“Hi-Tech” Lomachenko tiene objetivo definido: “Quiero los cuatro títulos” -Por J.J. Álvarez

Reconocido hoy el Mejor libra por libra del mundo por varias publicaciones especializadas, el ucraniano Vasyl Lomachenko, monarca de las 135 libras, tiene un inmediato pleito ante el inglés Anthony Crolla, el 12 de abril, en el Staples Center, de Los Angeles, donde pondrá en juego sus coronas de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), de la Organización Mundial (OMB) y también la correspondiente a la prestigiosa revista The Ring.

Pero aunque “Hi-Tech” Lomachenko (12-1-0, 9 KOs) reconoce que “primero es lo primero” y de ahí que se encuentra “totalmente enfocado” para doblegar a “El Millón de Dólares” Crolla (34-6-3, 13 KOs), quien ostentó la faja de la categoría y fue reconocido retador obligatorio por la AMB, tras imponerse al indonesio Daud “Cino” Yordan, el 10 d noviembre pasado, en la Manchester Arena, de Inglaterra. Yordan acumulaba ocho victorias consecutivas antes del fracaso por votación unánime.

CROLLA, SUSTITUTO DE RICHARD COMMEY
Top Rank, la promotora de Lomachenko, ya tenía listo casi todos los detalles para el duelo de unificación entre el ghanés Richard Commey, monarca de la Federación Internacional (FIB), pero el pleito se fue por la borda, tras sufrir el africano una lesión en el nudillo de su mano derecha, durante la pelea ante el ruso Isa Chaniev, el 2 de febrero, en el The Ford Center, de Frisco, Texas, donde ambos disputaron la faja vacante, que finalmente conquistó Commey. El africano, de 31 años, anestesió al europeo Chaniev al derribarlo en par de ocasiones, una en el round inicial y la otra que obligó al árbitro Laurence Cole a poner punto final al desigual combate, transcurridos 39 segundos de la segunda fracción.

Informaciones casi inmediatas relacionadas con el trauma, señalaron que Commey necesitaría alrededor de cinco a seis semanas en el proceso de rehabilitación, lo que imposibilitaba el enfrentamiento contra Lomachenko, previsto en principio el 12 de abril. Ante la inesperada lesión y ya avanzados los detalles organizativos en la sede, los representantes del ucraniano reactivaron las negociaciones con Crolla.

“Él (Crolla) es mi retador obligatorio y me gusta su estilo, pues siempre viene a pelear”, dijo Lomachenko ante varios representantes de la prensa. “Estoy seguro ntentará aprovechar al máximo esta oportunidad y yo espero poder ofrecerle un buen espectáculo a los apasionados fanáticos del boxeo de Los Angeles”. “Sé que es un peleador agresivo y me gusta pelear con los que vienen a pelear. Siempre es un disfrute para el público”.

Al responder a una pregunta a los medios, Lomachenko, de 31 años, afirmó que su intención es siempre combatir frente a los púgiles de la elite y Crolla es la mejor opción. Dijo, además, que aceptó la pelea porque el inglés lo había retado en múltiples ocasiones y desea demostrar una vez más que no le teme a ningún adversario.

El astro de Ucrania viene de doblegar por fallo judicial al puertorriqueño José “El Francotirador” Pedraza, el 8 de diciembre, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el boricua perdió la corona de la OMB en su primera defensa y el europeo retuvo la correspondiente a la AMB, después de obtenerla a expensas del venezolano Linares, en esa misma sede, pero siete meses antes. Lomachenko lució a gran altura ante el batallador Linares, quien lo derribó en el sexto, pero éste después sufrió también caída en el décimo, cuando el árbitro Ricky González detuvo las acciones a escasos 52 segundos de concluir esa fracción.


