Carlos Cañizalez y Can Xu retuvieron sus coronas en China -Por J.J. Álvarez

El venezolano Carlos Cañizales y el chino Can Xu mantuvieron su condición de campeones del mundo, al doblegar a los japonés Sho Kimura y Shun Kubo, respectivamente, en pleitos efectuados el domingo 26 de mayo, en la prefectura de Fuzhou, ubicada en la parte noreste de la provincia de Jiangxi, en la República Popular China.

Para “CCC” Cañizales (22-0-1, 17 KOs) fue la segunda defensa del título minimosca de la Asociación Mundial (AMB), que conquistó el pasado año en Japón, también por fallo unánime ante el local Reiya Konoshi, en la ciudad de Kobe. Además, fue el tercer triunfo en línea en territorio asiático, pues el julio último anestesió en el duodécimo episodio al zurdo chino Bin Lu, quien efectuaba el segundo pleito profesional, en Kuala Lumpur, Malasia.

Con un mejor boxeo y golpes más efectivos que su rival durante 11 asaltos, Cañizalez recibió el veredicto de los tres jueces, dos de ellos por boletas de 119-109 y el otro 118-110. El mejor asalto del retador fue el de cierre, pero su esfuerzo postrero resultó insuficiente para cambiar el resultado.

Desde el campanazo inicial, Kimura (18-3-2, 11 KOs) salió a buscar los intercambios, esperanzado en que sus puños marcarían la diferencia, tras descender desde la categoría inmediata superior (mosca), en la que ostentó el cinturón ecuménico de la Organización Mundial (OMB), que arrebató por sorpresivo nocaut en el undécimo round al chino Shiming Zou, en julio de 2017.

Kimura, de 30 años –cuatro más que Cañizalez- intentó desgastar las reservas físicas del monarca, desplegando tempranamente su ofensiva hacia las zonas blandas del sudamericano. Pero el plan táctico tuvo poco efecto, pues las fuertes combinaciones del venezolano neutralizaron las arremetidas del nipón, quien ya en las postrimerías se lanzó a fondo con los últimos cartuchos físicos, sin lograr el ansiado nocaut.

Oriundo de la ciudad de Kamagaya, en la provincia de Saitama, Kimura en su anterior pleito había anestesiado en el tercer asalto al tailandés Wicha Phulaikhao (conocido por el pseudónimo de Pigmy Kokietgym), el pasado 30 de marzo, en Shanghai, China, donde disputaron la faja vacante Plata de la Federación de Boxeo del Oriente y el Pacífico (OPBF, en inglés), de las 112 libras.

CAN XU APLICO EL CLOROFORMO A SHUN KUBO
En la primera exposición de la corona pluma de la Asociación Mundial (AMB), Can Xu (17-2-0, 3 KOs) la nueva revelación del boxeo en China, liquidó en seis asaltos al japonés Shun Kubo (13-2-0, 9 KOs), un zurdo que antes del fracaso ocupaba el décimo puesto en la clasificación de ese organismo en las 126 libras.

Para Can Xu, de 25 años, fue la primera defensa del cetro de la AMB y la decimocuarta victoria en forma consecutiva, desde su anterior revés por decisión mayoritaria ante su connacional Bao Dong, en septiembre de 2014. Tras la victoria, Bao Dong abandonó el deporte de los puños sin regreso.

Nacido en la ciudad de Kobe, capital de la prefectura de Hyogo, en el sudeste del archipiélago japonés, Kubo desde el comienzo fue incapaz de responder con acierto a la ofensiva del monarca, quien a la altura del quinto asalto lo envió a la lona con una combinación de tres golpes, que obligó al árbitro Gustavo Padilla a ofrecerle cuenta protectora. Otro rallie en la siguiente fracción provocó que el tercer hombre sobre el cuadrilátero detuviera la masacre, cuando faltaban 1:16 minutos para el campanazo.

Cinco meses atrás, en enero de este años y entrenado por el cubano Pedro Díaz, Can “El Monstruo” Xu dio una sorpresa en la segunda visita a Estados Unidos, al imponerse por unanimidad al puertorriqueño Jesús Rojas, en el Toyota Center, de Houston, Texas. Para Rojas significaba la segunda defensa del cetro de las 126 libras. Y al finalizar el combate se mostró sorprendido por el fallo de los jueces, que otorgaron el triunfo al asiático con boletas de 118-110, 117-111 y 116-112, por lo que solicitó la revancha ante el chino, que estuvo respaldado por decenas de entusiastas fanáticos de su país y de la noche a la mañana se ha convertido en la principal figura del gigante asiático en la disciplina, tras la debacle de Shiming Zou hace dos años.

Rojas había sido derrotado en su pleito precedente versus el estadounidense Joseph “Jo Jo” Díaz, pero el ganador quedó excluido de conquistar la corona, al mostrar sobrepeso en la báscula un día antes del enfrentamiento.

Facebook Comments