Para el español Angel Moreno “la primera puede ser la última” Por J.J. Álvarez

Desde que debutó en el boxeo hace seis años, al español Angel Moreno las oportunidades para discutir una corona mundial le habían sido esquivas, aunque en su currículo aparecen títulos de España, de la Unión Europea y hasta el Latino de la Organización Mundial (OMB). Pero … la vida como un carrusel giratorio te da sorpresas, quizás cuando menos las esperas.

Actualmente con 35 años, Moreno (19-2-2, 6 KOs) estaba enfocado en un duelo ya pactado contra su coterráneo Jacob Barreto, el 31 de marzo, en Santa Cruz de Tenerife, donde disputarían la faja gallo (118 libras) de España, que había dejado vacante Sebastián “Látigo” Pérez.

Pero inesperadamente a mediados de enero Moreno recibió una oferta del monarca mundial inglés Charlie Edwards para rivalizar el 23 de marzo, en la Copper Box Arena, de Londres, donde estará en juego el cinturón mosca (112 libras) del Consejo Mundial (CMB), que el británico expondrá por primera ocasión. Como era de esperar el combate ante “Caco” Barreto se pospuso en busca del ansiado título universal. Había aparecido un hada madrina que con su varita mágica tocó el hombro de Moreno.

En la actualidad con una racha de seis triunfos sucesivos, Edwards (14-1-0, 6 KOs) en su pleito anterior había arrebatado el cinto verde y oro del CMB al nicaragüense Crístofer “El Látigo” Rosales, el 22 de diciembre, en la 02 Arena, de Londres. El pleito, cerrado de principio a fin, favoreció al local por boletas de 116-112, 118-110 y 117-111.

Bajo la tutela promocional del ex campeón ecuménico Sergio “Maravilla” Martínez, el madrileño “Golden Boy” Moreno -ubicado en el puesto 14 del ranking del CMB- intentará aprovechar esta oportunidad mundialista, que es la primera pero podría ser la última, dado que en noviembre cumplirá 36 años.

Al referirse al crucial enfrentamiento, Moreno señaló a la prensa de su país que “es la oportunidad de mi vida y no la desaprovecharé. Nos conocemos muy bien porque hemos hecho sesiones de guanteo juntos y estoy seguro que él es consciente de mi fortaleza física. Si su equipo cree que será una defensa fácil, están muy equivocados porque haré que España se sienta orgullosa cuando levante la faja por encima de mi cabeza. Será un honor convertirme en campeón del mundo para mi país”.

Esta será la tercera presentación de Moreno en tierras foráneas. En las dos ocasiones previas sucumbió, ambas por fallos unánime. En julio de 2015, el azerbaiyano, residente en Ucrania, Artem Dalakian se llevó la votación de los tres jueces, durante la discusión del cetro vacante Continental de la Asociación Mundial (AMB), en Kiev, capital de Ucrania. Dalakian (18-0-0, 13 KOs) es el actual monarca “regular” de esa organización en las 112 libras.

Ocho meses después, Moreno viajó a Francia y allí tampoco pudo salir con el brazo en alto ante el local Thomas Masson, quien se adueñó de la faja europea, que el español sometía a prueba por primera vez. A partir de ese fracaso. Moreno ha sumado nueve victorias, la más reciente unánime en seis asaltos ante el nicaragüense, con residencia en Barcelona, Cristian Narváez, en Alcobendas, Comunidad de Madrid.

“No me asusta el ambiente hostil que tendré en Londres durante el combate. Ni piensen que voy allí de vacaciones”, expresó Moreno, previo a su partida. “Ya he peleado fuera de casa en Ucrania y Francia y ahora que tengo 35 años, creo que mi experiencia será mi mejor arma sobre el cuadrilátero. Me he dado cuenta de lo que significa esta pelea y he disfrutado del mejor entrenamiento y el más productivo de mi carrera. Advierto que nadie debe sorprenderse cuando le gane a Charlie”.

El único fracaso de Edwards, de 26 años, se lo infligió el filipino John Riel Casimero, el 10 de septiembre de 2016, en la 02 Arena, de Londres, donde el local cayó por nocaut técnico en el décimo asalto y perdió la posibilidad de agenciarse el título mosca de la Federación Internacional (FIB).

“Moreno es un boxeador muy fuerte, que ha alcanzado madurez y no se intimida ante sus rivales por adversas que sean las condiciones”, dijo Edwards a un diario británico tras una sesión de entrenamiento. “Vendrá con la intención de quitarme mi título, pero estoy seguro que saldrá derrotado. Hicimos ´sparrings´ juntos en 2016 y estoy ansioso de volver al ring frente a él. Ahora soy un animal completamente diferente y quedará demostrado el próximo sábado”.

Facebook Comments