Tras la renuncia del tetracampeón mundial mexicano Saúl “Canelo” Alvarez al título semipesado de la Organización Mundial (OMB), varias fuentes aseguran que el pelirrojo azteca tiene entre sus planes enfrentar al monarca estadounidense de la división mediana Demetrius “Boo Boo” Andrade, en los albores de mayo, como parte de las festividades mexicanas. Pero hasta el momento son solo eso: ¡rumores!

Lo que sí está confirmado es que el invicto Andrade (28-0-0, 17 KOs) expondrá por tercera ocasión de las 160, versión OMB, frente al irlandés Luke Keeler (17-2-1, 5 KOs), quien suma siete victorias y un empate en sus más recientes ascensos al cuadrilátero, y sin mucha justificación por los rivales a que se ha enfrentado, ocupa el tercer lugar de la clasificación de ese organismo. El duelo está programado el 30 de enero, en la Meridian at Island Gardens, de Miami, en el sur de Florida.

Púgil de guardia zurda, Andrade, de 31 años, viene de un fácil triunfo unánime (los tres jueces votaron 120-107), ante el polaco Maciej “Striczu” Sulecki, el 29 de junio, en su natal Providence, estado de Rhode Island, donde hizo la segunda exposición de la corona, que había conquistado ocho meses antes cuando se encontraba vacante, también por vía judicial, ante el namibio Walter “El Verdugo” Kautondokwa, en la TD Garden, de Boston.

Al referirse al venidero pleito, Andrade repitió que él se considera el mejor púgil de la categoría y que ahora tendrá una nueva oportunidad de exhibir sus habilidades ante el mundo, tres días antes del llamado Súper Tazón, la final del fútbol americano, el segundo evento con mayor teleaudiencia del orbe, detrás del partido final del Mundial de fútbol (o soccer para los de habla inglesa), que prácticamente paraliza el planeta.

“Miami es una ciudad hermosa y voy a demostrar una vez que soy el mejor boxeador de las 160 libras”, expresó Andrade con total convicción. “Ahora debo ocuparme de Luke Keller, un rival duro que viene a combatir, por lo que será una gran noche de acción para los fanáticos del sur de Florida y para los que observen la pelea a través de (la plataforma digital) DAZN”.

Insistió en que desea enfrentar a los mejores rivales de la división, entre los que se encuentran Canelo, el kazajo Gennadi “GGG” Golovkin y el gemelo estadounidense Jermall “El Sicario” Charlo, dueños de las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), de la Federación Internacional (FIB) y del Consejo Mundial (CMB), respectivamente.

“Esas son las peleas que quiero y siempre he sido muy claro al respecto”, expresó Andrade. “Las grandes figuras no pueden evitarme por siempre. El público lo exige y creo que tiene sentido. No hay muchos boxeadores con mi calidad y que posean títulos. Eso es lo que quiere la gente. Y debemos dárselo”.

Sobre los oponentes que ha enfrentado Canelo, Andrade afirmó que ahora se dedica a pelear contra veteranos que ya están finalizando su carrera y no tienen ninguna posibilidad de derrotarlo.

“Se vio claramente que Kovalev carecía de suficiente energía, la que algún día tuvo cuando era más joven”, precisó Andrade. “Y eso se ha repetido con otros como (el estadounidense Shane) Mosley y (el puertorriqueño Miguel) Cotto. No estoy molesto porque es una estrategia y un plan, y le funcionó. Es como si estuvieras peleando con chicos que están en sus inicios y sabes que vas a vencer”.

Andrade argumentó que los únicos adversarios de Canelo que se encontraban en su mejor momento fuera el zurdo cubano Erislandy Lara, a quien doblegó por una polémica decisión dividida, que muchos especialistas y público en general estimó injusta. “Fue una pelea cerrada y también la de Daniel Jacobs. Con “Triple G” Golovkin dio un paso adelante, aunque después la estrategia no funcionó ante Floyd Mayweather”.

CANELO Y LA INCONGRUENCIA DE LA AMB

Aunque todavía es una incógnita de quién será el oponente de Canelo, posiblemente el 2 de mayo y sin sede definida por el momento, las noticias sobre el boxeador más mediático del presente tienen los más diversos matices.

Hace pocas horas la Asociación de Escritores de Boxeo de América (pertenecientes a Estados Unidos y Canadá) lo eligió el Mejor de la Década e igualmente controvertida resultó la designación de ESPN, a través del conocedor periodista Dan Rafael, como Púgil del Año. No entraremos en muchos detalles sobre los resultados del pelirrojo mexicano, pero sí es bueno recordar que los ¿triunfos? sobre Lara (votación dividida en 2014) y ante Golovkin (mayoritario en 2018) solo lo vieron ganar los jueces actuantes y ante “Money” Mayweather (revés mayoritario en 2013) recibió una clase de boxeo magistral, que también tuvo la bochornosa votación de la jueza Cinthya Ross de otorgar 114 puntos a cada contendiente, lo que obligó a tomar medidas disciplinarias contra ella por su falta de objetividad.

Pero al margen de estos fallos, tampoco debía pasarse por alto, la incongruencia de la Asociación Mundial (AMB), que viola hasta sus propios estatutos para favorecer la imagen del nacido en Guadalajara, Jalisco, sin dudas un peleador de mucha entrega en los entrenamientos y que ha dado muestras de madurez y avances indudables.

Los reglamentos de ese organismo, con sede principal en Colombia, establecen que ningún boxeador podrá mantenerse como monarca en dos pesos diferentes. Sin embargo, la AMB ha permitido que Canelo continúe con los títulos “regular” de las 168 libras (el súper campeón es el inglés Callum “Mundo” Smith) y también ostente el de súper campeón en la categoría inmediata inferior, en tanto el japonés Ryota Murata posee el “regular” en esas mismas 160 libras.

¿Quién será el próximo rival de Canelo? ¿Andrade? ¿Smith? ¿Murata? ¿Golovkin? O quizás ninguno de ellos. Porque ese adversario solo lo definirán el peleador mexicano y su grupo de trabajo.

Facebook Comments