El campeón José Ramírez venció al retador José Zepeda por cerrada votación Poir J.J. Álvarez

Todos los presentes, sin excepción, coincidieron que el campeón mundial José Ramírez y su tocayo, el retador José Zepeda impusieron por momentos sus planes tácticos respectivos, se vieron obligados a sacar el extra y el fallo fue extremadamente difícil para los jueces, debido a los buenos momentos de uno y otro a lo largo de los 12 asaltos, en pleito disputado el 10 de febrero, en el Save Mart Center, de Fresno, California.

Con mayor estatura y de guardia diestra, el monarca Ramírez (24-0-0, 16 KOs) logró influir favorablemente en las tarjetas de los oficiales, gracias a un mejor cierre de las acciones en los asaltos finales, sin que ello signifique que su ventaja resultó abrumadora ni mucho menos. “Chon” Zepeda (30-2-0, 25 KOs) cayó por la mínima como refleja el resultado mayoritario a favor de su rival, pero dio batalla permanente y en varios pasajes complicó la labor del dueño de la faja del Consejo Mundial (CMB) en las 140 libras. La votación fue como sigue: Rey Danseco (114-114), Chris Tellez (116-112) y Glen Trowbridge (115-113). Esta última coincide con la puntuación de Zona de Boxeo (ZDB).

“Chon” Zepeda, boxeador de guardia zurda, se mostró indescifrable en las primeras fracciones, utilizando repetidamente el jab de derecha, desplazándose hacia atrás y los laterales y esperando los ataques de Ramírez para colocar sus puños de contragolpe. Ya en los asaltos intermedios, el titular de la corona estuvo más preciso y en el cuarto episodio un choque de cabezas provocó un hilillo de sangre en el ojo derecho de Ramírez que el réferi consideró válido.

El quinto rollo resultó de dominio alterno, aunque quizás los impactos más sólidos salieron de los puños de Ramírez. Pero en el siguiente, Zepeda impuso su boxeo desde la larga distancia, evitando los intercambios en la zona cercana, que favorecían al campeón a pesar de poseer brazos más largos. En el octavo el retador golpeó con mayor precisión e incluso provocó un corte en el ojo izquierdo del monarca.

A principios del noveno Zepeda, de 29 años, dio buenos golpes, pero después recibió mucho castigo en las zonas blandas y en la cabeza. En el décimo Ramírez presionó con fuerza, pero el aspirante a la corona llegó con precisión y mostró mejores habilidades que su contrincante. Casi en los segundos finales, Ramírez cerró con varias combinaciones, que le dieron alguna ventaja en ese complicado asalto para los jueces.

La penútima fracción mostró el mismo panorama: intercambios frecuentes, ora a favor de Ramírez, ora por Zepeda. Y en el asalto final, la pequeña ventaja se inclinó hacia el campeón, que resultó decisiva en la observación de dos de los oficiales Tellez y Trowbridge.

“Es un zurdo muy fuerte e inteligente, que vino bien preparado”, dijo Ramírez minutos después de finalizado el enfrentamiento. “Mantuvo bien la distancia, tuvo sus momentos y eso hizo que la pelea fuera dura y cerrada, pero creo que logré la victoria en los asaltos de campeonato. Di los golpes más efectivos”.

Exhibiendo siete éxitos consecutivos, seis antes del límite, Ramírez, de 26 años, venía de un triunfo unánime ante el mexicano Antonio “El Implacable” Orozco, el 14 de septiembre pasado, en la misma instalación donde enfrentó a Zepeda. Entonces fue una batalla campal, en un combate sin tregua ni pausa, que mantuvo el ritmo de los intercambios de principio a fin. En esa ocasión, el plan táctico de Ramírez fue impactar en las zonas blandas, en tanto su oponente insistió repetidamente con el gancho de izquierda tanto al abdomen como a la cabeza.

Hubo de todo, pero la rapidez y potencia de Ramírez resultaron determinantes para que Orozco cayera a la lona en el 4to y en el 8vo, aunque regresó a la refriega con las agallas que caracterizan a los guerreros mexicanos en el boxeo. También el monarca con sus golpes abrió heridas en los dos ojos del derrotado, en el izquierdo en el 4to y en el derecho en el sexto. La intensidad y el fragor ofrecidos por ambos, posibilitó que fuera incluida entre las candidatas a mejor pelea de 2018.

Ahora el duelo Ramírez-Zepeda tuvo la curiosidad que el segundo estuvo asesorado por el conocer técnico estadounidense Freddie Roach, quien fue el preparador de Ramírez en marzo del pasado año, cuando se adueñó del cinturón vacante del CMB, en triunfo unánime ante el estadounidense Amir “Young Master” Iman, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Aunque no definió con exactitud cuál será su objetivo inmediato, Ramírez dijo que le gustaría unificar frente a alguno de los otros monarcas de la división, sin descartar que quizás ascienda a la categoría welter, debido a las dificultades que está afrontando para cumplir con el peso en las 140 libras.

Facebook Comments