“QUIERO LOS CUATRO TÍTULOS”: AFIRMO LOMACHENKO

A escasos días de su próximo compromiso, Lomachenko causó revuelo en las redes sociales, al escribir cuál es su meta y la decisión posterior: “Mi objetivo es conquistar los cuatro títulos de los ligeros y después retirarme”, escribió Lomachenko en su cuenta de Instagram, en la que mantiene permanente contacto con sus seguidores. “¿Para qué debería seguir peleando cuando me convierta en un campeón indiscutido de la división. De conseguirlo, entonces estaré listo para retirarme a la edad de 33 años. Estoy boxeando desde los 5 años y todo tiene su fin”.

Solos dos coronas le faltan a Lomachenko en las 135 libras: las que poseen el estadounidense descendiente de mexicanos Mikey Garcia (39-1-0, 30 KOs), dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB) y la que ostenta el africano Richard Commey, de la FIB. Noticias recientes aseguran que el ghanés ya comenzó los entrenamientos en su país natal y tiene programado exponer la faja en junio frente a un adversario pendiente de definir.

Sobre las afirmaciones de que está evitando un combate frente a Lomachenko, Commey (28-2-0, 25 KOs) señaló que con una lesión en su mano derecha sería imprudente enfrentar al boxeador que es considerado el mejor libra por libra (P4P), porque hay que saber dar un paso atrás y esperar el momento preciso.

García viene de un fracaso unánime frente a su coterráneo, el zurdo Errol “La Verdad” Spence (25-0-0, 21 KOs), el 16 de marzo, en el AT T Center, de Arlington, Texas, donde este último retuvo el cinturón welter de la FIB. García dio un paso extremadamente arriesgado al ascender par de divisiones y hacerlo ante un hombre que lo aventajaba en alcance y estatura, y posee excelente técnica y pegada. Ahora el derrotado anunció que regresa a las 135 libras.

CROLLA REBOSA OPTIMISMO
Cuando se escuchan las declaraciones del retador inglés Anthony Crolla sobre su venidero combate ante el campeón mundial Vasyl Lomachenko, la sorpresa y el asombro son las primeras sensaciones que refleja el cerebro, por el optimismo y la confianza del británico en que tendrá un resultado positivo, el 12 de abril, en el Staples Center, de Carson, California.

Con tres victorias sucesivas en sus más recientes pleitos, Crolla, de 32 años, basa su convicción en varios factores: la estatura, la superior permanencia en la categoría, su trayectoria profesional y la fortaleza mental, aunque reconoce que es un desafío extremadamente difícil, pues enfrentará a uno de los mejores púgiles libra por libra del planeta, quien gracias a su talento ha ascendido a la cúspide del boxeo mundial.

“Tengo mayor alcance y estatura, y estoy deseoso de que llegue el momento de subir al ring frente a Lomachenko”, afirmó Crolla desde su cuartel general en Manchester, su ciudad natal. “Estas son las peleas por las que uno se vincula al boxeo. Él es favorito y muchos dicen que no tengo nada que perder, pero voy a Los Angeles a sorprender al mundo. Me estoy asegurando en los entrenamientos de que esa noche se presente la mejor versión de Anthony Crolla. Así que no estoy preocupado por eso. También debo reconocer que es difícil prepararse para Lomachenko, porque su estilo es poco ortodoxo. Es tan bueno que cuando hace algo mal, se sale con la suya. Es único en ese sentido”.

El nacido en Gran Bretaña expresó que también le aportará alguna ventaja, el hecho de que ha desarrollado casi toda su carrera en los ligeros, mientras el ahora radicado en Oxnard, California, hará su tercera incursión en las 135 libras, la anterior con triunfo unánime ante el puertorriqueño José “El Francotirador” Pedraza, en diciembre último, cuando Lomachenko unificó las coronas de la AMB, en su poder, y la de la OMB, del boricua, que fue a la lona en par de ocasiones en el undécimo.

“Hemos preparado un minucioso plan táctico para contrarrestar las habilidades de Lomachenko, pues somos conscientes que es muy bueno y lo hace casi todo mejor que yo”, añadió Crolla con total honestidad. “Pero he pasado por momentos difíciles en mi vida, los he superado y ahora poseo mucha confianza en mí mismo. Estoy seguro que el 12 de abril sorprenderé al mundo del boxeo con un resultado que muy pocos esperan”.

Facebook Comments