Dennis Hogan contra la pared ante Jaime Munguía -J.J. Álvarez

En el boxeo no existen los imposibles, pero son escasas, casi imperceptibles las opciones de triunfo del irlandés Dennis Hogan cuando enfrente al prometedor mexicano Jaime Munguía, el 13 de abril, en la Arena Monterrey, donde el local expondrá por cuarta ocasión la faja súperwelter de la Organización Mundial (OMB), que ostenta desde el pasado año.

No obstante y como ha demostrado ser un buen guerrero, de esos que no dan tregua, el británico, radicado desde hace nueve años en Australia, afirma que regresará a la isla-continente con la corona de su rival, algo que la inmensa mayoría considera un optimismo injustificado, pues todas las variables se inclinan favorablemente a Munguía (32-0-0, 26 KOs), un jovencito de 22 años, que ha escalado hasta la cima de las 154 libras con vertiginosa rapidez, gracias a sus virtudes boxísticas.

Con una racha de seis victorias consecutivas, Hogan (28-1-1, 7 KOs) se convirtió en retador obligatorio de Munguía, tras imponerse unánime al galés Jaime Weetch, en diciembre pasado, en la ciudad australiana de Brisbane, donde disputaron el cinturón Pan Pacífico de la Federación Internacional (FIB) y el Inter-continental de la Organización Mundial (OMB).

Su único fracaso por fallo unánime ocurrió hace más de tres años, ante el ecuatoriano Jack “El Dorado” Culcay, el 5 de diciembre de 2015, en Alemania, donde lucharon por el cinturón Interino ligero-mediano de la Asociación Mundial (AMB).

Ya en territorio azteca y a pocas horas del trascendental pleito, “El Huracán” Hogan expresó gran satisfacción por esta oportunidad de enfrentar al dueño de la faja: “Estoy muy feliz por estar en México y de tener tan cerca esta chance de ser campeón mundial”, dijo Hogan, durante la rueda de prensa final. “Conozco a Jaime, he visto sus peleas y tiene suficiente poder para generar daño, pero hice una buena preparación y estoy listo para trabajar los 12 asaltos y escuchar la frase de ´nuevo campeón mundial´ cuando concluya la pelea”.

A pesar de la euforia del irlandés, es irrebatible que Munguía lo aventaja en estatura, también en el largo de sus brazos y en el poder de los puños. Además es 12 años más joven y tendrá el respaldo unánime del “tercer boxeador”, el entusiasta público de la Arena Monterrey, donde están vendidas las 17 mil localidades de la instalación.

Por esas razones, Hogan, de 34 años, está obligado a presionar a Munguía en la corta distancia, en la que sin dudas tendrá las mayores opciones de victoria, dado, además, que es un peleador de guardia cerrada, que se ajusta muy bien al plan táctico elaborado por sus entrenadores y que sobresale por la resistencia y la asimilación de los golpes que recibe.

No obstante, Hogan correrá un enorme riesgo cuando busque entrar al área de impactos del mexicano, quien seguramente lo recibirá con su fuerte gancho de zurda o la poderosa derecha recta. De cualquier forma, no es descabellado vaticinar que el pleito finalizará por la vía rápida en la primera mitad, con el azteca levantando sus brazos en señal de triunfo.

MUNGUIA: “LA CORONA SE QUEDA EN MEXICO”
Como todo joven, Munguía alberga aspiraciones que no solo se limitan a retener el título de las 154 libras, sino que desea brillar en la división inmediata superior, los medianos, donde reina, entre otros, su coterráneo Saúl “Canelo” Alvarez.

“Me siento muy feliz y orgulloso de estar aquí después de un año”, dijo Munguía ante los medios, recordando que en marzo del pasado año, anestesió en el tercer episodio a su connacional Johnny “El Vaquero” Navarrete, en pelea revancha, tras derrotarlo también por unanimidad en 2017. “He adquirido mucha experiencia en los últimos meses e igualmente crecí como boxeador en esas cuatro peleas anteriores, la primera cuando noqueé a Sadam Alí, que me convirtió en campeón mundial”.

Munguía añadió que hará su mayor esfuerzo para ofrecer un gran espectáculo al público de Monterrey y para que vean a un púgil diferente, ahora con mayores habilidades. “Y a Dennis Hogan quiero decirle que el título mundial se queda en México. Esta pelea y este triunfo se lo dedicaré a todo México”.

Dos meses después de vencer a Alí, Munguía derrotó por unanimidad al inglés Smith, en el hotel y casino Hard Rock, de Las Vegas, donde derribó al británico en el sexto asalto, durante la primera defensa obligatoria del cinturón. El imberbe mexicano regresó a los encordados el 15 de septiembre, cuando puso a dormir al canadiense Brandon “Bad Boy” Cook, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, en pelea de respaldo de la que escenificaron “Canelo” y “GGG”, que concluyó con triunfo mayoritario para el pelirrojo azteca, quien recibió dos boletas favorables de 115-113, en tanto la otra repartió 114 puntos para cada gladiador.

Y en la tercera defensa de la faja, en enero de este año, Munguía salió con el brazo en alto por fallo unánime y votaciones de 120-108 (2) y de 119-109 ante el japonés Takeshi Inoue, en el Toyota Center, de Houston, Texas.

Facebook Comments