¿Quién será el próximo rival de Oscar Valdéz? Por J.J. Álvarez

Resulta muy estimulante para un púgil y el grupo que lo guía, cuando regresa con un triunfo inobjetable, tras un período de reposo obligado por una lesión y al concluir el pleito se encuentra sin la más mínima sobra de aquel trauma.

Esa euforia envolvió al campeón mundial mexicano Oscar Valdéz (25-0-0, 20 KOs), después de anestesiar en el séptimo asalto al entonces invicto italiano Carmine Tommasone (19-1-0, 5 KOs), el 2 de febrero, en el The Ford Center, de Frisco, Texas, donde tuvieron el turno semi-estelar de la velada, que encabezaron el ruso Sergey “El Triturador” Kovalev y el colombiano Eleider “La Tormenta” Alvarez (24-1-0, 12 KOs), éste destronado por fallo unánime de la corona de la Organización Mundial (OMB) en las 175 libras.

La victoria de Valdéz, convincente sin duda alguna, se materializó con otras tres caídas, dos en el 4to round, otra en el 6to y la última en el 7mo, lo que obligó al réferi Mark Nelson a detener la golpiza, que solo podía conducir a una lesión del europeo, inferior en todos los aspectos al azteca.

Para beneplácito de Valdéz, en esta ocasión recibió la asesoría del avezado técnico, también mexicano, Eddy Reynoso, quien guía en forma eficiente la carrera del astro y triple monarca del orbe en categorías diferentes Saúl “Canelo” Alvarez, la más reciente en las 168 libras.

Once meses atrás, Valdéz, de 28 años, había vencido en una batalla campal al británico Scott Quigg, quien se presentó excedido de peso el día previo de la reyerta, con lo cual quedó sin posibilidades de optar por la faja. Encima de ello, rechazó regresar a la báscula el 10 de marzo, fecha del enfrentamiento. Aún así, el azteca aceptó al pleito, que ganó con puntuaciones de 117-111 (2) y la otra de 118-110.

Aunque por su alto nivel de impactos y el permanente fragor de la batalla, la pelea fue incluida entre las candidatas a “Pelea del Año”, para Valdéz significó una impostergable separación del cuadrilátero, debido a la rotura del maxilar.

Por accidente le cayó esta oportunidad al italiano Tommasone, ya que el rival previo de Valdéz era el español Andoni “El Macho” Gago, pero el oriundo de Otxarkoaga, Bilbao, País Vasco, “no consiguió la visa de entrada a los Estados Unidos, después de infinidad de trámites e intentos”, según explicó en un comunicado su promotora MGZ.

Algunos de los simpatizantes de Valdéz han señalado el alza cualitativa del titular de las 126 libras e igualmente que se disiparon las dudas por la actuación ante “El Lobo” Tommasone, en lo que significó la quinta defensa de la corona de la OMB.

Ciertamente, Valdéz lució en excelentes condiciones físicas, con poder y rapidez de manos. Sin embargo, no es totalmente objetivo sobrevalorar el triunfo de Valdéz ante un adversario como Tommasone, quien ocupaba el lugar 14 en la lista de la OMB, nunca había combatido fuera de Italia y la totalidad de sus rivales carecían de nivel.

“(La lesión en mi mandíbula) fue uno de los momentos más difíciles de mi vida”, dijo Valdez, quien es manejado por Frank Espinoza. “Tener mi mandíbula cerrada durante dos meses fue lo más difícil que he tenido que enfrentar. Eso es en el pasado ahora. Estoy 100 por ciento curado de esa lesión. Eso no me va molestar más “.

Consumado el éxito y sintiéndose en perfectas condiciones físicas, Valdéz afirmó que ahora puede mirar con tranquilidad hacia adelante en busca de alcanzar su objetivo que es convertirse en el mejor peso pluma de la actualidad.

JOSH WARRINGTON, LEO SANTA CRUZ, GARY RUSSELL Y XU CAN EN EL CAMINO
Pero para llegar a la cima de las 126 libras, Valdéz debe enfrentarse –y vencer- a alguno de los otros monarcas, en un grupo que integran su coterráneo Leo Santa Cruz (súpercampeón AMB), el chino Xu Can (regular de la misma organización), y los británicos Gary Russell Jr. (CMB) y Josh Warrington (FIB). En la relación podría añadirse al invicto ucraniano Oley Malynovsky (23-0-0, 7 KOs), quien ocupa el segundo lugar en la OMB y ha reiterado durante meses su deseo de chocar con Valdéz.

Valdéz y su entorno no esconden su interés por unificar ambos cinturones con Warrington, el del inglés conseguido en mayo pasado, cuando se impuso por cerrado fallo dividido, al entonces campeón Lee “El Relámpago” Selby, en Leeds, ciudad perteneciente al condado Yorkshire, en la parte norte de Inglaterra, donde nació el vencedor. Dos de los jueces votaron por Warrington 116-112 y 115-113, en tanto el otro dio esa última puntuación a Selby. Siete meses después, el 22 de diciembre, Warrington lo defendió con éxito (unánime) ante el irlandés Carl “El Chacal” Frampton, en la ciudad británica de Manchester, donde hizo la primera exposición del cetro de las 126 libras.

“Valdéz está enfocado en su próximo combate ante Carmine Tommasone, pero una vez concluido con el triunfo como esperamos, iniciaremos conversaciones con los representantes de Warrington”, había expresado Frank Espinosa, manager de Valdés a BoxingScene.com. , días antes del duelo ante Tommasone.

Espinosa igualmente precisó que como su representado ha estado fuera de acción durante 11 meses, necesitará varios asaltos para recuperar la forma deportiva del pasado y compenetrarse más con el estratega Reinoso. “Es solamente su primera pelea junto a Eddie, por lo que se producirán algunos cambios, pero no todos los que el nuevo entrenador confía en lograr para que esté listo para pleitos del más alto nivel”.

Un pleito frente a “Terremoto” Santa Cruz (35-1-1, 19 KOs) no será posible de inmediato, ya que éste rivalizará ante el sustituto Rafael “Big Bang” Rivera (26-2-2, 17 KOs), el próximo sábado 16 de febrero, en el Microsoft Theater, de Los Angeles, California. Rivera –quien no aparece entre los 15 primeros de la clasificación de la AMB- ocupó el puesto del ex monarca mundial Abner Mares, lesionado en su codo derecho durante una sesión de guanteo.

Facebook Comments