¿Quién será el responsable por un nefasto resultado del “Matador” Mayorga -Por J.J. Álvarez

Con bombos y platillos, al “estilo Las Vegas” se anuncia la cartelera del 6 de abril, que encabezará el doble ex campeón mundial nicaragüense Ricardo Mayorga frente al jovencito de 23 años y debutante en las filas rentadas Lester Martínez, el 6 de abril, en Guatemala. Hasta ahí lo único extraordinario es que el veterano llamado “El Matador” duplica la edad del guatemalteco e igualmente lo aventaja en ¡44 pleitos” disputados entre los profesionales.

Más allá de los innegables méritos del astro nicaragüense en su carrera, una de las preguntas que flota en torno al pleito es: ¿para qué Mayorga arriesga su salud, si ya ha conquistado todo lo que un púgil podía soñar? ¿Será que la situación financiera lo empuja a recibir otra andanada de golpes por la insignificante suma de $ 8 mil, que recibirá en esta ocasión? Sin embargo, el mismo peleador ha descartado esa posibilidad, en las ¡siete! ocasiones en las que ha anunciado el retiro y después ha vuelto a los encordados.

Por encima de cualquier otro cuestionamiento válido, la mayor preocupación es ¿quién será el responsable si ocurre un nefasto resultado ante Martínez, un bisoño peleador carente de los ardides y mañas de su oponente, pero con el prestigio que le otorga la medalla de oro de los Juegos Centroamericanos en Medellín-2018, donde se impuso en la final al cubano Arlén López, quien fue titular panamericano en Toronto-2015 y olímpico en Río de Janeiro-2016, además de doble campeón en las Series Mundiales de Boxeo, en representación de Domadores de Cuba.

LA CONTROVERSIA ENRARECE EL AMBIENTE
A pocos días de la fecha prevista para la confrontación, versiones en Ciudad Guatemala aseguran que el combate se encuentra en peligro, pues la Comisión Nicaragüense (CNB) amenazó con sancionar a Marcelo Sánchez, promotor y presidente de Pinolero Boxing, por no cumplir con el reglamento para este compromiso.

“En el caso que se realice en abierta violación a nuestro reglamento, responsabilizamos a su promotor por la consecuencias que se generen, aplicando sanciones correspondientes”, señala un documento que circuló la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (CONIBOP), firmado por Carlos Marín, secretario de la entidad.

Sánchez refutó las amenazas de la Comisión, alegando que carecen de fundamento legal, porque el combate se concertó entre dos promotoras que no tiene que ver con Nicaragua. En ese sentido expresó que Mayorga no pelea bajo su tutela, sino que firmó contrato con Latin Arms Promotions.

También Luis Pedro Cordón, integrante de la Comisión de Boxeo de Guatemala (CBG), escribió a las responsables de esa disciplina en Nicaragua, en la que señala que carecen de autoridad para vetar peleas en otro país. “”Mayorga no tiene autorización de esta Comisión para actual en el ámbito profesional, en consecuencia toda actuación que este señor realice dentro o fuera de nuestras fronteras está al margen de nuestra reglamentación”, señaló Cordón, de acuerdo con el diario Hoy.

MAYORGA PRONOSTICA KO EN EL PRIMER ASALTO
Con su acostumbrada incontinencia verbal y fanfarronería, “El Matador” Mayorga pronosticó que noqueará a Martínez en el primer asalto o de lo contrario regresará a Nicaragua y colgará definitivamente los guantes de boxeo.

“Lo venceré por nocaut en el primer round y si no lo hago regresaré caminando hasta mi casa en Nicaragua”, expresó Mayorga entre insultos y promesas, durante un encuentro con los medios cuando se dio a conocer la pelea. “Lo mataré en tres minutos. Gracias a Léster por aceptar la pelea. No todos están de acuerdo con esta pelea porque saben que lo golpearé “.

Mayorga (32-11-1, 26 KOs) no sube a los encordados desde hace un año, cuando fue anestesiado en el octavo asalto por el mexicano Rodolfo “Cobrita” Gómez (13-4-1, 7 KOs), el 7 de abril de 2018, en la Laredo Energy, de Laredo, Estados Unidos, donde el árbitro Tony García detuvo la golpiza en el segundo minuto de la reyerta.

Cinco meses antes, el 3 de noviembre, Mayorga abandonó las acciones antes de comenzar el décimo episodio frente al ruso Andrey Sirotkin, quien se adueñó del título vacante Internacional súpermediano (168 libras) de la Asociación Mundial (AMB). Reportes de prensa señalan que el visitante fuera de forma competitiva, hizo innumerables payasadas y abandonó el duelo, aunque fiel a su costumbre había amenazado al boxeador local con aplicarle el cloroformo en los primeros episodios. “Fue una terrible pelea imposible de ver”, escribió en su crónica el periodista ruso Alexey Sukachev.

