Ordenan negociaciones para el Wilder-Breazeale. ¿Qué pasó con la revancha frente a Tyson Fury? -Por J.J. Álvarez

Siguen los tejes y manejes, los ardides y las excusas en los pesos pesados. Y también los caminos tangenciales para evadir lo que claman los fanáticos: los duelos entre las principales figuras de la categoría de los mastodontes. En este mundillo de intereses, el Consejo Mundial (CMB) ordenó hace pocas horas, el inicio de las negociaciones entre el monarca Deontay Wilder y el aspirante a la corona, también de Estados Unidos, Dominic Breazeale. Ambas partes tienen un período de un mes, para llegar a un acuerdo, de lo contrario deberán participar el 4 de abril próximo en una subasta pública en la oficinas del organismo, con sede en México, para definir los detalles del pleito. Pero no se puede dar nada por sentado. Los acontecimientos cambian con vertiginosa rapidez como ha ocurrido hasta el presente.

La espera de Breazeale (22-1-0, 20 KOs) ha sido larga y no ha estado exenta de irregularidades, pues se ganó el derecho a ser “retador obligatorio” desde noviembre de 2017, cuando venció por abandono en el octavo asalto a su coterráneo Eric Molina, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York. Esa misma noche, Wilder anestesió en el primer asalto al haitiano Bermane “B-Ware” Stiverne, al que derribó en tres ocasiones, que significó la sexta defensa de la corona, arrebatada precisamente al caribeño por unanimidad dos años antes, en Las Vegas.

Más allá de la reciente ordenanza dictada por el Consejo Mundial (CMB), Wilder y Breazeale sienten una animadversión recíproca, que tiene sus orígenes en febrero de 2017, cuando ambos vencieron por la vía del cloroformo en el quinto asalto, al norteño Gerarld Washington y al polaco Izuagbe Ugonoh, respectivamente, en Birmingham, Alabama. Según presentes en la velada, Marsellos Wilder, hermano de Deontay, agredió con un puñetazo en la cabeza a Breazeale.

“No me importa Dominic Breazeale en absoluto, no siento que traiga nada importante al ring, pero como está en mi camino, añadiré otro nocaut a mi trayectoria, otro video viral para Internet”, dijo Wilder a The Ring a principios de este mes. “Eso es todo lo que él (Breazeale) significa para mí”.

Todo el año 2018 transcurrió sin que se concretara el duelo ¿obligatorio? entre Wilder y Breazeale. Primero el “Bombardero” Wilder fue autorizado a un combate voluntario el 3 de marzo ante el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz, quien lo puso en aprietos en el sexto episodio, pero finalmente logró noquearlo en el décimo asalto. Más tarde, hubo intensas conversaciones para que el monarca estadounidense rivalizara en un enfrentamiento de unificación con el inglés Anthony “AJ” Joshua (22-0-0, 21 KOs), dueño de los cinturones de la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y el de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB), así como el menos reconocido de la Organización Internacional (OIB).

Es preciso mencionar que Breazeale accedió a que Wilder y Joshua se enfrentaran, cediendo momentáneamente su condición de “retador obligatorio”. Pero la mesa de negociación no aportó el acuerdo definitivo y ambos continuaron por caminos paralelos, dejando con la miel a flor de boca a los fanáticos.

Ya en el mes de octubre, durante la 56 Convención del CMB, en Kiev, Ucrania, la Junta de Gobernadores de ese organismo, autorizó a Wilder a efectuar otra defensa voluntaria con el inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury, con la condición de que el ganador debía cruzar guantes “inmediatamente” con Breazeale. No obstante, colocaron otra banderilla a este último, al precisar que si se concretaba el Wilder-Joshua, se pospondría el duelo del retador frente al campeón Wilder.

Las concesiones del CMB llevaron a que Wilder rivalizara con Fury el 1 de diciembre, mientras 21 días después Breazeale puso a dormir en el noveno asalto al puertorriqueño Carlos Negrón, y Dillian Whyte, clasificado en primer lugar de la clasificación, hizo lo propio en la misma instalación con Derech Chisora en el duodécimo episodio.

Tras un emocionante duelo entre Wilson y Fury -que incluyó par de derribos del monarca al retador, pero concluyó en empate-, en el Staples Center, de Los Angeles, California, el CMB dio vía libre a las negociaciones para la revancha. Los días finales del pasado año transcurrieron sin un pacto concreto. Entonces, a mediados de enero de este año, el organismo que preside Mauricio Sulaimán informó el período de negociaciones libres, dejando sentado que si las dos partes no alcanzaban un acuerdo, se efectuaría una subasta abierta el 5 de febrero. A finales de este propio mes, Fury expresó que había firmado un contrato múltiple con la compañía Top Rank, propiedad de Bob Arum, y que su intención era enfrentar a un rival diferente a Wilder, éste bajo la sombrilla de Al Haymon, al que no le interesa discutir posibles peleas con Arum y viceversa.

Al referirse a la decisión de Fury, “El Problema” Breazeale dijo a los medios que “eso fue lo más grande que sucedió en los últimos meses. Una situación en la que Fury se retira, es lo mejor para el CMB. Ahora estoy súper emocionado de verme envuelto en esta pelea. Estoy ansioso porque el suene el teléfono y me digan que ya es una realidad la fecha y el lugar en el que enfrentaré a Wilder”.

Breazeale, de 6´7 de estatura y 33 años –ambos iguales que Wilder- suma tres triunfos consecutivos antes del límite, ellos frente a Izuagbe Ugonoh, Eric Molina y Carlos Negrón, después de sucumbir por la misma vía versus Joshua, el 25 de junio de 2016, en Londres, donde disputaron la faja pesada de la FIB. En esa ocasión, el británico Joshua envió a Breazeale par de veces a la lona en el séptimo, lo que obligó al árbitro Howard John Foster a detener el pleito, cuando había transcurrido más de un minuto de la fracción.

Facebook Comments