a hacer en menos de cinco asaltos, incluso la pelea puede finalizar en el primero, porque somos indios, con sangre pura, que es más fuerte que la de los europeos”.

Cuando le preguntaron a Lomachenko por los comentarios del progenitor de Teófimo, inició la respuesta con una sonrisa. Pero acto seguido señaló que la forma de expresarse del técnico era irrespetuosa

“Creo que Teófimo es un buen boxeador”, afirmó Lomachenko a ESPN. “Es joven, tiene hambre y un gran poder, pero tiene un cinturón que quiero tener en mi colección. Y cuando finalice la pelea lo más interesante para mí será mirarlos a ambos a los ojos y ver la reacción que tendrán”.

Nacido en Ucrania y con residencia en Oxnard, California, Lomachenko viene de un triunfo unánime ante el inglés Luke “Mano Fría” Campbell (20-3-0, 16 KOs), el 31 de agosto, en la 02 Arena, de Londres, capital de Inglaterra.

DEVIN HANEY ESPERA SU TURNO

Otro que espera su turno para enfrentar a Lomachenko, es Devin Haney, de solo 21 años, quien el pasado noviembre mediante fallo unánime conquistó la faja del Consejo Mundial (CMB) ante el dominicano Alfredo “Ojo” Santiago, en el Staples Center, de Los Ángeles, California.

Aunque venció a Santiago en forma inobjetable, pues los tres jueces votaron 120-107, Haney sufrió una rotura microscópica en el hombro derecho, que exigía cirugía inmediata. Casi de inmediato de efectuarse el proceso quirúrgico, el talentoso imberbe nacido en San Francisco y asentado en Las Vegas, afirmó que la operación había sido un éxito y que regresaría al cuadrilátero lo más rápido posible con la intención de combatir frente a los mejores de la división. Entonces el organismo lo declaró “campeón en receso” hasta que estuviera en condiciones de regresar al cuadrilátero y defender el título.

“Tan pronto como me sienta listo, regresaré al ring e iré en busca de los mejores” dijo Haney todavía en el hospital. “Por supuesto, me refiero a (Vasily) Lomachenko, (Teófimo) López y (Ryan) García. ¡Cualquiera que tenga una corona. Después de la rehabilitación, volveré más fuerte que nunca!”.

Para cubrir la vacante de Haney, el CMB la puso a disposición del dominicano Javier “El Abejón” Fortuna (35-2-1, 24 KOs) y del inglés -también zurdo-, Luke Campbell, quienes debían enfrentarse el 17 de abril en el MGM Harbor, de la ciudad de Oxon Hill, Maryland, pero el pleito, como infinidad de otros, fue postergado por la pandemia del COVID-19, que azota al planeta.

BERCHELT TAMBIEN EN LISTA DE ESPERA

Fernando Beltrán, gerente general de Zanfer Promotions, expresó que el mexicano Miguel “El Alacrán” Berchelt (37-1-0, 33 KOs), campeón súperpluma del Consejo Mundial (CMB), está listo para enfrentar a Lomachenko, aunque el duelo está condicionado a que su representado derrote al también azteca Oscar Valdéz (27-0-0, 21 KOs), y al éxito de Lomachenko ante López.

“Siento que Lomachenko estará en un barril de pólvora (si enfrenta a Berchelt), afirmó Beltrán durante un intercambio por Facebook Live con medios hispanos. “Si acepta, chocará con un gran boxeador, rápido y con un golpe muy respetable. Tengo mucha confianza en que derrotaremos a Valdéz y después estaríamos dispuestos a pelear contra Lomachenko”.

Beltrán aseguró que el pleito entre Berchelt y Lomachenko no afrontaría muchos obstáculos, pues el ucraniano compite bajo la tutela promocional del octogenario abogado Bob Arum (Top Rank), con quien tiene asociación para concertar combates.

Facebook Comments