¿Habrá Andrew Cancio vs Gervonta Davis? La AMB tiene la palabra Por J.J. Álvarez

Andrew Cancio hizo trizas los pronósticos al noquear en el cuarto asalto al favorito campeón mundial puertorriqueño Alberto Machado. Ni la mayor estatura, ni la siempre difícil condición de zurdo, ni siquiera que el ahora ganador disfruta de suficiente tiempo para entrenarse, debido a su riguroso trabajo en una compañía de gas, fueron factores que impidieron a “El Chango” Cancio conquistar la corona “regular” de la Asociación Mundial (AMB), en el Indio, California.

Quizás fue estimulado por el delirante público que lo respaldó en todo momento. O esas ansias por demostrar que el fracaso por nocaut en el noveno asalto ante Joseph “Jo Jo” Díaz hace dos años y medio en Arlington, Texas, le sirvieron de acicate para regresar como Ave Fénix, después de una etapa de franca depresión, en la que su único deseo era colgar los guantes definitivamente.

Como hacen los grandes, no solo se recuperó de aquel mal momento. Sino que volvió al gimnasio con ansias renovadas por cumplir su sueño de ser campeón mundial. Y el pasado sábado 9 de febrero, los fanáticos que asistieron al Fantasy Springs Resort y Casino, vieron a un púgil que no se amilana ante las dificultades, ni siquiera cuando en el primer asalto parecía que todo llegaba a su fin, tras recibir un gancho de “El Explosivo” Machado que de contraataque lo hizo morder la lona.

Cancio, de 30 años y oriundo de Blythe, California, se levantó como los guerreros y después de la cuenta protectora de Raúl Caíz Jr. comenzó un ataque sistemático y constante a las zonas blandas – combinado con golpes a la cabeza- del puertorriqueño Machado, que sorpresivamente y en poco tiempo extrajo todas las reservas físicas del boricua.

Desde el inicio del segundo asalto, Cancio comenzó a perseguir a Machado por el cuadrilátero y en cada intercambio, lo castigó al cuerpo, lo que mantuvo en reversa al caribeño. En el tercero, la mano izquierda del norteño se convirtió en un látigo que impactaba en la anatomía de su rival e incluso tras un impacto lo hizo perder estabilidad. Entonces quedó en claro que la corona pasaría de manos en poco tiempo.

Mermada su resistencia, carente de una defensa efectiva a los golpes de su rival, Machado trató sin éxito de capear el temporal en el cuarto. Sin verlo venir, Machado recibió un gancho a la zona hepática y sus rodillas se doblaron. Llegó en su auxilio el tercer hombre del ring. Finalizada la cuenta protectora, Cancio, consciente de que su oponente sería incapaz de resistir, arreció el ataque con ambas manos. Otra caída y otra intervención de Caíz Jr. Le otorgó otra oportunidad, la segunda. La suerte estaba echada. Y Cancio no perdió oportunidad para poner fin a las acciones, cuando faltaban 44 segundos del cuarto asalto.

“Mi plan era atacar al cuerpo una y otra vez”, dijo con enorme alegría Cancio después de finalizar la reyerta. “Me dijeron mis entrenadores que utilizara el gancho y la mano zurda en forma ocasional. Pero él me tumbó y me recuperé. Yo estaba en buenas condiciones. Y comencé a golpearlo al cuerpo. Le di duro y tampoco lo dejé que se recuperara. Esto es increíble. Nunca me imaginé que el resultado sería así, que podría ganar el título en mi casa, frente a la gente que me apoya”.

Emocionado, Cancio reconoció que después de su fracaso ante “Jo Jo” Díaz pocos le vieron posibilidades de alcanzar un resultado positivo frente a Machado, quien lo aventaja en cuatro pulgadas y venía de noquear en el primer asalto al estadounidense Yuandale “Money Shot” Evans, en octubre pasado, en el Madison Square Garden, de Nueva York, donde el puertorriqueño hizo la primera defensa de la faja de las 130 libras.

Después del fracaso ante Díaz en la categoría pluma (126 libras), Cancio se alejó 19 meses de la acción competitiva. Regresó en la división de 130 libras, en abril de 2010, con nocaut en el décimo asalto ante el kazajo radicado en Miami, Aidar Sharibayev, también en la instalación donde se enfrentó a Machado.

¿GERVONTA DAVIS VS ANDREW CANCIO?: LA AMB TIENE LA PALABRA
El mismo sábado 9, pero en el Dignity Health Sports Park (antiguo StubHub Center), de Carson, California, el zurdo Gervonta Davis necesitó menos de tres minutos para anestesiar al sustituto de última hora Hugo “Cuatito” Ruíz, delante de más de ocho mil espectadores que aclamaron al jovencito de 24 años, nacido en Baltimore, Maryland.

Para “El Tanque” Davis (21-0-0, 20 KOs) fue la primera defensa del título de “súpercampeon” de la AMB, igualmente en las 130 libras, faja que posee desde abril pasado cuando la obtuvo ante el argentino Jesús “El Jinete” Cuéllar, también por la vía del cloroformo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

La interrogante que flota en el aire es: ¿exigirá la AMB a los dos monarcas (Davis y Cancio) que se enfrenten en una pelea obligatoria para tener un solo campeón en las 130 libras? Más allá del lógico clamor de los fanáticos, es una necesidad dentro de aquel organismo, que hace pocos años atrás aseguró ese sería su objetivo, pero en la práctica no lo ha cumplido. Dos reyes ecuménicos en la misma división no tiene ningún sentido. De ahí que la AMB tiene la palabra.

Facebook Comments