Claressa Shields venció a Christina Hammer y entró en la historia -Por J.J. Álvarez

En duelo de invictas y exhibiendo neta superioridad sobre su rival, la estadounidense Claressa Shields se impuso unánime a la kazaja Christina Hammer, el 13 de abril, en el Boardwall Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey, donde la norteña entró en la historia, al convertirse en la segunda mujer, junto a la colombo-noruega Cecilia Braekhus, con los cuatro títulos más importantes del boxeo, los correspondientes al Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), que estaban en su poder, con el de la Organización Mundial (OMB), que ostentaba Hammer.

Otros cuatro púgiles del sexo masculino también han conseguido las cuatro coronas en su desempeño en las filas rentadas: los estadounidenses Terence “El Cazador” Crawford, Jermain “Malas Intenciones” Taylor y Bernard “El Extraterrestre” Hopkins, así como con el ucraniano Oleksandr Usyk.

La superioridad de “T-Rex” Shields (10-0-0, 2 KOs) sobre “La Dama” Hammer (23-1-0, 10 KOs) se puso de manifiesto desde el segundo asalto, después de tres minutos iniciales de estudio, en los que el jab de la europea marcó algunos golpes en el rostro de la peleadora local. Pero la norteña poco a poco fue imponiendo su agresividad, encabezada por una vertiginosa rapidez de manos, unida a una sólida defensa, que neutralizó la mayoría de los ataques de Hammer, radicada en Alemania.

Shields, de 24 años, estuvo a punto de noquear a Hammer, de 28, en el octavo asalto, cuando golpeó con todo a su oponente, aunque no hubo cuenta protectora por parte de la jueza Sparkle Lee. Tan desproporcionada resultó la fracción, que Lynne Carter anotó con dos puntos de diferencia la fracción (10-8). Dos de los oficiales, Guido Cavalieri y Robin Taylor, mostraron boletas de 98-91, en tanto Carter dio 98-92.

“Puedo decir que soy la mejor mujer de todos los tiempos”, dijo Shields con gran euforia al concluir el combate. “Todos decían que no podía hacerlo (vencer a Hammer), porque yo no golpeo fuerte y ella tenía un récord invicto de nueve años. Ahora que el boxeo femenino está en llamas, estoy deseosa de que llegue mi próxima pelea y quiero a Cecilia Braekhus en las 154 libras. Eso es lo que deseo, a ella o a Savannah Marshall”.

“La Primera Dama” Braekhus (34-0-0, 9 KOs) es considerada hasta ahora la mejor libra por libra entre las féminas, en tanto la británica Marshall (5-0-0, 3 KOs) -usa el pseudónimo de la “La Asesina Silente”-, solo lleva dos años en el deporte de paga.

Nacida en Flint, Michigan, Shields ha demostrado su valía en el pugilismo rentado, pues con solo ocho pleitos ya se había apoderado de cinco fajas del orbe, dos en las 168 libras (Consejo Mundial y Federación Internacional ), y otras tres en las 160 (AMB y FIB) estas dos últimas las obtuvo al vencer unánime el pasado sábado 23 de junio a la costarricense Hanna “La Amazona” Gabriels (18-2-1, 11 KOs), en el Masonic Temple, de la ciudad de Detroit, Michigan. La del CMB entró en su vitrina personal, el 17 de noviembre, al doblegar unánime a la escocesa Hannak Rankin.

Doble campeona olímpico, en Beijing-2008 y Londres-2012, Shields expresó nuevamente que “no ha nacido la que pueda derrotarme y ahora soy la ´top-dog´del mundo. Dudaban de mi experiencia, pero ya pueden darse cuenta que soy invencible cuando se trata del boxeo femenino. No hay una chica que pueda derrotarme. Todavía no ha nacido”.

El reinado de Hammer, nacida en Kazajastán y radicada en la ciudad germana de Dortmund, comenzó el 23 de octubre de 2010, cuando se impuso por decisión unánime a la zurda estadounidense Teresa Perozzi, en Riesa, Alemania. Entonces, el cinturón mediano de la OMB se encontraba vacante.

“No peleé bien, ni rápido. Tampoco pude aterrizar mi jab como esperaba”, dijo Hammer todavía sobre el encordado. “Así ocurre en el boxeo, cualquier cosa puede pasar. Ella ganó y la respeto. Es una mujer fuerte, rápida, viene hacia adelante y tiene manos muy rápidas”.

Facebook Comments