Oleksandr Gvozdyk derrotó a Doudou Ngumbu pero quedó inconforme -Por J.J. Álvarez

El púgil ucraniano Oleksandr Gvozdyk triunfó antes del límite ante el congolés Doudou Ngumbu, en la primera defensa del título mundial semipesado del Consejo Mundial (CMB), disputada el 30 de marzo en la 2300 Arena de Filadelfia, Pensilvania. Pero el europeo quedó insatisfecho con el resultado, porque no fue en la forma contundente que tenía prevista, con lo cual pensaba enviar una advertencia a los otros monarcas de las 175 libras y a las demás figuras que aparecen en la cima de la división.

Con repetidos golpes de poder de ambas manos, sobre todo su fuerte derecha, Gvozdyk (17-0-0, 14 KOs) mayoreó en las acciones durante los cinco asaltos ante Ngumbu (38-9-0, 14 KOs), quien a pesar de su inferioridad en habilidades y técnica, ofreció una buen espectáculo hasta que el árbitro estadounidense Eric Dali otorgó la victoria al europeo.

Fue un quinto episodio en el que Gvozdyk golpeaba a su antojo a Ngumbu, que retrocedía frente a las arremetidas del monarca. Y a mediados del decisivo episodio el africano sintió un fuerte dolor en su pantorrilla derecha, por lo que el tercer hombre sobre el cuadrilátero detuvo los intercambios. Entonces Ngumbu se recostó sobre las sogas evidenciando una inminente lesión y que le sería muy difícil continuar. No obstante, Dali le otorgó unos minutos de recuperación, que resultaron innecesarios, pues la esquina del congolés expresó que su discípulo se retiraba de la refriega.

Hubo momentos de incertidumbre entre los jueces, quienes después de algunos instantes de deliberación, decretaron nocaut técnico (TKO), aunque en casos similares el fallo ha sido de abandono (RTD). De cualquier forma, Gvozdyk señaló instantes después, que no sabía en realidad qué había ocurrido, pero no estaba satisfecho con la forma en que obtuvo la victoria.

“No fue como esperaba”, dijo Gvozdyk en la rueda de prensa posterior al combate. “Traté de hacer mi mejor esfuerzo, pero a veces estas cosas suceden en el deporte. Así es como es. Deseas un resultado y debes conformarte porque aparece algo ajeno a tu voluntad”.

De acuerdo con la compañía CompuBox, que lleva las estadísticas de las peleas, Gvozdyk propinó 47 golpes de los 204 que salieron de sus puños para un 23 por ciento de efectividad, en tanto Ngumbu lanzó 108 y sólo llegó a la anatomía del campeón 18 veces (16,7 %). A las claras se observa la amplia superioridad en impactos del ucraniano.

Gvozdyk se fue por la tangente cuando le preguntaron si su próximo objetivo es buscar un duelo de unificación ante algunos de los otros monarcas de la categoría semipesada, coincidentemente los tres rusos, Sergey Kovalev (Organización Mundial), Dmitry Bivol (Asociación Mundial) o Artur Beterbiev (Federación Internacional).

“En este momento, quiero reunirme con mi familia y descansar”, aseguró Dvozdyk sin ninguna emoción en su rostro. “Hablaré con mis asesores y lo resolveremos. Pero puedo asegurar que mi meta es unificar títulos. Y no estoy eligiendo a mis oponentes. Tampoco descarto a ninguno. Pero voy a esperar que me digan que vamos a hacer a continuación”.

En la ecuación también podría aparecer el invicto zurdo estadounidense Marcos Browne (23-0-0, 16 KOs), actual campeón interino de la AMB, y con el título Plata del Consejo Mundial (CMB), ambos en las 175 libras. El imbatido norteño derrotó unánime a Badou Jack, el 19 de enero, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Gvozdyk, quien cumplirá 32 años el 15 de abril, alcanzó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, donde tuvo de compañero de equipo a Vasil “Hi-Tech” Lomachenko, uno de los monarcas de esa lid cuatrienal, hoy convertido en uno de los mejores libra por libra del planeta. En la lid londinense, Gvozdyk perdió en semifinales frente al kazajo Adilbek Niyazymbetov, en una cerrada y controversial decisión por puntos.

Con una racha ahora de 10 triunfos antes del límite en los últimos 11 combates, existían algunas dudas sobre la agresividad que podría mostrar Gvozdyk, dueño de la faja interina, después del impresionante nocaut que le propinó en el undécimo asalto al haitiano-canadiense Adonis “Superman” Stevenson, el 1 de diciembre pasado en el Centre Videotron, de Quebec, Canadá, donde el local hacía la décima defensa de la corona del CMB.

Porque varios especialistas consideraban que la psiquis de Gvozdyk podría estar afectada, después que Stevenson salió en camilla de la instalación, fue sometido a un coma inducido, por el deterioro de su estado físico, que obligó a reducir la presión en el cerebro y evitar una posible hemorragia cerebral, que podría haber acabado con su vida. Sin embargo, Stevenson mejoró su condición a finales de enero, comenzó a comunicarse verbalmente con familiares y amigos e inició un proceso de agotadores ejercicios para recuperar la condición física, de acuerdo con informaciones procedentes Quebec, donde ha estado internado.

Dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB) en la categoría semipesada desde 2013, el reinado de Stevenson, de 41 años, se mantuvo durante 5 años, 5 meses y 23 días, desde que lo alcanzó por espectacular nocaut en el primer asalto, ante el también zurdo estadounidense Chad “El Malo” Dawson, el 8 de junio de 2013, en el Bell Centre, de Montreal.

Facebook Comments