Deontay Wilder enfrenta a Dominic Breazeale y Dillian White continua reclamando -Por J.J. Álvarez

Mientras el campeón Deontay Wilder asegura que noqueará al retador y también estadounidense Dominic Breazeale, el 18 de mayo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, desde la lejana Inglaterra el jamaiquino-británico Dillian Whyte continúa reclamando que el C
“El Bombardero de Bronce” Wilder (40-0-1, 39 KOs) hará ante “El Problema” Breazeale (20-1-0, 18 KOs) la novena defensa de la corona pesada del CMB, que arrebató por unanimidad al haitiano-canadiense Bermane “B-WARE” Stiverne, en enero de 2015, en el lujoso hotel y casino MGM, de Las Vegas, donde el caribeño hacia la primera exposición del cetro. Treinta y cuatro meses después, en noviembre de 2017, Wilder noqueó a Stiverne, en el mismo primer asalto, tras derribarlo en par de ocasiones anteriores, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

El duelo entre Wilder y Breazeale, ambos de 33 años y 6´7 de estatura, ha estado plagado de ofensas y una animadversión recíproca, que tiene sus orígenes en febrero de 2017, cuando ambos vencieron por la vía del cloroformo en el quinto asalto, al norteño Gerarld Washington y al polaco Izuagbe Ugonoh, respectivamente, en Birmingham, Alabama. Según presentes en la velada, Marsellos Wilder, hermano de Deontay, agredió con un puñetazo en la cabeza a Breazeale.

“No me importa Dominic Breazeale en absoluto, no siento que traiga nada importante al ring, pero como está en mi camino, añadiré otro nocaut a mi trayectoria, otro video viral para Internet”, dijo Wilder a The Ring recientemente. “Eso es todo lo que él (Breazeale) significa para mí”.

Todo el año 2018 transcurrió sin que se concretara el duelo entre Wilder y Breazeale. Primero el “Bombardero” Wilder fue autorizado a un combate voluntario el 3 de marzo ante el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz, quien lo puso en aprietos en el sexto episodio, pero finalmente logró noquearlo en el décimo asalto. Más tarde, hubo intensas conversaciones para que el monarca estadounidense rivalizara en un enfrentamiento de unificación con el inglés Anthony “AJ” Joshua (22-0-0, 21 KOs), dueño de los cinturones de la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y el de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), así como el menos reconocido de la Organización Internacional (OIB).

Ya en el mes de octubre, durante la 56 Convención del CMB, en Kiev, Ucrania, la Junta de Gobernadores de ese organismo, autorizó a Wilder a efectuar otra defensa voluntaria con el inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury, con la condición de que el ganador debía cruzar guantes con el vencedor del Breazeale-Whyte. No obstante, colocaron otra banderilla, al precisar que si se concretaba el Wilder-Joshua, se pospondría el duelo del posible retador.

Las concesiones del CMB llevaron a que Wilder rivalizara con Fury el 1 de diciembre, mientras 21 días después Breazeale puso a dormir en el noveno asalto al puertorriqueño Carlos Negrón, y Dillian Whyte, clasificado en primer lugar de la clasificación, hizo lo propio en la misma instalación con Derech Chisora en el duodécimo episodio.

Tras un emocionante duelo entre Wilder y Fury -que incluyó par de derribos del monarca al retador, pero concluyó en empate-, en el Staples Center, de Los Angeles, California, el CMB dio vía libre a las negociaciones para la revancha. Los días finales del pasado año transcurrieron sin un pacto concreto. Entonces, a mediados de enero de este año, el organismo que encabeza Sulaimán informó el período de negociaciones libres, dejando sentado que si las dos partes no alcanzaban un acuerdo, se efectuaría una subasta abierta el 5 de febrero. A finales de este propio mes, Fury expresó que había firmado un contrato múltiple con la compañía Top Rank, propiedad de Bob Arum, y que su intención era enfrentar a un rival diferente a Wilder, éste bajo la sombrilla de Al Haymon, al que no le interesa discutir posibles peleas con Arum y viceversa.

Al referirse a la decisión de Fury, “El Problema” Breazeale dijo a los medios que “eso fue lo más grande que sucedió en los últimos meses. Una situación en la que Fury se retira, es lo mejor para el CMB. Ahora estoy súper emocionado de verme envuelto en esta pelea. Estoy ansioso porque el suene el teléfono y me digan que ya es una realidad la fecha y el lugar en el que enfrentaré a Wilder”. Al designar a Breazeale “retador obligatorio”, Whyte quedó automáticamente excluido de la fórmula, sin ninguna explicación pública.

Breazeale suma tres triunfos consecutivos antes del límite, ellos frente a Izuagbe Ugonoh, Eric Molina y Carlos Negrón, después de sucumbir por la misma vía versus Joshua, el 25 de junio de 2016, en Londres, donde disputaron la faja pesada de la FIB. En esa ocasión, el británico Joshua envió a Breazeale par de veces a la lona en el séptimo, lo que obligó al árbitro Howard John Foster a detener el pleito, cuando había transcurrido más de un minuto de la fracción.

WILDER SE BURLA DE BREAZEALE

“Este tipo está muy nervioso”, dijo Wilder sonriendo ante un grupo de periodistas, en las últimas horas. “Sé todo lo que él desea hacer. Y es bueno que esté nervioso, porque tengo muy malas intenciones cuando nos veamos sobre el cuadrilátero. Ese día se dará cuenta que nunca ha enfrentado a un boxeador como yo, un verdadero asesino de sus rivales”.

Wilder precisó que Breazeale no merecía esta oportunidad de pelear por la corona pesada, pues tuvo un bochornoso revés por nocaut en el séptimo asalto frente al británico Anthony “AJ” Joshua, el 25 de junio de 2016, en la O2 Arena, de Londres, Inglaterra. Joshua, que posee los otros tres títulos más relevantes del boxeo profesional, chocará con el estadounidense Andy “El Destructor” Ruíz, el 1 de junio, en el emblemático Madison Square Garden, de Nueva York.

En respuesta a las declaraciones de Wilder, Breazeale, quien nació en Glendale, California, expresó con enorme enfado: “estoy deseoso de poner mis puños sobre él. Lo que hizo en Alabama en frente de mi familia, no podré nunca perdonarlo, ni lo olvidaré jamás. Eso tiene que pagarlo con creces”.

WHYTE AFIRMA QUE EL CMB LO HA MARGINADO

Ubicado en la cima de la clasificación del CMB, en la categoría de los mastodontes, Whyte afirmó que no entiende porqué las autoridades de ese organismo lo ignoraron al designar a Breazeale. Igualmente, relató que se había comunicado con Suleimán, a fin de recibir una respuesta.

“Fue una charla amistosa”, dijo Whyte a Express Sport. “Él es el presidente y le expuse mis puntos de vista. Por supuesto, él me dio sus argumentos. También quedó pendiente que surgiera algún plan, así que veremos qué pasa después que peleen Wilder y Breazeale”.

En principio el CMB había ordenado una pelea eliminatoria entre Whyte y Breazeale, que tendría como incentivo la faja interina y el ganador iría en forma directa contra Wilder. Pero al no concretarse la revancha entre “El Bombardero de Bronce” y el “Rey Gitano”, entonces se ordenó que el campeón cruzara guantes con Breazeale, reconocido como retador obligatorio y desconociendo las propias posiciones del ranking de la entidad.

“Es realmente frustrante, porque he hecho más que suficiente (para tener una oportunidad de pelear por el título)”, dijo explicó Whyte. “He estado en la posición número uno durante dos años, luché por numerosos títulos, defendí mi faja Internacional del CMB y también la primera plaza del ranking, mientras Breazeale es el cuarto (después, además, de Tyson Fury y Luis Ortíz). ¿Por qué le dieron esa pelea obligatoria? ¿Eso es boxeo o política? Muchas cosas suceden en el boxeo, pero no puedes llorar por eso. Solo debes tratar de romper esas injusticias con tus resultados”.

El 20 de julio, “The Body Snatcher” Whyte (25-1-0, 18 KOs) rivalizará con el invicto colombiano, asentado en Canadá, Oscar “Kaboon” Rivas, en la 02 Arena, donde discutirán el cinturón Plata del CMB. Veremos después que determina el CMB.

Facebook Comments