¡SORPRESA!: ANDY RUIZ NOQUEO A ANTHONY JOSHUA -Por J.J. Álvarez

Pocos le creyeron al estadounidense-mexicano Andy Ruíz Jr. cuando declaró que vencería al gigante británico Anthony Joshua, porque conocía las debilidades del monarca inglés. Pero el 1 de junio, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, “El Destructor” Ruíz realizó una de las actuaciones más sorprendentes en la historia del boxeo moderno, al doblegar a “AJ” Joshua, al que le arrebató tres cinturones de la división pesada y en la forma menos inesperada: ¡por KO!

Con su espectacular y merecido triunfo en el séptimo asalto, Ruíz (33-1-0, 22 KOs) le dio a México la primera corona de la historia en la división súpercompleta, que de acuerdo con el contrato firmado previamente, tendrá que exponer frente a Joshua en el próximo ascenso al cuadrilátero, en noviembre o diciembre, según afirmaciones del promotor Eddie Hearn, de la compañía Matchroom Promotions, vertidas al concluir el memorable pleito.

Si hay que elogiar al máximo el desenvolvimiento de Ruíz, muy inferior en alcance y estatura, y con menos de seis semanas de preparación al ocupar la vacante del estadounidense Jarrell “Big Baby” Miller, quien dio positivo a sustancias prohibidas, la decepcionante actuación de Joshua (22-1-0, 21 KOs) merece la mayor de las críticas, porque careció de agresividad y de determinación frente a un rival al que la gran mayoría consideraba aniquilaría no más allá del sexto asalto. Y no fue solo “una mala noche” como confesó el inglés ante las cámaras. Fue una pésima noche, que debido a su pobre actuación, el conocedor público de la Gran Manzana lo “premió con fuertes abucheos en varios asaltos del combate.

La victoria de Ruíz Jr. reafirmó que en el boxeo los combates no se ganan en los vaticinios, sino dentro del cuadrilátero, donde los contendientes tienen que demostrar que además de condiciones para esta viril y exigente disciplina, deben poseer una sólida convicción que les permita salvar cualquier obstáculo por difícil que sea. Ruíz Jr. no era favorito (las apuestas favorecían a Joshua por 25-1), pero supo inclinar la balanza dando lo mejor de sí, sin importarle el riesgo que tomaba, ni las remotas posibilidades que tenía de salir con el brazo en alto. Y ahí radican sus grandes méritos por el resultado.

“Hombre, solo quiero agradecer a Dios por darme esta victoria”, dijo Ruiz con una gran sonrisa y sin señas visibles producto de los golpes de su adversario. “Sin él, esto no hubiera sido posible. Y me siento muy bien, hombre. Esto es lo que he estado soñando. Por eso he estado trabajando duro y no puedo creer que solo haya hecho realidad mis sueños”.

RUIZ AL ATAQUE Y JOSHUA DE RIPOSTA
Desde el comienzo, Joshua intentó realizar la pelea desde la zona alejada, mientras Ruíz, con una extensión menor de brazos, buscaba la corta distancia para poder desembarcar sus puños. Los jabs de zurda de Joshua en los dos primeros asaltos viajaban sin fortaleza y su potente derecha estuvo prácticamente congelada. Ya desde esos momentos, Ruíz menospreciaba los riesgos en un avance sostenido, en los que intentaba cortar los desplazamientos hacia atrás y los laterales del británico, descendiente de nigerianos, pero nacido en lnglaterra.

En el tercer asalto, un gancho de Joshua tumbó a Ruíz Jr. cuando habían transcurridos 52 segundos de la fracción. Era el primer derribo que sufre el norteño en su carrera de 34 combates profesionales. La gran mayoría en la emblemática instalación y seguramente miles de los que seguían las incidencias de la reyerta por la pequeña pantalla, pensaron que era el comienzo del fin. Pero después de la imprescindible cuenta protectora del tercer hombre del ring, el monarca salió decidido en busca del nocaut definitivo y tras golpear con una fuerte derecha, abrió brechas en su defensa que permitieron al retador impactar con dos golpes sucesivos, un gancho de zurda y una derecha en swing por arriba, que causaron estragos en las reservas físicas de Joshua.

Otro gancho de zurda de Ruíz Jr. y Joshua cayó a la lona ante el griterío ensordecedor de los fanáticos en el Garden. Si el público no lo podía creer, mucho menos Joshua, que tras la cuenta de siete de Michael Griffin, volvió a la refriega, rehuyendo los ataques de su adversario e intentando defenderse como podía. El ahora titular de la categoría de los mastodontes volvió a la carga y aprovechando que su rival estaba acorralado en una esquina neutral, logró enviarlo al tapiz nuevamente. Parecía que el duelo llegaba a su fin. La campaña solo sirvió para dilatarlo.

“Esa fue la primera vez que me derriban”, dijo Ruíz al comentar sobre la caída que le propinó Joshua. “Pero, ¿sabes qué? Simplemente me hizo más fuerte y me dio más deseos de ganar, de querer el titulo. Y vi que me objetivo estaba más cerca cuando logré tumbarlo”.

Después, en el cuarto y quinto episodios, las acciones regresaron a la normalidad, con esporádicas acciones y cada uno ajustado a su plan táctico. El gigante británico continuó lanzando el jab y su derecha desde atrás, y Ruíz Jr. moviéndose hacia adelante en busca de penetrar en la corta distancia. Ya en el sexto Joshua se muestra agotado y trata alejarse de la zona de impactos, en tanto Ruíz lo golpea en las zonas blandas en varios agarres, que Griffin interrumpe.

En el séptimo, locura total en la instalación. Después de un fuerte intercambio, Ruíz envía al tapiz a Joshua, quien se levanta con dificultad y sangrando por la nariz. Sin embargo, después del conteo, el monarca conecta con fortaleza al norteño, que responde también con sólidos impactos a la cabeza. Otra caída, la cuarta para Joshua, y el astro británico se queda de rodillas escuchando la cuenta. Casi al unísono expulsa el protector bucal y va hacia una esquina, en la que se recuesta con sus brazos extendidos. El árbitro le pide que avance hacia él para observar si está en condiciones de seguir, pero Joshua no responde a la orden del encargado de impartir justicia y éste da por terminada las acciones.

Un triunfo histórico para Ruíz y un deplorable revés para Joshua que cambia todo el panorama de la división completa y aleja, aún más, el enfrentamiento del inglés frente al estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder, dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB), que anunció chocará con el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz posiblemente en septiembre.

Ahora Ruíz Jr., de 29 años al igual que el defenestrado Joshua, ostenta cuatro fajas de la categoría pesada, las correspondientes a la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y la de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), así como la menos reconocida de la Organización Internacional (OIB).

Facebook Comments