Errol Spence Jr. vs Mikey García: fuegos artificiales garantizados en Texas

Consecuencia de la brillante trayectoria de los estadounidenses Errol Spence Jr. y Mikey García, algo se puede inferir: no habrá bostezos ni aburrimiento el 16 de marzo, en el AT&T, de Arlington, Texas, donde ambos chocarán bajo el sistema de Pay-Per-View, en pleito que transmitirá la cadena Fox Sports y que se vislumbra como un espectáculo de constantes intercambios y golpes de poder entre estos dos colosos, ambos en el pináculo de sus respectivas carreras.

Imbatidos a lo largo de su carrera, el zurdo Spence Jr. (24-0-0, 21 KOs) expondrá por tercera ocasión la faja welter de la Federación Internacional (FIB), que ostenta desde mayo de 2017, cuando le propinó espectacular nocaut en el undécimo asalto al británico Kell “El Especial” Brook, en Sheffield, Inglaterra. Para Brook significaba la cuarta defensa del cinturón, que el norteño le arrebató en forma convincente, tras derribarlo en el décimo y nuevamente en la siguiente fracción a punto de expirar el segundo minuto, lo que obligó al árbitro Howard John Foster, a impedir que continuara la masacre.

Como prueba de que Spence Jr. no es un welter más, sino uno que por derecho propio se encuentra en la cima de las 147 libras, es preciso señalar que ha aplicado el cloroformo a sus últimos 11 rivales, el más reciente en el primer episodio al joven mexicano Carlos “Chema” Ocampo,

en junio pasado,en el The Ford Center, de Frisco, Texas.

Con mayor estatura y alcance, Spence Jr., de 29 años, parte favorito para salir con el brazo en alto ante García (39-0-0, 30 KOs), quien saltó dos divisiones, desde los ligeros, para enfrentar al monarca, quien en los últimos tiempos y dado su extraordinario talento, ha tenido dificultades para encontrar adversarios de primer nivel.

“Mikey es un gran peleador, muy habilidoso”, reconoció Spencer Jr., nacido en Long Island, Nueva York. “Antes ascendió a los súperligeros y derrotó a sus rivales por lo que él considera que nada es imposible. El tiene habilidades y yo también. Así que si pierdo esta pelea muchos van a querer pelear conmigo. Estoy muy emocionado, porque será un evento muy grande y estoy ansioso por subirme al cuadrilátero. Todos los que conocen mi estilo, saben que nunca ofreceré un combate aburrido. Siempre voy a noquear a mi adversario para dar un gran espectáculo. Ahora nuevamente intentará ante García hacerlo por la vía rápida”.

García, de 31 años, sonríe cada vez que amigos cercanos le afirman que es una locura subir dos divisiones y vérselas con un púgil de enormes habilidades boxísticas, que igualmente lo aventaja en tamaño y en el largo de sus brazos. Es obvio que casi todas las variables colocan al múltiple campeón en posición desventajosa para salir con el brazo en alto. Algunos incluso lo consideran un suicidio boxístico, porque de su boca partió el reto a “La Verdad” Spence (24-0-0, 21 KOs), considerado entre los mejores libra por libra en la actualidad.

“Busqué esta pelea porque quiero dejar un legado, quiero dejar mi nombre en la historia del boxeo”, dijo García, campeón de cuatro divisiones: pluma, súperpluma, ligera y súperligera. “Sé que es la pelea más peligrosa que existe para mí, pero pienso que tengo lo suficiente para vencer a Spence y dejar otra huella más en el boxeo”, afirmó en diálogo con ESPN.

En su más reciente combate, García venció unánime al también norteño Robert Easter Jr, en el Staples Center, de Los Angeles, California, donde hizo la defensa de los cinturones de las 130 libras, correspondiente a la Federación Internacional (FIB) y el Consejo Mundial (CMB). Los tres jueces corroboraron la clara ventaja que tuvo a lo largo de los 12 asaltos, incluido un derribo a su oponente en el tercer asalto.

Por su decisión de enfrentar a Spence, la OMB le retiró el título. Sin embargo, el CMB tuvo una posición diametralmente opuesta, al otorgarle la posibilidad de decidir en el futuro –gane o pierda- si regresa a las 135 libras o permanece en las 147. Caso de volver a los ligeros, García debe exponer la faja frente al retador obligatorio, el británico Luke Campbell (19-20, 15 KOs), aunque el mexicano Mauricio Sulaimán, presidente del CMB expresó que “inmediatamente después de la pelea con Spence, hablaremos con Mikey para conocer sus intenciones sobre el futuro. Es un gran campeón que merece reconocimiento y tal respeto”.

Para este trascendental compromiso, Mikey García se ha entrenado, como en ocasiones anteriores, con su hermano, el reconocido técnico Robert y también con su padre Eduardo, en Riverside, California, donde la parte de acondicionamiento y fuerza es responsabilidad de Víctor Conte.

“Todo el mundo ve lo obvio, su tamaño, altura y peso, todo lo que no importa”, afirmó García. “Pero el poder de mis puños estará allí sobre el cuadrilátero y Spence tendrá que respetar esa pegada, porque estoy seguro le hará daño. Sé que es un boxeador técnico que lo hace todo bien, pero hemos notado muchas cosas que puedo aprovechar. Ha logrado muchos éxitos en su carrera, al igual que yo. Ambos somos campeones del mundo, por lo que seguro ofreceremos un gran combate. Nadie cree en mi victoria. Pero les demostraré a todos que están equivocados. Haré que crean en mí todos los que ahora tienen dudas”.

Nacido hace 31 años en Ventura y radicado en Moreno Valley, ambas ciudades californianas, García igualmente rechazó que el público estará volcado totalmente a favor de Spence, quien desde hace años reside en Desoto, Texas. “La última vez que peleé en Texas los fanáticos me mostraron muchas simpatías”, dijo. “Y considero que ahora también habrá respaldo para los dos. Tengo mucho público en todas partes”.

En encuentro con varios periodistas durante un receso de los entrenamientos, García expresó que no subestima el talento de su rival, pero en sentido general es mejor boxeador que Spence Jr. Considera que tiene mejor movimiento de sus piernas, también lo supera en velocidad, igualmente su defensa es más precisa y domina mejor los tiempos.

“Siempre he dicho que soy mejor que él”, señaló García ante los medios. “Sé que no es por mucho, pero lo suficiente para vencerlo. También me recuerda a mí mismo de muchas maneras, principalmente la forma en que lucha y su deseo de ser cada día mejor. Lo hace todo bien, tiene buena movilidad, rapidez de manos, controla la lucha a la distancia que le gusta … En muchos sentidos, se parece a la forma en que peleo. Pero sigo sintiendo que soy mejor en cada una de esas formas y eso es en lo que estoy apostando para vencerlo”.

Facebook Comments