Rehidratación: otro tema polémico en el Canelo-Jacobs -Por J.J. Álvarez

Cuando se analiza en detalles la exitosa trayectoria del púgil mexicano Saúl “Canelo” Alvarez, hay que otorgarle un especial reconocimiento a sus asesores/promotores, quienes en forma exquisita eligieron a los adversarios más convenientes o impusieron aspectos contractuales favorables, que le han permitido transitar por alfombra roja a lo largo de su carrera, lo que no significa minimizar su calidad boxística o grandes logros sobre el cuadrilátero.

Gracias a sus resultados, “Canelo” Alvarez (51-1-2, 35 KOs) es el boxeador más taquillero del presente y la figura que ocupó el trono mediático/financiero, del ya retirado estadounidense Floyd “Money” Mayweather, quien como el Rey Midas convertía en “billetes verdes” todo lo que se vinculaba con su nombre.

Pero al igual que sucedía con Mayweather Jr., también los rivales de Alvarez deben ajustarse a sus requerimientos en la mesa de negociaciones, si aspiran a conseguir la gigantesca bolsa que proviene del duelo ante el nacido en Guadalajara, Jalisco. “Canelo” por su condición de campeón y figura principal del pleito es el boxeador “A”, como se establece en los contratos, en tanto su oponente aparece como el “B”, una definición que obliga al retador a aceptar detalles leoninos, cuyo único objetivo es otorgarle ventajas al monarca.

Ahora esa política de proteger a “Canelo” apareció en un tema que siempre resulta controvertido y en el que no se ponen de acuerdo ni las organizaciones boxísticas, ni siquiera los científicos, porque tiene mucha tela por donde cortar y cada ente vinculado al Arte de Fistiana la utiliza con su interpretación o enfoque: la rehidratación.

JACOBS SE QUEJA DE LOS LIMITES IMPUESTOS
Para el pleito de unificación entre el mexicano Saúl Alvarez y el estadounidense Daniel Jacobs, previsto el 4 de mayo, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, la compañía Golden Boy Promotions incluyó una cláusula en el contrato que no permite traspasar las 10 libras de la división mediana (160 libras) en un segundo pesaje, que se efectuará en la mañana del combate, so pena de recibir sanciones monetarias.

Valga mencionar, que el Consejo Mundial (CMB), presidido por el mexicano Mauricio Sulaimán, exige que los controles en la báscula deben efectuarse con 30, 14 y 7 días previos al combate para garantizar que los peleadores no disminuyan cantidades peligrosas de peso que pueda afectar la salud, mientras se preparan para el pesaje oficial el día anterior al enfrentamiento, Ninguno de los principales organismos tienen regulado el pesaje en la fecha de la pelea, lo que también es un elemento a considerar, pero sería objeto de otro análisis, no del presente artículo.

Alvarez pondrá en juego las coronas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), en tanto “El Hombre del Milagro” Jacobs (35-2-0, 29 KOs) expondrá la correspondiente a la Federación Internacional (FIB), que obtuvo en el choque precedente ante el ucraniano Sergiy “El Técnico” Derevyanchenko, el 27 de octubre pasado, en “El Teatro” del histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Al referirse a las exigencias de rehidratación impuestas por Golden Boy Promotions, Jacobs, de 31 años, ha expresado que en un principio intentaron multar al infractor con $ 250 mil dólares por cada libra adicional, pero después se llegó a un acuerdo entre ambas partes que sería de $ 100 mil, con el propósito de no permitirle a él la rehidratación que exige su cuerpo y de beneficiar al azteca, inferior en cuatro pulgadas de estatura.

Jacobs ha repetido que se vio obligado a firmar el contrato con esa restricción para poder enfrentar a “Canelo”, en una pelea que como ningúna otra le reportará elevadas ganancias. “O aceptas lo que te ponen sobre la mesa o no habrá combate, así de sencillo”, expresó el hombre que derrotó al cáncer en una epopéyica lucha, gracias a su inquebrantable voluntad y el respaldo de la Ciencia.

¿A QUIEN BENEFICIA LA MEDIDA?
Por su mayor tamaño y volumen corporal, Jacobs es el que ha tenido que sacrificarse más para cumplir con las exigencias del pesaje en cada una de las fechas establecidas. Esa deshidratación constante necesita de una recuperación en el peso al menos en las últimas 24 horas para llegar en óptima forma al combate. Y no es descabellado pensar que Golden Boy Promotions impuso la cláusula de rehidratación con el propósito de que Jacobs se presente desgastado o al menos con una disminución en la capacidad física, que le impedirá de soportar el rigor del combate, sobre todo los contundentes impactos del mexicano a la zona hepática, área es la que es un golpeador nato como demostró en sus dos últimos compromisos ante Liam Smith y Michael Fielding.

De ahí que un escenario altamente probable, es que Jacobs en los primeros compases de la refriega se mueva mucho, utilice el jab constantemente y pelee en la zona alejada, intentando golpear de riposta en la anatomía del azteca. Pero en la medida que transcurran los minutos y el norteño pierda movilidad (debido a la incidencia nefasta por la insuficiente hidratación a que fue sometido) comenzará a imponerse el ritmo del Canelo, quien aprovechará su mejor estado físico para neutralizar los desplazamientos de Jacobs y colocar los impactos, principalmente en el abdomen. De ocurrir, los minutos de Jacobs estarán contados, aunque la victoria debe sonreir al pelirrojo azteca por cualquier vía.

