Canelo Alvarez venció a Daniel Jacobs en pelea que no cumplió expectativas -Por J.J. Álvarez

En pleito carente de grandes emociones, el mexicano Saúl Alvarez derrotó unánime al estadounidense Daniel Jacobs, el 4 de mayo, ante una concurrencia de más de 20 mil espectadores, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde el azteca unificó las dos coronas medianas de la Asociación Mundial (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), a la correspondiente a la Federación Internacional (FIB), que poseía el norteño. Como prueba del malestar de la afición, en varias ocasiones el público silbó a los dos boxeadores, exigiéndole que intercambiaran más.

Lejos muy lejos, de la amplia divulgación y las expectativas previas que generó el combate entre los amantes del boxeo, resultó lo ocurrido sobre el cuadrilátero entre “Canelo” Alvarez (52-1-2, 35 KOs) y “El Hombre del Milagro” Jacobs (35-3-0, 29 KOs), quien comenzó muy lento en los primeros asaltos, levantó en el séptimo, tuvo un gran momento en el octavo y el noveno, y perdió nuevamente la iniciativa en los asaltos de campeonato, lo que resultó determinante en el veredicto del los jueces.

Jacobs, de 31 años, necesitaba entregarse más en pos de la victoria, a sabiendas que se arriesgaba a una decisión desfavorable, como ha sucedido a otros peleadores cuando enfrentaron al pelirrojo azteca en la Ciudad del Pecado, donde es un verdadero ídolo y ha tenido siempre respaldo judicial. Pero aunque la pelea solo tuvo esporádicos momentos de acción intensa, justo es decir que “Canelo” no decepcionó ni fue favorecido. Ganó cerrado, pero ganó, en opinión de este redactor.

Dos de los jueces, Dave Moretti y Steve Weisfeld votaron 115-113, en tanto Glenn Feldman lo hizo con boleta de 116-112, es decir vio ganar al mexicano ocho saltos y cuatro a su rival. Coincidentemente, Moretti y Weisfeld dieron similar puntuación a “Canelo” en el segundo duelo con el kazajo Gennadi Golovkin, mientras Feldman repartió 114 unidades para ambos gladiadores, el 5 de mayo del pasado año, también en la misma instalación, donde Alvarez arrebató al europeo las coronas de las 160 libras.

El golpe más contundente de Jacobs lo propinó con un gancho de izquierda en el octavo asalto. Estremeció la cabeza de Canelo, pero lejos de intentar continuar la acción con más impactos, se replegó, aunque tampoco se vio en malas condiciones al mexicano, que ha mostrado asimilación y resistencia en su barbilla. Al finalizar el asalto, “Canelo” le respondió a los entrenadores que se encontraba en perfectas condiciones, lo que demostró en las fracciones siguientes.

Por momentos Jacobs desconcertó a Canelo al cambiar de guardia derecha a zurda, pero igualmente esa táctica limitó su mano de poder, pues mientras combatía con mano siniestra, los golpes no llevaban la fortaleza necesaria para causar daño en la anatomía del nacido en Guadalajara, que se embolsilló alrededor de $ 35 millones, por su segunda pelea del contrato de cinco años, 11 pleitos y $ 365 millones con la plataforma digital DAZN.

CANELO NO DESCARTA EL TERCER ENFRENTAMIENTO CON GOLOVKIN
“Si la gente quiere otro combate (con Golovkin), podemos hacerlo de nuevo y lo derrotaré como la vez anterior”, dijo Alvarez al ser preguntado, instantes después de concluida la pelea. “Por eso estoy aquí. Para eso nací. Para defender lo que ahora es mío. Pelearé contra cualquiera.

Las palabras de Alvarez contradicen en parte las expresadas por el empresario méxico-estadounidense Oscar De La Hoya, máxima figura de la promotora Golden Boy – a la que pertenece Canelo- quien dijo que “GGG” Golovkin tendría que poseer una corona mundial para vérselas nuevamente con su representado y son solo especulaciones que chocarán en septiembre próximo.

Ahora “Canelo”, de 28 años, suma 11 victorias consecutivas desde su descalabro por decisión ¿mayoritaria” ante el también estadounidense Floyd “Money” Mayweather, el 14 de septiembre de 2013, cuando combatía en la categoría súperwelter.

Al ostentar tres coronas, Alvarez comparte honores con los también mexicanos Ricardo “Finito” López y Juan Manuel “Dinamita” Márquez, los únicos púgiles de ese país, que han exhibido un trío de títulos en una misma división.

JACOBS INCUMPLIO CON LA BASCULA
Se cumplió uno de los objetivos que perseguía Golden Boy Promotions (GBP)al incluir un pesaje con límite de rehidratación de 10 libras de viernes a sábado, que evidentemente buscaba favorecer a “Canelo”, inferior en cuatro pulgadas y con menos volumen corporal a Jacobs. De acuerdo con la cláusula incorporada al contrato, ambos púgiles debían pesar un máximo de 160 libras el viernes y tampoco excederse de 170 en la mañana de la confrontación, lo que sería penalizado con elevadas sumas al que incurriera en el sobrepeso.

Vale mencionar que ni el Consejo Mundial (CMB) ni la Asociación Mundial (AMB) tienen incluido en su reglamento el pesaje sabatino, mientras la Federación Internacional (FIB) lo considera como una medida opcional, pero no lo incluye en los combates de unificación. Aún así, GBP lo implementó como una cláusula del contrato, lo que propició repetidas quejas del estadounidense, obligado a aceptar, so pena de verse excluido del enfrentamiento con mayor ganancia de su carrera.

En consecuencia, Jacobs pesó 173,6 libras el sábado –Canelo marcó 169- y tendrá que pagar alrededor de $ 1 millón por el exceso, que será descontado de su bolsa fija, estipulada en $ 10 millones.

Facebook Comments