Todavía es una aislada y sutil mención en las redes sociales. Pero ya el mundo del boxeo está expectante de una confirmación oficial, tras enviar un tuit el estadounidense con raíces hondureñas Teofimo López en el que desliza la posibilidad de un duelo de unificación en tres meses con el astro ucraniano Vasily Lomachenko, quien posee las coronas del Consejo Mundial (CMB), la Organización Mundial (OMB) y la de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB).

“El Brooklyn” López (15-0-0, 12 KOs) literalmente explotó las redes sociales y al unísono conmocionó todo el mundillo del boxeo, al escribir: “30 de mayo. Comienza a difundir la noticia…quiero ser parte de ella. PP_?”, estas últimas dos letras en alusión a un pago adicional por observar la cartelera (PPV).

Aunque desde semanas y meses atrás, López, de 22 años, tenía como objetivo definido al zurdo “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs), lanzó el reto al europeo en pleno cuadrilátero, después de anestesiar en el segundo asalto al ghanés Richard “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs), el 14 de diciembre pasado, cuando le arrebató la faja de peso ligero, de la Federación Internacional (FIB).

Sin dudas, la actuación de López resultó  convincente y consagratoria ante un pegador nato como Commey, quien sumaba cinco victorias, cuatro antes del límite. Además, despejó cualquier duda sobre su poder de fuego y habilidades, pues en solo dos asaltos anestesió al africano. Una violenta derecha del norteño se incrustó en pleno rostro del africano, quien puso la rodilla derecha sobre el tapiz y consecuencia de los reflejos intentó ponerse de pie, pero sin control de su cuerpo dio unos pasos hacia adelante, tropezó con el árbitro David Fields e inmediatamente cayó en forma aparatosa.

Logró ponerse de pie, pero después de la cuenta protectora, López se lanzó en busca de Commey y con una violenta ráfaga de golpes de ambos puños, obligó al réferi a intervenir para evitar más castigo innecesario, mientras el reloj marcaba un minuto y 13 segundos de esa fracción.

Con 22 años y 142 días desde su nacimiento el 30 de julio de 1997, Teófimo López se convirtió en el monarca mundial más joven desde 1984.

“Espero combatir contra Lomachenko el año próximo”, afirmó López aprovechando las cámaras. “Deseo que esa pelea ocurra. Y, ¿por qué no? que sea en el Madison Square Garden. Adoro ese lugar, porque tengo muchos fanáticos y contra Commey hubo lleno total”.

Para echarle más leña al fuego, el propio Lomachenko, que se encontraba presenciando el pleito, escaló hacia el ring y también demostró su interés en pelear contra el neoyorquino. “Sí, por supuesto”, respondió Lomachenko a la pregunta de si le gustaría enfrentar a López. “Bienvenido a mi club. Te veré en abril. Esto es boxeo y es lo que nosotros amamos. Deseo unificar los títulos (de la división de 135 libras). Y después de eso (incluye vencer a López), deseo que se organice la pelea contra (el estadounidense) Gervonta Davis”.

Horas antes de que Teófimo López derrotara a Commey, el veterano abogado Bob Arum, presidente ejecutivo de Top Rank y representante promocional de ambos púgiles, señaló que las posibilidades para un pleito entre López y Lomachenko en marzo o abril eran del 95 por ciento. De acuerdo con el avezado promotor, el único obstáculo que podía presentarse era una lesión de López, lo cual no ocurrió.

Tras el éxito de López, Arum ascendió al cuadrilátero y escoltado por los dos boxeadores enfatizo: “Loma está a bordo y López también. Ahora solo debemos precisar los detalles para que el combate se haga realidad”, aseguró Arum.

Por estos días, el padre de Teófimo, que funge como entrenador de su hijo, afirmó que su retoño derrotará a Lomachenko, porque “Lomachenko es un campeón de mentira, que no se ha enfrentado a un boxeador como mi hijo. Nosotros venimos con mucha hambre, mucha hambre. Somos indios: venimos de la sangre pura de los indios y le vamos a demostrar que los indios somos más poderosos que la gente europea. Tenemos la sangre fuerte”.

En sus declaraciones a El Nuevo Herald, de Miami, el preparador continuó con la subestimación al extraordinario púgil ucraniano, que además de las fajas mundiales en el profesionalismo, también exhibe dos medallas de oro olímpicas, en Beijing-2008, en la división pluma y cuatro años más tarde en Londres-2012, en los ligeros.

“Vamos a matar a Lomachenko. Y lo vamos a hacer en cinco asaltos”, afirmó López padre con total convencimiento. “Mi hijo tiene un estilo que no se enseña en el boxeo. Se queda enfrente del boxeador, logra evitar los puños de su rival y los usa en su beneficio. Algo que nunca se ha visto en este deporte, con la excepción de Floyd Mayweather Jr.”.

Obviamente, las palabras de López Sr. tienen un claro sentido promocional para elevar el interés por su hijo, porque Lomachenko se encuentra en la élite y con su desempeño sobre las cuerdas ha escalado a los primeros lugares entre los mejores libra por libra (P4P) del planeta.

Quizás el estratega López haya tomado como punto de referencia el más reciente combate de Lomachenko frente al zurdo inglés Luke “Mano Fría” Campbell (20-3-0, 16 KOs), el 31 de agosto, en la 02 Arena, de Londres, donde asistieron 18 mil personas, para respaldar al peleador de casa. El visitante venció unánime, en una reyerta en ocasiones aburrida, porque se movía constantemente y se detenía muy poco para soltar sus puños y luego se desplazaba de nuevo, eludiendo los intercambios. Aún así, dos de los jueces le otorgaron puntuaciones de 119-108 y el otro de 118-109.

Facebook Comments