Oscar Valdez está obligado a enfrentar a púgiles de la élite en la división pluma -Por J.J. Álvarez

Un verdadero campeón no puede “ir por las ramas”, tiene que lanzarse directamente “hacia el tronco”, que aplicado a términos boxísticos significa enfrentarse a los mejores. Esa pequeña disquisición viene a la mente con el triunfo del mexicano Oscar Valdez, quien se impuso unánime y en forma inobjetable al fogoso estadounidense Jason Sánchez, el 8 de junio, en el Reno-Sparks Convention Center, de la ciudad de Reno, en el estado de Nevada. Sánchez demostró que es un joven aguerrido, pero áun lejos de las grandes figuras de las 126 libras.

Con mayores atributos y ahora asesorado por segunda ocasión por el avezado técnico mexicano Eddy Reynoso – el estratega principal del “Canelo” Alvarez-, Valdez (26-0-0, 20 KOs) logró ante “El Alacrancito” Sánchez (14-1-0, 7 KOs) la sexta defensa exitosa del título pluma de la Organización Mundial (OMB), que conquistó hace casi tres años, cuando se deshizo en solo dos asaltos del argentino Matías Carlos Rueda, en Las Vegas.

Desde el campanazo inicial, Sánchez plantó cara a Valdez para disfrute de los aficionados presentes en la instalación y los que observaron el emocionante pleito a través de la pequeña pantalla, en transmisión de la cadena ESPN. Siempre hacia adelante, el retador, de 24 años y nacido en Albuquerque, Nuevo México, obligó al monarca a dar lo mejor de sí en las primeras fracciones hasta que en el quinto asalto, un gancho de zurda de Valdéz envió al aspirante a la lona. Pero se levantó y tras la cuenta protectora, volvió al fragor del combate con idéntico ímpetu sin importarle las consecuencias.

Los asaltos finales resultaron de puro fuego por uno y otro. Pero la certera mano de izquierda de Valdez hizo estragos en la anatomía del aspirante al título, quien lanzaba sus puños como molinos de viento, pero fallaba muchos golpes debido a la efectiva defensa del campeón, que en ese sentido mostró avances notables en relación con pleitos anteriores, lo que se atribuye al vínculo con Reynoso. Al concluir la refriega, dos de los jueces otorgaron puntuaciones de 118-109, mientras el otro lo hizo con boleta de 117-100.

“Estoy muy feliz por el trabajo realizado con Eddy”, afirmó Valdez aún sobre el encordado. “Siento que he mejorado mi boxeo en estos dos campamentos con él, me he adaptado a su estilo y creo que me ha hecho mejor boxeador, especialmente trabajando en la defensa y en la riposta. Los avances son innegables”.

VALDEZ NECESITA MEDIRSE A OTROS CAMPEONES
Ubicado en el undécimo lugar de la clasificación de la OMB en la división pluma, “El Alacrancito” Sánchez enfrentó a Valdéz al no recibir autorización de la OMB el estadounidense Erick Ituarte (21-1-1, 3 KOs), quien suma 14 victorias desde que perdió el invicto, pero no aparece entre los 15 primeros de la clasificación de ese organismo.

Evidentemente, ni Sánchez ni Ituarte aportan prestigio al reinado de Valdez, quien está obligado a medirse a los otros campeones si desea ingresar al selecto de los mejores libra por libra del mundo, como ha expresado en múltiples declaraciones, para compartir espacio con sus coterráneos “Canelo” Alvarez y Juan Francisco “El Gallo” Estrada.

Tampoco tuvo mucho mérito el triunfo ante el entonces invicto italiano Carmine Tommasone, al que anestesió en el séptimo round en el The Ford Center, de Frisco, Texas, donde combatieron en el turno semi-estelar de la velada, que encabezaron el ruso Sergey “El Triturador” Kovalev y el colombiano Eleider “La Tormenta” Alvarez (24-1-0, 12 KOs), éste destronado por fallo unánime de la corona de la Organización Mundial (OMB) en las 175 libras.

Esa victoria de Valdez -estimulante e inobjetable tras un reposo obligado de un año por una lesión-, se materializó con otras tres caídas, dos en el 4to, round, otra en el 6to y la última en el 7mo, lo que obligó al réferi Mark Nelson a detener la golpiza, que solo podía conducir a una lesión del europeo, inferior en todos los aspectos al azteca.

Tal como ocurrió con Sánchez, al “Lobo” Tommasone le cayó del cielo la oportunidad de cruzar guantes con Valdéz, debido a que el español Andoni “El Macho” Gago, oriundo de Otxarkoaga, Bilbao, País Vasco, no consiguió la visa de entrada a los Estados Unidos, después de infinidad de trámites e intentos, según explicó entonces su promotora MGZ.

VALDEZ: “QUIERO A LEO SANTA CRUZ O A GARY RUSSELL”
Nacido en Nogales, Sonora, Valdéz ha reiterado su deseo de enfrentar al también mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz (36-1-1, 19 KOs), súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), o al zurdo estadounidense Gary Russell Jr. (30-1-0, 18 KOs), dueño del cinturón del Consejo Mundial (CMB).

“Quiero pelear contra Leo (Santa Cruz) o Gary Russell”, dijo Valdez horas antes de imponerse a Sánchez. “Estaré más que feliz de enfrentar a estos boxeadores. No es nada personal contra ellos, pero mi deseo es que el público sepa quién es el mejor de la división. Creo que mi estilo se adapta mejor a Santa Cruz, pero quiero dar a los fanáticos las peleas que quieren ver”.

No obstante, como Santa Cruz y Russell se encuentra bajo la tutela de la compañía Premier Boxing Champions (PBC), que dirige Al Haymon, más real parece un enfrentamiento contra el invicto británico Josh Warrington (28-0-0, 6 KOs), quien ostenta la faja de la Federación Internacional (FIB), y chocará el próximo sábado versus el qatarí radicado en Gran Bretaña Kid Galahad (26-0-0, 15 KOs), en lo que será la segunda defensa del título del “Guerrero de Leeds”.

Pero Bob Arum, de Top Rank, que guía la carrera promocional de Valdez, considera más asequible que su representado promocionalmente se enfrente al ex campeón mundial Carl “El Chacal” Frampton (26-2-0, 15 KOs), que también tiene contrato con esa compañía desde marzo pasado.

“Vamos a buscar una pelea más adelante este año entre Valdéz y Frampton”, dijo Arum al responder sobre el futuro inmediato del monarca pluma de la OMB. “Solo depende de que Frampton tenga éxito en su próxima pelea”. El irlandés, que perdió unánime ante Warrington en diciembre pasado, todavía no tiene rival ni fecha específica para su próximo ascenso al cuadrilátero. Antes tuvo resultados alternos frente a Santa Cruz, con triunfo mayoritario en julio de 2016 y reves por idéntico fallo seis meses más tarde, en ambas oportunidades con la faja en juego de súper campeón de las 126 libras.

Facebook Comments