Mayweather zonadeboxeo info a3590

Pacquiao zonadeboxeo info e9687Aunque la mayoría respalda al estadounidense Floyd Mayweather Jr. como posible ganador del megacombate previsto el 2 de mayo en Las Vegas, el apoyo sentimental lo tiene el filipino Manny Pacquiao.

Y es que ambos son dos ídolos con exitosas trayectorias deportivas, igualmente con un origen humilde, pero bien opuestos en cuanto a lo que muestran en el plano personal. De ahí que las simpatías se inclinan en forma abrumadora hacia el asiático, pero igualmente las apuestas favorecen al astro de Grand Rapids, Michigan.

“Money” Mayweather Jr. representa la excentricidad y el ego personal, en tanto “Pac-Man” Pacquiao va del lado de los creyentes y mesurados, con un apoyo a los más desposeídos, que inclina la balanza a su favor en cuanto a simpatías hacia uno y otro.

Pero no se van a enfrentar sobre el cuadrilátero para recibir el premio a la “Mejor Persona”, sino para definir quién se queda con las coronas welter, en una rivalidad que trasciende el tiempo, pues desde varios años atrás el público clama a gritos por el duelo entre los dos extraordinarios peleadores.

El pleito promete dos planes tácticos opuestos, aunque ambos ajustados al virtuosismo de cada boxeador. Del lado del norteño … inteligencia, técnica, rapidez y una exquisita defensa, esta última basada en felinos movimientos con torso y piernas, que combina con la elevación del hombro izquierdo para evitar los impactos lleguen a su rostro con fortaleza.

El tagalo apelará, sin dudas, a la agresividad, al ataque constante, a intentar cortarle los espacios a su oponente y … en última instancia, a buscar un impacto que defina el duelo a su favor, pues es consciente que si llega hasta el límite de los 12 asaltos, sus posibilidades de triunfo serán mínimas ante un hombre que es un ícono de Las Vegas, donde el respaldo de la mayoría del público tendrá innegable influencia en las tarjetas de los jueces.

Aunque han realizado una preparación exhaustiva para la pelea, que será transmitida a más de 150 países y con una bolsa estimada en más de 300 millones de dólares, ninguno de los dos está en condiciones similares a las de hace cinco años cuando hubo negociaciones para que se vieran las caras.

Pero en aquel momento hubo exigencias de la parte de Mayweather Jr. relacionadas con las ganancias y con las pruebas antidoping, que según fuentes cercanas a las negociaciones el asiático rechazó.

Sean cuales fueren los motivos, el mundo boxístico ha tenido que esperar hasta este 2015 para que se concretara la reyerta, que tiene en vilo al planeta, pero puede convertirse en el mayor fiasco en la historia del deporte.

Si Mayweather Jr. logra imponer su estilo elusivo, de incesantes desplazamientos por el cuadrilátero y golpeo de riposta, y Pacquiao no arriesga e intenta neutralizarlo, la frustración y el descontento harán presa en los más de 16 mil asistentes a la sala Garden, del hotel y casino MGM Grand de Las Vegas.

E igualmente existirá un disgusto generalizado entre los millones de espectadores que paguen los elevados precios del PPV (alrededor de $ 100 en Estados Unidos), así como otras sumas más moderadas en países de Europa, Asia y América.

Reconocido como el mejor púgil libra por libra del mundo y sin haber besado la lona en su carrera, Mayweather Jr. es sin dudas el boxeador con más reflejos y mejor guardia del presente.

A estas cualidades apelará para evitar las arremetidas de Pacquiao, quien ya no posee una terrible pegada como antaño, pero sigue siendo un adversario al que no puede exponerse por el riesgo que entraña.

Para Pacquiao, de 36 años, es un combate de todo o nada. Debe arriesgar desde el principio sin temor a un posible nocaut, algo poco probable tomando en cuenta los resultados del estadounidense, quien no gana por la vía del cloroformo desde su dudoso triunfo en el cuarto asalto ante Víctor “Vicio” Ortíz en septiembre de 2011.

Son dos leyendas, seguros integrantes del Salón de la Fama, los que expondrán su arte sobre el cuadrilátero. ¿Quién ganará? Como he escrito en otras ocasiones, el que logre imponer su plan táctico saldrá con el brazo en alto.

Y al igual que la mayoría, mi corazón está con la sencillez y la humildad del filipino, aunque en esos 36 minutos para vencer tendrá que mostrar el espíritu asesino del pasado, porque de lo contrario seguirá imbatido el récord de Mayweather jr.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments