Emmanuel Navarrete rechaza “excusas” de Isaac Dogboe -Por J.J. Álvarez

Con amplia ventaja en alcance y estatura, el mexicano Emmanuel Navarrete expondrá ante el ghanés Isaac Dogboe la corona súpergallo de la Organización Mundial (OMB), en pelea revancha prevista el 11 de mayo, en el Convention Center, de Tucson, Arizona, donde también se verán las caras en segundos duelos, tras par de años de espera, los mexicanos Miguel Berchelt y Francisco Vargas, quienes disputarán el cinturón súperpluma del Consejo Mundial (CMB), en poder del primero.

Superior en cinco pulgadas de altura y cuatro en alcance de sus brazos, “El Vaquero” Navarrete (26-1-0, 22 KOs) someterá a prueba por primera ocasión la faja, que arrebató por fallo unánime, precisamente al africano-londinense Dogboe, el pasado 8 de diciembre, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Desde aquel fracaso y en los meses siguientes, “La Tormenta Real” Dogboe (20-1-0, 14 KOs) ha expresado que no tuvo una buena preparación, porque sufrió varias lesiones durante el entrenamiento y también padeció inexplicables pérdidas de peso, que limitaron su desenvolvimiento ante Navarrete. Sin embargo, señaló que está concentrado en reconstruir su carrera y regresar al momento a la cima de la división.

“Tuve algunas dificultades antes y durante la pelea, que me impidieron maniobrar bien”, afirmó Dogboe. “En realidad carecí de la rapidez que me caracteriza, no hubo flujo en mis acciones, aunque sin dudas podría haberlo hecho mejor. Pero eso ya es pasado. Lo importante es mirar hacia adelante y recuperar el título que estoy seguro regresará a mis manos”.

“El Vaquero” Navarrete dijo que la pelea anterior fue muy buena, pero al mismo tiempo rechazó las declaraciones de Dogboe relacionadas con dificultades en la etapa de preparación. “No creo que sea cierto. Él llegó fuerte al combate, hizo el peso sin problemas y si no entrenó bien, es su culpa. Son solo excusas para justificar la derrota”.

Antes del pleito contra Dogboe, Navarrete tenía una racha de ocho triunfos por la vía del sueño y 21 victorias consecutivas desde su único fracaso, unánime en cuatro asaltos, ante su coterráneo Daniel Argueta, el 26 de julio de 2012, en Polanco, México, donde disputaron la final del torneo Cinturón de Oro. A pesar del fracaso, Navarrete se llevó la medalla dorada, pues su rival no hizo el peso requerido.

El monarca, nacido y criado en el Distrito Federal, de la capital mexicana, reconoció que cometió algunos errores buscando el nocaut, que no se repetirán en la revancha, porque ha trabajado mucho esos aspectos durante el campamento de preparación. “Él se movió mucho en los primeros asaltos, porque sabe que tengo poder en los puños y yo no estuve preciso, pero ahora todo será distinto. Me he entrenado muy bien y estoy seguro que no resistirá mis golpes. Espero que venga bien preparado, porque iré por nocaut”.

Dogboe, también de 24 años, conquistó el cinturón de las 122 libras, al noquear en el undécimo asalto al zurdo estadounidense Jessie Magdaleno, el 28 de abril del pasado año, en Filadelfia. En esa dura refriega, el africano cayó a la lona en el 1er asalto, pero el norteño lo hizo en el 5to y par de veces en el 11no., cuando el árbitro Benjy Estévez detuvo las acciones al observar que Magdaleno estaba en malas condiciones y sin posibilidades de continuar. Para Magdaleno era la segunda defensa del título, que había arrebatado al astro filipino Nonito “El Flash” Donaire por unanimidad, dos años antes.

Múltiple campeón del orbe, Donaire ha tenido un resurgir en su carrera, después de incursionar en la categoría pluma, en la que ostentó el cetro de la Asociación Mundial (AMB) en 2014, que después perdió ese mismo año por nocaut en el 6to round ante el jamaiquino Nicholas “El Hacha” Walters. En 2015 bajó y obtuvo el de las 122 libras (versión OMB), que cedió ante Magdaleno 11 meses más tarde. Ahora Donaire regresó a la categoría gallo (118 libras) después de ocho años y espera por el ganador entre el japonés Naoya “El Monstruo” Inoue y el puertorriqueño Emmanuel “Manny” Rodríguez para contender por el título de la Súper Serie Mundial (SSM), que igualmente otorgará el reconocimiento “Muhammed Alí”, al que salga con el brazo en alto.

“Seguramente Dogboe vendrá más agresivo en la próxima pelea, pero esa es precisamente mi zona de confort”, enfatizó Navarrete. “Me siento mejor en la pelea de riposta, porque mis rivales atacan, los hago fallar y me aprovecho de mi alcance. No digo que vaya a ser fácil derrotar a Dogboe, porque es un buen peleador, es fuerte, pero creo que tengo muchas posibilidades de vencerlo y de noquearlo”.

Originario de San Juan Zitlaltepec, Estado de México, a unos 55 kilómetros de la capital mexicana, Navarrete, expresó que para la revancha llegará con una preparación de primera, muy lejos de aquellas que tuvo para sus peleas anteriores, para las que debía compartir el tiempo entre sus labores en la construcción y en escuela, que le impedían dedicarse al ciento por ciento al boxeo.

“Ha sido una carrera bonita pero difícil, ya que siempre había agarrado las peleas con poca preparación. A pesar de ello me hice de un buen récord y pude salir adelante”, dijo “El Vaquero”, que recibió el mismo pseudónimo que su tío y entrenador Pedro Navarrete, a quien le colocaron el mote en forma de broma, porque vivía alejado de la ciudad y tenía crías de ganado.

Facebook Comments