La talentosa púgil estadounidense Claressa Shields pudo convertirse el pasado sábado 9 de mayo, en el primer boxeador de la era moderna, hombre o mujer, en poseer las cuatro coronas más importantes en dos divisiones. Pero ese ambicioso objetivo tendrá que esperar hasta que se restablezcan las actividades competitivas del boxeo, después de varios meses de impasse, a causa de la mortal pandemia del COVID-19.

Monarca del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB) en las 154 libras, “T-Rex” Shields (10-0-0, 2 KOs) tenía programado unificar con la canadiense Marie-Eve Dicaire (17-0-0, 0 KOs), dueña de la faja de la Federación Internacional (FI)B), el sábado 9 de mayo, en el Centro de Eventos Dort Federal Credit Union, de Flint, Michigan, la ciudad donde nació la norteña.

El prometedor pleito, que fue suspendido por la epidemia del coronavirus, ofrecía un ingrediente histórico:

Por primera vez en 99 años, la Asociación Mundial (AMB) otorgaría una faja de súpercampeón en el sector femenino, así que la ganadora se convertía en tetracampeona de la división.

Con 24 años, Shields -llevaba la etiqueta de favorita-, estaba a las puertas de acaparar los cuatro títulos, los mismo que posee en la categoría mediana, un hecho inédito en el llamado Arte de Fistiana, sin distinción de sexo.

“Estoy muy emocionada y esperando que llegue el momento de hacer historia”, dijo Shields sobre el duelo contra Dicaire. “Pelear en Flint delante de todos mis fanáticos ha sido un sueño desde que me convertí en profesional. Y también me motiva la oportunidad de hacer historia en el boxeo, ahora en otra división”.

El pasado 10 de enero, en su debut en peso súperwelter, Shields derrotó unánime a la croata Ivana Habazin, en Atlantic City, donde disputaron las fajas vacantes del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB).

“Pelear contra la invicta Marie-Eve Dicaire es parte de mis objetivos, porque deseo enfrentarme a las mejores boxeadoras femeninas”, añadió Shields. “Como he dicho en otras ocasiones, deseo que el boxeo entre las damas llegue a niveles más altos”.

La zurda Dicaire, de 33 años y oriunda de San Eustaquio, una de las ciudades que conforman la Comunidad metropolitana de Montreal, se impuso unánime a la venezolana Ogleidis Suárez, en Quebec, Canadá, el 23 de noviembre, cuando hizo la tercera defensa del cinturón de la FIB, que había conquistado al vencer por vía judicial a la uruguaya Chris “El Bombón Asesino” Namús, en diciembre de 2018.

“Es un honor enfrentar a una oponente como Claressa Shields”, dijo Dicaire, quien se presenta por primera vez fuera de Canadá. “Estoy agradecida con mi promotor Yvon Michel y con todos los involucrados para que esta pelea sea posible. Para mí, este es un sueño hecho realidad. Me seguiré preparando para dejar todo sobre el cuadrilátero y, por supuesto, para ganar”.

Dicaire saltó al boxeo rentado en 2015. Pero desde la edad de seis años tomó clases de kárate-do. Ya a los 11 recibió la cinta negra y ganó el Campeonato nacional de Canadá en esa disciplina de Artes Marciales, en la que actualmente ostenta el quinto Dan en la modalidad de Kenpo, un sistema de autodefensa, que al mismo tiempo emplea golpes rápidos y potentes, que han sido de mucha utilidad para Dicaire en su trayectoria y ascenso en el boxeo.

Facebook Comments