Vergil Ortiz Jr. vs Antonio Orozco en Texas

Hay peligro en Texas.

El invicto toletero de Texas Vergil Ortiz Jr. nunca ha escuchado la campana final en ninguna de las docenas de sus peleas, pero nunca ha peleado contra alguien tan peligroso como Antonio “Relentess” Orozco.

Frente a los fanáticos de la ciudad, Ortiz (13-0, 13 KOs) se encuentra con Orozco (28-1, 17 KOs) en una esperada pelea por el título welter de oro de la AMB de 12 asaltos el sábado 10 de agosto en el Teatro Verizon en Grand Prairie, Texas. DAZN transmitirá el evento a solo unos minutos de la casa de Ortiz.

Recientemente, los fanáticos del boxeo fueron testigos de un escenario similar de un nativo de Texas que regresó a sus raíces y peleó frente a los fanáticos de su ciudad natal. En esa pelea, Maurice Hooker admitió que había una presión adicional de actuar frente a amigos y familiares cuando peleó y perdió ante José Carlos Ramírez hace dos semanas.

¿Podrá Ortiz (en la foto a la izquierda) sobrevivir al equipaje extra?

“No soy nadie para hablar, pero los verdaderos ganadores de esta pelea serán los fanáticos”, dijo Ortiz, de 21 años, cuando estuvo en Los Ángeles recientemente. “Especialmente los fanáticos de mi ciudad natal”.

Han pasado tres años desde que Ortiz peleó tan cerca de casa. En septiembre del 2016, el larguirucho boxeador eliminó a Ernesto Hernández en una ronda en Arlington. Fue solo su segunda pelea profesional.

Orozco, de 31 años, ha estado buscando otra pelea por el título mundial. Le llevó 11 años alcanzar finalmente un desafío por el título mundial cuando peleó contra el campeón súper ligero de la CMB, José Carlos Ramírez, el septiembre pasado. En un valiente y heroico esfuerzo, el boxeador de San Diego se quedó corto pero hizo un esfuerzo tan excelente que fue aplaudido por todos los que presenciaron el brutal combate.

“Me alegra que a los fanáticos les haya gustado mi pelea contra Ramírez”, dijo Orozco, quien está avanzando en una división de peso para esta pelea. “Necesito ganar esta pelea para poder pelear por un título mundial nuevamente”.

Competir por un título mundial sigue siendo el sueño de todo boxeador. No es una hazaña fácil, y Orozco lo sabe.

Camino a un campeonato

Hace once años, Orozco hizo su debut profesional en el Hotel Doubletree en Ontario, California, una pelea que ganó por nocaut. Aunque parecía seguro en su debut profesional, el camino hacia un campeonato mundial puede estar lleno de baches imprevistos como la pérdida de peso, lesiones y emergencias familiares inesperadas.

Tanto Orozco como Ortiz conocen estos hechos a primera mano. Las peleas por el título mundial no son fáciles de lograr.

“El hecho de que él sienta que esta pelea puede darnos un título mundial, también lo hace importante para mí”, dijo Ortiz. “Estoy realmente motivado”.

Se esperaba que Ortiz se enfrentara a una dura prueba cuando peleó contra Mauricio Herrera el mayo pasado en Las Vegas. Herrera nunca había sido detenido a pesar de pelear contra pegadores como Danny “Swift” García, Pablo Cano y Jesús Soto Karass. Pero un malvado cruz de derecha de Ortiz conectó y desvió el circuito en las piernas de Herrera y terminó la pelea en la tercera ronda.

“La gente no le da crédito a mi hijo, pero Mauricio era un oponente muy duro y muy inteligente”, dijo Vergil Ortiz Sr. el padre. “Lo que la gente no sabe es que estudia a todos los que pelea. Revisamos a cada boxeador durante horas “.

¿Puede Orozco soportar la potencia de fuego pura de Ortiz?

“Todo el mundo tiene una debilidad”, dijo Orozco. “Sólo tengo que encontrarla.”

Orozco, aunque noqueado antes en su carrera, nunca ha sido detenido y ha demostrado estar dispuesto a pasar por fueo por una victoria. Lo hizo contra Ramírez durante su pelea por el título,ya que lo vio levantarse dos veces despues de derribarlo y obligar al campeón a luchar hasta el final.

“Es por eso que lo llaman “Relentless” (implacable)”, dijo Ortiz Jr.

El alto tejano con un derechazo letal, y un peligroso gancho izquierdo ha estado quemando a los oponentes. No espera noquear a todos, pero tiene la intención de ganar.

“No soy nadie para hablar, pero espero ganar”, dijo Ortiz.

Una oferta de título mundial le espera al ganador.

Traducido para David. A Avila en ib.tv

Facebook Comments