Mayorga conquistó la faja welter de la Asociación Mundial (AMB), al anestesiar en el quinto episodio al guyanés Andrew Lewis, en pelea revancha efectuada el 30 de marzo de 2002, en la ciudad de Reading, Pensilvania. Habían empatado en el choque previo, por un impacto de cabezas accidental, que obligó a suspender el combate en el segundo asalto, el 28 de julio de 2011, en el Staples Center, de Los Angeles, California.

Tras vencer a Lewis, “El Matador” Mayorga unificó su corona de la AMB con la de la del Consejo Mundial (CMB), que estaba en poder del estadounidense Vernon “La Víbora” Forrest, a quien propinó impactante nocaut en el tercer asalto, el 25 de enero de 2003, en Temecula, California.

A finales de ese año, perdió los dos títulos en pleito de unificación ante el también norteño y monarca de la Federación Internacional, Corey Spinks por decisión mayoritaria, en el Boardwalk Hall, de Atlantic City. A Mayorga le descontaron dos puntos, uno por golpear después de la campana en el 5to y otro por agarrar y pegar en el 11mo. La votación fue de 117-110 y 114-112 por Spinks. El otro oficial otorgó empate a 114.

COMBATE DE ALTO RIESGO PARA LA SALUD DE MAYORGA
Como parte de un libreto que se ha repetido a lo largo de su carrera, Mayorga en esta ocasión también ha faltado sin justificación a los entrenamientos. Luis León, su entrenador y amigo, explicó hace algunas jornadas, que varias veces se ha quedado esperando en el gimnasio por el veterano boxeador. “Me tranquiliza que Mayorga no es gordo, sino que está cerca del peso (170 libras). Sin embargo, éste ha sido su proceder a lo largo de su carrera. Es muy descuidado, pero talentoso y al final se entrega al máximo”.

Empero, para un peleador como “El Matador” Mayorga, de 46 años, el pleito es considerado de alto riesgo, por haber transitado, además de los golpes y traumas propios de este deporte, de una vida personal llena de llenos de conflictos, drogas e innumerables percances.

Teniendo en cuenta los peligros que afronta Mayorga cada vez que escala el cuadrilátero, el pasado año el Consejo Mundial (CMB) envió un comunicado, en el que con sólidos argumentos rechaza cualquier vínculo directo con el boxeador, así como tener cualquier responsabilidad por lo que le ocurra en el futuro al veterano púgil.

En esa oportunidad y previo al combate ante Sirotkin, el CMB precisó que Mayorga sólo había peleado 8 veces desde que perdió el título del organismo 11 años atrás, que no había derrotado a oponentes de nivel desde 2010 y que sus últimas cinco derrotas ocurrieron por la vía de los puños. Integran ese listado negativo para el nicaragüense, los estadounidenses Shane “Sugar” Mosley (dos veces), los puertorriqueños Miguel “Junito” Cotto y Félix “Tito” Trinidad, y los también norteños Oscar “El Golden Boy” De La Hoya y Cory Spinks.

En contraposición con lo decidido por el CMB, la Asociación Mundial (AMB), que preside Gilberto Mendoza Jr., aprobó que el combate entre Mayorga y “El Toro” Sirotkin (13-0-0, 3 KOs) fuera por el título Internacional súpermediano, lo que sin dudas resultó un desatino de esa organización que pudo tener consecuencias irreparables en la salud del centroamericano. Como igualmente sucede ahora en la venidera confrontación versus Martínez

Exhibiendo pésimas condiciones y ajustándose al temor colectivo, Mayorga fue noqueado en la revancha ante Mosley en el sexto asalto, el 29 de agosto de 2015, en El Forum, de Inglewood, California, donde el derrotado pesó 165 libras y su oponente 159. Entonces con 41 años, Mayorga recibió enorme castigo hasta que el árbitro Raúl Caíz Jr. decretó el fin de las acciones.

El duelo generó gran morbo y un circo mediático, pues ambos habían anunciado el retiro en varias ocasiones, después del enfrentamiento previo, efectuado en septiembre de 2008, cuando Mosley aplicó el cloroformo a Mayorga en el duodécimo asalto, en el Home Depot Center, de Carson, California, que tuvo como incentivo extra la disputa de la faja vacante Internacional de la Asociación Mundial (AMB), en las 154 libras.

Igualmente es significativo mencionar que Mayorga ha tenido una larga lista de acontecimientos controversiales, que incluye fumar dentro del cuadrilátero, ser acusado de violación o protagonizar peleas callejeras, entre muchas actitudes que denigran la figura del extraordinario boxeador.

Ahora nuevamente preocupa que Mayorga puede sufrir un lamentable accidente frente a Léster Martínez. Y junto al ilógico empecinamiento de Mayorga, quien nada tiene que hacer sobre el ring, habría que preguntarse: ¿A quién o quiénes señalar como culpables por ofrecerle el injustificado respaldo si se produce un trágico resultado?

Facebook Comments