Molesto, “PacMan” Pacquiao rompe su mutismo frente a Keith Thurman -Por J.J. Álvarez

A lo largo de su carrera de más de 24 años, el múltiple campeón mundial filipino Manny Pacquiao ha sido reconocido como un caballero que jamás ha ofendido a sus rivales y tampoco ha sido protagonista de los penosos dimes y diretes que utilizan la mayoría de los boxeadores como una forma de promover sus combates.

Ahora con 40 años y 24 de extraordinaria labor profesional, que lo llevará indiscutiblemente al Salón de la Fama internacional, “PacMan” Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) es un fiel ejemplo de que el prestigio se obtiene a fuerza de talento, esfuerzos y sacrificios, sin necesidad de enfrentamientos verbales y descalificación de los rivales con el objetivo de vender peleas.

Pero nada es eterno. Ni siquiera el prolongado mutismo y la compostura del astro tagalo. Porque su próximo adversario, el invicto estadounidense Keith Thurman (29-0-0, 22 KOs) ha conseguido sacarlo de sus casillas, al repetir que le propinará un paliza y lo obligará a colgar los guantes definitivamente.

El senador filipino y el norteño chocarán el 20 de julio, en la Garden Arena, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde estará en juego la súper corona welter de la Asociación Mundial (AMB), que ostenta y expone por segunda ocasión Thurman, en duelo de unificación ya que Pacquiao es dueño del cetro “regular” del mismo organismo.

“Manny es un peleador de clase mundial, pero voy a destruir su leyenda el 20 de julio y comenzará la mía”, dijo Thurman en un rueda de prensa en Los Angeles. “Él ha sido inspiración de muchas personas a través del mundo y todos lo respetan, pero yo con idéntico respeto digo que voy a finalizar su carrera y a enviarlo al retiro”.

El nacido en Clearwater, Florida expresó total convicción de vencer a Pacquiao, porque “soy el más joven, rápido y hambriento boxeador que él ha enfrentado jamás en el cuadrilátero. Seguramente ni se acuerda lo que se siente cuando se enfrenta a un verdadero campeón. Pero puedo asegurar que el 20 de julio será el espectáculo de Keith Thurman”.

PACQUIAO RIPOSTA: “LE HARE COMER SUS PALABRAS”
Indiscutiblemente, Thurman es el oponente de mayor nivel cualitativo para Pacquiao, desde aquel memorable duelo, señalado por los fanáticos como un fraude boxístico, frente a Floyd “Money” Mayweather, en mayo de 2015, donde el norteño se llevó el triunfo unánime, en una confrontación que generó más de $ 600 millones en ingresos totales y vendió más de 4,6 millones de PPV, cifras que lo convierten en el combate más lucrativo de la historia.

Aunque con posterioridad Pacquiao y sus asesores buscaron infructuosamente la revancha con “Money” Mayweather, se vieron obligados a hurgar entre los rivales de mayor nivel disponible y lo encontraron en Thurman, vencedor por votación mayoritaria ante Josesito López en enero pasado, después de una ausencia temporal por lesiones de casi dos años.

A pesar de ello, en algunas casas de apuestas Thurman aparece ligeramente favorito para doblegar a Pacquiao, monarca del orbe en seis divisiones (mosca, súpergallo, súperpluma, ligero, welter y súperwelter) y considerado uno de los mejores púgiles de la historia. En 2010 fue reconocido como “Boxeador de la Década” por el Consejo Mundial (CMB).

“Creo que Thurman es uno de los mejores libra por libra del mundo”, dijo Pacquiao a Yahoo Sports, poco después de firmar ambos el contrato que garantiza el pleito. “Es por eso que deseo pelear con él. En su trayectoria se observa que ha derrotado a Robert Guerrero y Danny García, dos ex campeones mundiales y también a Shawn Porter, actual monarca del Consejo Mundial (CMB). Siempre busqué tener los mayores desafíos y Thurman es uno de ellos. Además, es el mejor de las 147 libras disponible en este momento. He visto los videos de sus peleas y es innegable que traerá su excitante estilo al cuadrilátero. Eso es lo que desean los fanáticos, que peleen los mejores”.

Pero al escuchar las declaraciones de Thurman, el púgil zurdo filipino ripostó con enfado ante los medios de Los Angeles: “no me molesta en modo alguno que las apuestas se inclinen por mi rival. Eso me da más concentración en el entrenamiento y reconozco que he sido demasiado confiado en algunas peleas. Pero esta vez es diferente. Thurman es un buen boxeador y buscaré complacer a los fanáticos con mi actuación, porque no soy de los que hablo en exceso. Yo hablo sobre el ring. Voy a mostrar que soy un guerrero y le mostraré a Thurman cómo es estar frente a mí en un cuadrilátero. Le haré comer sus palabras”.

PACQUIAO SUMA DOS VICTORIAS
Después del fracaso ante Mayweather Jr., el tagalo alcanzó par de éxitos y con posterioridad sufrió otro percance ante el local Jeff “El Avispón” Horn, en julio de 2017, en Brisbane, Australia, donde una buena cantidad de observadores estimaron que el fallo resultó injusto, sin olvidar que Pacquiao recibió innumerables críticas de sus propios simpatizantes, que alegaron no se preparó convenientemente porque estuvo alejado de las exigencias del gimnasio. Aún así, el criterio mayoritario es que debió recibir votación favorable ante Horn.

Doce meses después, en los que hubo cierta incertidumbre por declaraciones de Pacquiao en el sentido que colgaría los guantes y se lanzaría a la carrera presidencial en Filipinas, nuevamente regresó al encordado con sólido triunfo por nocaut técnico en siete asaltos, ante el argentino Lucas “La Máquina” Matthysse, en julio de 2018, en Kuala Lumpur, Malasia. El resultado fue más alentador, tras un largo período de nueve años sin anestesiar a sus oponentes. Y en enero último, Pacquiao ofreció otra magnífica demostración ante el estadounidense Adrien “El Problema” Broner, al que doblegó por unanimidad en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Dos oficiales entregaron boletas de 116-112 y el otro de 117-111.

Fiel a su estilo agresivo, Pacquiao llevó la iniciativa del combate e igualmente con su incisivo y constante ataque estuvo a punto de derribar a Broner en tres asaltos (6to, 7mo y 9no), resultado de una impresionante velocidad de manos y piernas, a pesar de que un mes antes había cumplido 40 años. Broner, 11 años más joven, evidenció que no estaba preparado para un rival de tanta rapidez y felinos movimientos, y casi se limitó a evitar el castigo al cuerpo y las combinaciones del asiático, dueño de las acciones durante todo el pleito, por lo que resultó desacertada la puntuación de los oficiales.

PACQUIAO O THURMAN, ¿QUIEN GANARA?
Resistiéndose a la palabra “retiro”, Pacquiao estima que puede vencer a Thurman, pues todavía posee suficiente pegada y velocidad (como ratificó ante Matthysse y Broner) para contrarrestar las habilidades del norteño, quien ante López mostró el óxido propio de dos años sin combatir, pero es una de las grandes figuras de la categoría welter.

Algunos especialistas señalan que ambos tienen iguales posibilidades de victoria. Otros se inclinan por Thurman, alegando que además de estar en la cima de su carrera, aventaja al filipino en estatura y juventud. De cualquier forma, es sensato asegurar que Thurman se presentará en mejores condiciones que en su choque previo ante López. Habrá acción asegurada y ganará … el que logre imponer maestría y talento. Nuestro voto hacia Pacquiao por decisión.

Facebook Comments