CANELO PARTE COMO FAVORITO ANTE JACOBS
El enfrentamiento Alvarez-Jacobs no cayó en forma casual. Desde hace meses, el pelirrojo mexicano había expresado su intención de convertirse en el único mexicano en la historia con los cuatro títulos en una misma categoría de peso. Y Jacobs es uno de los obstáculos para alcanzar ese objetivo. Los otros dos monarcas actuales son estadounidenses: Demetrius “Boo Boo” Andrade (27-0-1, 17 KOs) y Rob “Bravo” Brant (25-1-0, 17 KOs), dueños de las fajas de la Organización Mundial (OMB) y la “regular” de la AMB, respectivamente.

Para otorgarle relevancia a la pelea ante Jacobs, “Canelo” ha repetido en varias ocasiones que ambos son los dos mejores púgiles de la división, minimizando la trayectoria y resultados del kazajo Gennadi “GGG” Golovkin, con el que tuvo dos memorables enfrentamientos, el primero finalizado en empate en septiembre de 2017 y el segundo con una cerrada victoria mayoritaria (dos jueves votaron 115-113 y el otro repartió 114 puntos para cada contendiente). Ambas votaciones tuvieron una gran cantidad de inconformes, al considerar que el oriundo en Kazajástan y radicado en Santa Mónica, California, mereció el triunfo.

“Somos los dos mejores de las 160 libras, esa es la verdad”, dijo Alvarez hace algunos días. “Él es campeón mundial, un gran boxeador y mi objetivo es hacer las mejores peleas y ante los rivales de más calidad. Será un adversario más difícil que Golovkin, porque es físicamente mayor y más completo. Jacobs piensa en el ring y sabe cómo manejar los tiempos y hasta en ocasiones cambia de guardia. Por supuesto, nos estamos preparando para su tamaño y estilo de pelea”.

JACOBS ESPERA QUE “LOS JUECES SEAN JUSTOS”
Expertos y público en general consideran que Jacobs tendría que acumular una ventaja extremadamente amplia a lo largo de los 12 para que las tarjetas se inclinen a su favor, en el recinto sagrado de Canelo que es la ciudad de Las Vegas. A no dudarlo, Jacobs se lo juega casi todo a una carta: el nocaut. De otra forma, se expone a ser otra víctima más de los que deben impartir justicia y muchas veces inclinan la balanza hacia el lado incorrecto.

Jacobs, de 31 años, afirma con vehemencia que el astro de Kazajastán ganó los dos enfrentamientos versus Canelo, también el segundo, que fue a la cuenta del mexicano por votación mayoritaria en mayo pasado, lo que significó el primer y único revés del europeo, que perdió sus coronas del Consejo Mundial (CMB), Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), en la división mediana. Esta última después le fue retirado por ese organismo y actualmente se encuentra en poder de Jacobs.

“Soy un atleta completamente diferente (a Golovkin)”, dijo Jacobs durante una rueda de prensa en el hotel Hard Rock Café, del populoso Times Square, de Nueva York, primera parada de las tres sedes que tuvieron para promocionar el combate. “Soy multifacético y uno de los oponentes más fuertes a los que Canelo se ha enfrentado. Usaré mis habilidades y ganaré por decisión o incluso por nocaut. Pero por encima de todo, espero que los jueces sean justos si la pelea llega al final”.

En apariencia, las variables físicas y técnicas entre ambos boxeadores favorecen a Jacobs: es más alto, más rápido, más fuerte y saber desplazarse mejor por el encordado. Sin embargo, Jacobs no estuvo a gran altura en su más reciente compromiso, que ganó por fallo dividido ante el ucraniano Sergiy “El Técnico” Derevyachenko, el 27 de octubre pasado, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde se adueñó de la faja vacante de la FIB, que ahora expondrá ante Canelo. Ese fue el tercer triunfo sucesivo, tras caer por unanimidad frente a Golovkin, en marzo de 2017, también en la legendaria instalación de la Gran Manzana.

En esa oportunidad, el hombre que venció al cáncer, no mostró potencia en sus impactos, también careció de velocidad en los desplazamientos y hasta tuvo un bajo volumen de golpeo. En criterio de algunos, el norteño ha mermado sus facultades, lo que resultó determinante para que apareciera en el radar de los representantes del nacido en Guadalajara.

Canelo, quien parte como favorito, reconoció que el estilo de Jacobs es complicado y será una pelea difícil, pero posee suficiente experiencia para adaptarse a cualquier rival, como lo ha demostrado a lo largo de su carrera frente a otros púgiles de mucho renombre. Además, consideró una justificación que Jacobs esté mencionando a los encargados de la votación.

“Si él (Jacobs) está pensando acerca del trabajo de los jueces, en realidad es una excusa por la derrota que va a experimentar el 4 de mayo”, afirmó Canelo al referirse a las palabras de Jacobs. “Esa forma de pensar de él me favorece, pero yo iré por el nocaut, porque siempre busco ganar por esa vía”.

En diciembre último, Canelo derrotó por nocaut técnico en el tercer asalto al inglés Michael “Rocky” Fielding, en el Madison Square Garden, donde se adueñó de la corona de la Asociación Mundial (AMB) en las 168 libras. Fue la primera pelea de un contrato de 11, firmado con la plataforma digital DAZN por $ 365 millones en un período de 5 años.

Jacobs, oriundo de Brooklyn, Nueva York, es considerado un ejemplo de lucha por la vida, después de afrontar en 2011 una rara enfermedad, llamada osteosarcoma, por la cual sufrió parálisis parcial y estuvo un tiempo sin caminar, mientras el tumor minaba su organismo. Gracias a los adelantos de la Ciencia, y a la voluntad inquebrantable de Jacobs, logró eliminar el cáncer, recuperar la movilidad con duras sesiones de terapia y regresar no solo al boxeo, sino a los planos estelares de este deporte. De ahí el pseudónimo que lo identifica: El Hombre del Milagro.

Facebook Comments